Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Entender siempre es peor. No entender significa nunca llevar la carga de la responsabilidad. Entender es sufrir." Thor vol. 4 #7
ID

Kazuo Koike: La segunda juventud de un autor veterano

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 29/12/2017
La Atalaya del Vigía

Repasando el cada vez más nutrido e interesante catálogo de manga de ECC Ediciones se puede encontrar un amplio número de títulos firmados por Kazuo Koike. Un nombre que quizás no alcance la resonancia en occidente de los de Katshuhiro Otomo, Akira Toriyama, Junji Ito o Naoki Urasawa pero con el que los anteriores tienen más de una deuda en su carrera profesional. Koike es uno de los guionistas más prolíficos e influyentes del cómic nipón que, de manera tardía, está viendo reivindicada su longeva trayectoria con la recuperación para el mercado español de su mayormente inédita bibliografía.

Nacido en 1936, Koike se inició en el mundo del manga como asistente de Takao Saito, creador de la emblemática serie Golgo 13 y para la que Koike acabó firmando algunos de sus primeros guiones. Pero su primer gran éxito llegó en 1970 con la creación de El Lobo Solitario y su Cachorro. La historia de la venganza del samurái Itto Ogami y su pequeño hijo Daigoro, envuelta en un documentado fresco histórico y con violentas escenas de acción, se convirtió en un hito en la historia del cómic japonés, exitosamente adaptado al cine de imagen real y capaz de traspasar las fronteras de Japón para convertirse en influencia creativa de nombres como Frank Miller, Howard Chaykin, Max Allan Collins y Quentin Tarantino. La serie también supuso su encuentro con el dibujante Goseki Kojima con el que elaboraría una larga y fructífera colaboración.


En los años sucesivos el tándem Koike/Kojima fue dando salida a obras que tocan toda clase de géneros con predilección por la ambientación y personajes históricos reales. Así se sucedieron frescos de acción como Asa el Ejecutor, Hanzo, el Camino del Asesino o Shingen Takeda –basadas en los personajes históricos del probador de espadas Yamada Asaemon, el espía Hattori Hanzo o el estratega militar Takeda Shingen-, dramas con elementos románticos –Kei, Crónica de una Juventud-, suspense –El Hombre Sediento-, policíaco -Kasajiro, el Clava-tatamis- e incluso adaptaciones literarias como Son Goku, el Héroe de la Ruta de la Seda, versión del clásico de la literatura china Viaje al Oeste. Obras todas ellas con elementos y ambientación comunes pero en las que ambos autores manejaban diferentes tonos narrativos que iban de la violencia más espectacular a la introspección más intimista, pasando por el thriller político, el erotismo sórdido y el humor desmitificador. En sus manos, el Japón feudal se volvía un escenario fascinante donde todo tenía cabida, comparable en cierto modo a los grandes universos de ficción del cómic USA donde incluso tienen lugar cruces entre series como ver a Asaemon retando a un duelo al Lobo Solitario en un episodio de la serie de este último.


Pero la carrera de Koike no se limita a su relación con Kojima. A principios de los setenta logró otro gran éxito con Lady Snowblood, historia sobre la sangrienta venganza de una mujer respecto a los criminales que asesinaron a su familia. Un manga dibujado por Kazuo Kamimura que el propio Koike adaptaría al cine firmando el guión de dos exitosas películas de imagen real con las que el díptico Kill Bill (2003-04) tiene más de una deuda. Más conocida en occidente resulta su relación profesional con el dibujante Ryoichi Ikegami, con quien firma la hiperviolenta y sexualizada saga yakuza Crying Freeman –uno de los primeros mangas publicados en España, adaptado asimismo al cine en tres ocasiones-. Y mucho más curiosa es Hulk, adaptación manga del personaje homónimo de Marvel que Koike escribió con dibujos de Kosei Saigo y nunca ha sido publicada fuera del país del sol naciente.


Prolífico y versátil como pocos, Koike ha desarrollado una carrera paralela como guionista de cine y televisión, autor literario e incluso periodista deportivo especializado en golf –una de sus aficiones favoritas-. Asimismo, durante varios años ejerció como tutor mediante la creación de un curso de formación de artistas llamado Gekika Sonju. Una iniciativa que supuso el inicio profesional para conocidos mangakas como Rumiko Takahashi -Ranma 1/2- y Tetsuo Hara -El Puño de la Estrella del Norte-, novelistas como Hideyuki KikuchiVampire Hunter D- y diseñadores de videojuegos como Yuji Horii –creador de la saga Dragon Quest-.


Reconocido en occidente gracias a la publicación tardía de sus principales obras –en 2004 fue premiado por su trayectoria en los premios Eisner-, su estatus le llevaría incluso a colaborar con Marvel firmando una historia de Lobezno dibujada por Paul Smith para la serie antológica X-Men Unlimited. En pleno siglo XXI, un septuagenario Koike ha vuelto con fuerzas renovadas, recuperando algunas de sus obras clásicas -El Nuevo Lobo Solitario y su Cachorro, con Hideki Mori sustituyendo al difunto Kojima y una nueva secuela de Lady Snowblood ilustrada por Ryoichi Ikegami- al tiempo que ha iniciado nuevos proyectos aún inéditos en España. Mientras estos llegan. desde aquí aplaudimos la iniciativa por parte de Planeta Cómic y, sobre todo, de ECC Ediciones de publicar en su práctica totalidad la obra de uno de los creadores más importantes e incombustibles que ha dado nunca el cómic japonés.


contactarEdición impresa