Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital

blogs

La Atalaya del Vigía

Inyección: La enfermiza vacuna de Warren Ellis

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"'Ahora es mucho mas que eso. Siempre lo fue. Y le he mostrado que un hombre sin esperanza… es un hombre sin miedo'" Kingpin / Daredevil #229
ID

Crónicas de Atlantis: Los orígenes mitológicos de Aquaman

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 31/01/2018
La Atalaya del Vigía

Dentro del proceso de remodelación que sufrió el universo DC en la segunda mitad de la década de 1980, Aquaman fue uno de los personajes que más tiempo necesitó para encontrar su camino. De hecho la versión moderna del personaje no se consolidaría hasta que Peter David se hizo cargo de la serie regular del personaje durante la siguiente década, dotándolo de una personalidad más salvaje y de un trasfondo más dramático. Características que el propio David ya había imprimido en la miniserie Crónicas de Atlantis, obra independiente pero íntimamente relacionada con su labor sobre personaje.

Tras un par de miniseries a cargo de autores como Neal Pozer y Keith Giffen que intentaron relanzar sin mucho éxito al héroe anfibio, la editorial encargó la tarea a Peter David. Pero este se salió por la tangente con una propuesta tan ambiciosa como inusual: en lugar de elaborar una suerte de Año Uno recreando el origen del personaje desde una perspectiva actualizada, David propuso recrear Atlantis y sus habitantes desde el tiempo del hundimiento bajo las aguas del mítico continente hasta el presente. Una suerte de saga histórica que a través del relato de varias generaciones ordenaba en un todo coherente los datos dispersos por la continuidad del personaje. El propio Aquaman apenas aparece en la serie, limitándose su presencia al desenlace donde se narra su nacimiento. Un nacimiento que queda matizado por las tragedias, intrigas, luchas y condicionantes sociales descritos durante todas las páginas previas.


La trama urdida por David se iniciaba en un remoto pasado donde Atlantis estaba gobernada por el rey Orin. El desarrollo científico la legendaria ciudad, parte aún de la superficie, la convierte en la civilización más avanzada del planeta muy por delante de sus salvajes vecinos. Sin embargo, dentro de la misma existe un cisma social encabezado por Shalako, hermano del propio Orin, que rechaza la ciencia a favor de la magia y el culto a los dioses. Un conflicto religioso y familiar agravado tras la caída de un meteorito que hunde al continente bajo las aguas, catástrofe considerada como un castigo divino por Shalako, y cuyos habitantes sobreviven gracias a la ciencia de Orin. Con la población dividida en las ciudades gemelas de Poseidonis y Tritonis, lideradas por ambos hermanos, la guerra civil entre las dos facciones acaballa estallando, dando pie a un conflicto que será continuado por sus respectivos descendientes durante varias generaciones.


Con un tono cercano al género de fantasía heroica, David narra una saga épica con elementos propios de epopeyas clásicas como La Ilíada o La Eneida. Las luchas de poder, el fratricidio, el incesto o las conjuras son protagonizadas a lo largo de diferentes épocas por Orin y Shalako, sus hijos Cora y Dardanus, sus nietos Fiona y Kordax y sus posteriores descendientes como el caudillo Honsu y sus hijos Haumond, Kraken y Atlan, padre este último de Aquaman. Una cronología que cuenta asimismo la adaptación de la biología atlante a la vida submarina y sus posteriores encuentros con civilizaciones de la superficie como los egipcios y los griegos. David redondea el tono de la narración incluyendo en cada capítulo un anexo en forma de falsos documentos históricos escritos por diversos cronistas de la historia atlante. En los mismos, el guionista juega con la perspectiva de la narración, cambiando la valoración de los hechos contados en el propio cómic según la afiliación de cada cronista para con uno u otro bando.


El tono de leyenda mitológica de la narración se refuerza asimismo por el dibujo de Esteban Maroto. El veterano dibujante madrileño, bien conocido en el cómic norteamericano gracias a su amplia labor en género del terror y la fantasía heroica, plasma aquí una detallada y llamativa imaginería fantástica de Atlantis y sus habitantes, potenciando visualmente la violencia y el erotismo sugeridos por el guión en determinadas escenas y dando una lección estética y narrativa en cada capítulo.


Publicada originalmente en 1990 en forma de siete números de extensión doble de cuarenta y ocho páginas cada uno, la miniserie -que el propio David sigue calificando como uno de sus mejores trabajos- cosechó estupendas críticas y sirvió como trasfondo recurrente para las posteriores aventuras de Arthur Curry hasta la renovación de su continuidad tras los eventos de Flashpoint. Pese a ello y sin una razón concreta, DC relegó la obra a una suerte de limbo editorial, provocando que no fuese reeditada ni recopilada en tomo hasta hace apenas un año. Un destino similar al que tuvo su edición en España, donde fue publicada por la desaparecida Zinco para ser posteriormente ignorada sistemáticamente por las sucesivas encargadas de la edición del material de DC Comics en nuestro país. La nueva edición en tomo de ECC viene a subsanar una cuenta pendiente en la estantería de muchos aficionados que esperamos sirva de lujoso preámbulo a la recuperación de la estupenda –y mayormente inédita- etapa de Peter David sobre el personaje.


contactarEdición impresa