Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Contra-X: X-Force Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"“Te voy a contar el verdadero secreto de la magia: cualquier memo puede hacerla”" John Constantine / Hellblazer #240
ID

Contra-X: X-Force

Revolución a medio gas

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 16/04/2015
Contra-X: X-Force
Contra-X: X-Force EE.UU - 2001
Guionista:Warren Ellis, Ian Edginton
Dibujante:Whilce Portacio, Jorge Lucas
Editorial:Panini - 336 páginas - color Precio:25
PUNTUACION
2,5/5
Etiquetas: Contra-X: X-Force / / / Marvel / Superhéroes / Acción /

Artículos relacionados

· 100% Marvel - Caballero Luna #1: De entre los muertos

· Hellblazer: Warren Ellis

· SDCC '14 - Ellis, Remender y Barbiere consiguen acuerdos televisivos

Producto de su tiempo, X-Force saboreó éxito inicial y el derrumbe creativo posterior que caracterizó al comic mainstream USA durante la década de 1990. Llegado el nuevo siglo la cabecera -así como el resto de la línea mutante de Marvel- se mantenía más por inercia que por su calidad. Era necesario un revulsivo para recuperar la atención de los lectores hacia la serie y sus protagonistas. Y en el caso de X-Force dicha tarea fue encomendada a Warren Ellis.


Con total libertad para hacer y deshacer sin la necesidad de atarse a tramas previas, Ellis estableció un nuevo status quo para la serie, con unos argumentos, un tono y una alineación de personajes de su propia cosecha. Así el grupo de superhéroes ya no tan adolescente se reconvertía en una suerte de unidad clandestina que realizaba peligrosas misiones dentro del mundo de espionaje internacional. Científicos locos, hordas de seres mutados, sicarios con el gen de la muerte, agentes soviéticos convertidos en armas biológicas suicidas, conspiraciones gubernamentales, bases secretas, engaños y traiciones pasaron a ser el pan de cada día para los protagonistas, que abandonaban sus coloridos disfraces para adaptar un estética llena de cuero negro, gabardinas y cremalleras en la línea de The Matrix (1999). El reparto, formado por veteranos de la serie como Bala de Cañón, Bum Bum, Sendero de Guerra, Jesse Confusión y Dominó, se ponía a las ordenes del cínico y manipulador Pete Wisdom, personaje creado por el propio Ellis para la línea mutante solo unos años antes, que deviene aquí en una suerte de versión carente de escrúpulos del profesor Xavier.


Pese a que la premisa no estaba exenta de interés, el resultado final acaba prometiendo más de lo que cumple. Las ideas presentadas se revelan rápidamente como meros reciclajes y/o descartes de otros trabajos del guionista como The Authority, Planetary o Global Frequency sin alcanzar el nivel de estos. La labor de Ellis, que tras los primeros números acaba delegando el guión en manos de su compatriota Ian Edginton, acaba resultado desganada y casi testimonial, sin que su sustituto ofrezca mejoras destacables. Los giros de guión acaban sucediéndose cada vez a más velocidad pero sin un armazón narrativo que los sustente. Algo que se agrava en los últimos números, donde Edginton se ve obligado a comprimir en apenas dos episodios una trama pensada para más entregas, resolviendo apresuradamente todas las tramas de la etapa sin importar la coherencia de dicho cierre.

Algo similar ocurre con el dibujo, con unos primeros números a cargo de Whilce Portacio que sintetiza lo mejor (estética impactante, acción espectacular) y lo peor (fallos anatómicos, posturas estáticas, ausencia de fondos) del cómic norteamericano de los 90. Jorge Lucas se responsabiliza de los números finales, con una narración más clara y detallada en los fondos, pero que adolece de un trazo esquemático e inexpresivo. Ni siquiera la colaboración de Ariel Olivetti y Enrique Breccia en un par de entregas supera el aprobado raspado.


El balance son catorce números cuyo mayor mérito fue allanar el camino para la posterior etapa de la serie a manos de Peter Milligan y Mike Allred. Recopilados por Panini en un único tomo, el resultado es recomendable solo para fanáticos de Ellis, completistas compulsivos de las series mutantes y arqueólogos de la historia reciente de Marvel.

contactarEdición impresa