Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Qué ironía, que la fuente de mis poderes termine por matarme cuando todo lo demás ha fallado" Superman / All Star Superman #1
ID

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?: Viñetas de un futuro negro

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 30/09/2017

El esperado estreno de Blade Runner 2049 (2017) ha tenido como principal consecuencia devolver a la primera línea de actualidad a Blade Runner (1982), título capital de la historia del cine e influencia directa o indirecta de la mayoría de obras de ciencia-ficción (no solo cinematográfica) de las últimas tres décadas. Pero antes del film de Ridley Scott existió ¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas?, novela de Philip K. Dick publicada en 1968 que le dio origen. Una novela que cuenta con una notable adaptación en viñeta editada por BOOM! Studios.


A priori puede parecer innecesario señalar que estamos ante una adaptación de la novela de Dick y no del film de Scott, el cual contó con su propia adaptación al cómic, firmada por Archie Goodwin y Al Williamson y editada por Marvel. Pero resulta aconsejable ya que las diferencias entre ambas obras son numerosas. Ambientada en un entonces futuro año 1992, ¿Sueñan los Androides…? mostraba un mundo arrasado por la guerra nuclear y asfixiado por la contaminación, con la humanidad emigrando a colonias en otros planetas mientras las copias genéticamente diseñadas de humanos y animales –estos últimos casi extintos- se han convertido en parte del día a día. El protagonismo recaía en Rick Deckard, un cazarrecompensas al que se le encarga “retirar” a seis de esos humanos artificiales, para poder detectar a los cuales utiliza un test de empatía.


La premisa de ambas obras parece idéntica, pero allí donde Scott mostraba la ciudad de Los Ángeles como una gran urbe superpoblada con luces de neón, Dick proponía el paisaje de una San Francisco prácticamente despoblada e inundada de desperdicios y polvo radiactivo llamado Kipple. El film conservaba los temas principales del libro –la borrosa línea entre la vida humana y artificial, el cuestionamiento de la identidad propia, la ética del progreso científico- pero obviaba otros elementos manejados por Dick como la triste relación de Deckard con su esposa enganchada a una máquina de emociones artificiales, la futurista religión del Mercerismo o toda una subcultura relacionada con la posesión de animales reales y replicas que determina el estatus social. De hecho los términos “replicante” -aquí llamados “andrillos”- y Blade Runner ni siquiera aparecen en la novela.


El otro error a la hora de acercarse a esta versión en viñetas es el de considerarla una adaptación, pues sería más correcto hablar de traslación. Es decir: en lugar de resumir y adecuar la prosa de Dick al medio esta aparece transcrita prácticamente palabra por palabra, descripciones y diálogos incluidos, a lo largo de las veinticuatro entregas de las que consta el cómic. Una opción de fidelidad tan extrema que deriva en la aparición de numerosos textos de apoyo en cada página que pueden hacer demasiado densa y pausada la lectura para aquellos que esperen un cómic estándar. El dibujante Tony Parker logra mitigar dicha sensación dentro de lo posible gracias a una eficaz narrativa que se aleja de la influyente imaginería visual del film de Scott en favor del ambiente descrito por Dick, intentando asimismo aportar expresividad y dinamismo a escenas que carecen de ambos debido a la naturaleza eminentemente literaria del texto.


El éxito de la obra, que llegó a ser nominada a los premios Eisner, propició que BOOM! Studios realizase poco después una precuela en forma de miniserie de ocho números titulada Polvo al Polvo. Escrita por Chris Robertson (Fábulas) y dibujada por Robert Adler aportando un estilo gráfico más crudo y “sucio”, dicha precuela narraba una historia ambientada poco después del final de la Guerra Mundial Terminal, donde el cazador de recompensas Michael Victor se asocia con Malcom Reed –un humano afectado por la radiación con la habilidad de percibir emociones visualmente y, por tanto, ser capaz de identificar andrillos a simple vista- para dar caza a un grupo de seres artificiales. Polvo al Polvo presentaba una trama completamente original y dotada de un ritmo diferente pero que ahondaba en los conceptos de Dick mostrando los orígenes del Mercerismo, la extinción animal o el inicio de los problemas de convivencia entre seres humanos y artificiales.


Ambas obras, adaptación y precuela, están editadas en España de la mano de Norma Editorial en tres cuidado volúmenes recopilatorios que cuentan con numerosos extras en forma de portadas, bocetos y ensayos sobre Dick y su obra firmados por nombres como Warren Ellis, Ed Brubaker, Matt Fraction, David Mack o Jonathan Lethem. Un cómic diferente en más de un sentido que sirve tanto de complemento ideal a su renovada versión fílmica como de perfecta introducción a la obra de uno de los autores más personales y originales que ha dado el género de la ciencia ficción.


Opinión de los lectores

No hay mensajes publicados, publica el tuyo . La identificación es voluntaria pero te permite mantener tu nombre y avatar. Hazlo desde aquí

Nombre:

Texto:

Introduce el código de validación inferior en la casilla:


Normas de uso:

-Agradecemos cualquier punto de vista adicional sobre el artículo.
-Tu comentario nos aportará más si no descalifica la opinión del redactor y aporta tus propias razones al debate. Cualquier corrección será, por supuesto, bienvenida.
-Está prohibido el spam, los enlaces a contenido ilegal y las descalificaciones.
-Este formulario no procesa html.





contactarEdición impresa