Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"El cielo de un guerrero lo dan los actos, no las creencias. Las estrellas no nos piden nuestra fe antes de sonreírnos." Thor, Thor #16
ID

The Wild Storm: La renovada nostalgia de Warren Ellis

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 24/02/2018
La Atalaya del Vigía

Artículos relacionados

· Hellblazer: Warren Ellis

· Frecuencia Global

· 100% Marvel - Caballero Luna #1: De entre los muertos

Coincidiendo con el 25º aniversario de su creación, el universo Wildstorm vuelve a resurgir de sus cenizas en una nueva y remozada versión a cargo de Warren Ellis, quien años atrás fuese responsable de algunos de sus principales éxitos. Un nuevo capítulo para uno de los cosmos editoriales más irregulares e interesantes del moderno cómic mainstream USA tanto a nivel argumental como editorial.

Creado como parte del proyecto fundacional de Image Comics con la serie WildC.A.T.S como título estrella, el universo iniciado por Jim Lee pronto se destapó como uno de los proyectos más prolíficos y exitosos de la nueva editorial. A la citada WildCats pronto se unirían títulos como Stormwatch, Gen 13, Wetworks o Deathblow. Su expansión editorial, en paralelo a la marcha de sus creadores originales, supuso la entrada de guionistas de peso como Alan Moore, James Robinson, Joe Casey, Mark Millar, Ed Brubaker o el ya mentado Ellis. Dotados de una libertad de acción que no poseían en compañías más veteranas, dichos guionistas elevaron considerablemente el nivel medio de las cabeceras del sello, dando pie a algunos de los títulos más interesantes de principios del siglo XXI. En concreto cabe destacar la labor de Ellis quien tras renovar por completo Stormwatch lanzaría The Authority, con la que redefiniría el concepto del cómic de superhéroes.


Tras la separación de Image y su adquisición por parte de DC, el universo Wildstorm siguió ofreciendo propuestas tan interesantes como Planetary o Sleeper. Pero tras unos años de autonomía la nueva propietaria acabó por clausurarlo con vistas a integrar a sus personajes en la nueva continuidad del universo DC iniciada tras Flashpoint. Una maniobra que se saldó con un fracaso condenando a sus personajes al limbo editorial.


Y he aquí que, cuando ya nadie esperaba saber nada más del mismo, DC anunció el relanzamiento de este subuniverso mediante una serie de inequívoco título: The Wild Storm. No es la primera vez que Ellis toma el control de un antiguo universo de ficción para remozarlo –ahí está su abortado remake para Marvel del Nuevo Universo-, pero esta vez parece hacerlo con las ideas mucho más claras y con la intención consciente de (re)crear algo nuevo sin necesidad de repetir aquello que él mismo ayudó a construir años atrás. Llena de guiños a los fans veteranos pero dotada de una autonomía pensada para el lector que parte de cero, la nueva cabecera presenta varias historias en paralelo donde encontramos a personajes familiares como Engineer, Zealot, Grifter, Void, Vodoo y Deathblow entre otros, convenientemente remozados e inmersos en una oscura trama de conspiraciones relacionadas con la lucha de poder entre entidades como la agencia de espionaje O.I. liderada por Miles Warren, el proyecto espacial Skywatch dirigido por Henry Bendix y la corporación HALO propiedad de Jacob Marlowe.


Ellis recupera así parte del entramado argumental de las series originales pero lo despoja de sus componentes superheroicos más evidentes para darle una pátina que lo acerca más al thriller de espionaje y ciencia ficción. Que los personajes suelan vestir ropa de calle y sean nombrados por su nombre de pila en lugar de por su alias superheroico supone una clara pista de cual es la intención del guionista británico a la hora de enfocar esta nueva versión. Un enfoque del universo Wildstorm que se aleja voluntariamente de las grandes batallas y proezas sobrehumanas en formato widescreen que el propio Ellis instauró años atrás. El guión prefiere apostar por una narración más pausada donde el dialogo prima sobre la acción, la narración adquiere un tono más relajado y el storytelling se aleja de los excesos visuales a favor de una planificación de abundantes viñetas que aportan gran cantidad de información por página –lo que no impide imágenes llamativas como las panorámicas sobre la Tierra desde Skywatch o la visita al espacio interdimensional bautizado como la Sangría-.


Unas pautas ratificadas por el buen hacer de John Davis-Hunt, dibujante elegido para ilustrar esta reinvención. Con un estilo de página que juega con la clásica composición de nueve viñetas al estilo de veteranos como Dave Gibbons, su visión de los personajes se aleja del colorido y estilización superheropica propia del cómic de los 90 que vio nacer a los protagonistas para adoptar una estética mucho más sobria y realista. Sí. Hay detalles como la máscara de Grifter o las pinturas faciales de Zealot que permanecen. Pero la estética se ajusta al nuevo enfoque realista propuesto por el guión. Algo extensible también a los colores de tonos apagados a cargo del español Iván Plasencia.


Presentada como una “miniserie de veinticuatro episodios” la buena recepción de sus primeros números ha propiciado el lanzamiento una miniserie centrada en Deathblow a cargo de otro equipo creativo pero ambientada en esa nueva y remozada continuidad diseñada por Ellis y Davis-Hunt. Un spin off que promete ser el primero de varios mientras la serie madre apenas ha alcanzado el ecuador de su duración prevista. El tomo recién editado en España por ECC Ediciones recogiendo las seis primeras entregas de la cabecera principal supone por tanto una interesante iniciativa que no solo maneja inteligente y nada gratuitamente la nostalgia. También supone el primer contacto con la que se adivina como una de las propuestas más interesante del cómic USA de la temporada.


contactarEdición impresa