Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Hit-Girl en Hollywood Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"¿Quiere decir que volverse verde y arrasar New York ya no es volverse loco?" Bruce Banner a Janet Pym / Ultimates #1
ID

Hit-Girl en Hollywood

Luces, cámara, acción

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 21/06/2020

Artículos relacionados

· Hit-Girl Asesina

· Kick-Ass #1: La Chica Nueva

· Jupiter's Legacy - Tomo Uno

De todas las creaciones originales de Mark Millar desarrolladas dentro del sello Millarworld, Hit-Girl es sin duda la que ha obtenido mayor resonancia. Tanto que, pese a haber nacido como secundaria de otro, esta letal y salvaje justiciera enmascarada menor de edad rápidamente superó al propio Kick-Ass en popularidad y relevancia. Era por tanto inevitable que cuando el creador de Jupiter´s Legacy decidiese expandir su franquicia el alter ego de Mindy McReady fuese la primera opción, dando inicio a una serie regular que poseía el aliciente de ver el partido que autores distintos a sus creadores (Millar y John Romita Jr.) podrían sacar de tan controvertido personaje.

Planificada en forma de arcos argumentales más o menos independientes a cargo de diferentes equipos creativos, Hit-Girl en Hollywood supone el acercamiento al personaje del cineasta y guionista de cómic Kevin Smith acompañado aquí por la dibujante y animadora danesa Pernille Orum. Ambientada en la meca del cine, la trama recopilada en el presente tomo lleva a Mindy a Hollywood tras descubrir que un estudio ha puesto en marcha la adaptación a la gran pantalla de su propia vida sin contar con su aprobación. Una premisa que pronto llevará la superheroina a encontrarse de bruces con la cara más oscura del cine y su trastienda de actores caprichosos, productores corruptos y abusos de toda clase y condición.


Publicada en plena época del #MeToo y el debate sobre la cuotas y la desigualdad en la industria del cine norteamericano, resulta un tanto decepcionante que el guión no sepa aprovechar todo el potencial de su premisa. Y más al venir firmado por un Kevin Smith que, en su condición de realizador fílmico, no solo sabe bien las interioridades de la industria sino que también conoce de primera mano al otrora poderoso y abusador hoy denostado y repudiado Harvey Weinstein, bajo cuya compañía desarrollo sus primeras películas. Sí, hay una secuencia donde un productor sin escrúpulos intenta sobrepasarse sexualmente con una joven intérprete y acaba perdiendo una parte especialmente sensible de su cuerpo por ello. Pero el argumento rápidamente vira hacia el choque con la actriz que interpreta a Hit-Girl en la película y su excesivo compromiso a la hora de meterse en la piel del personaje, dejando así aparcada cualquier denuncia directa del lado oscuro de la industria.


Asimismo resulta extraño que, dada la sinergia entre el personaje y su versión fílmica encarnada por Chloe Grace Moretz, el guión obvie sus posibilidades metanarrativas al no hacer mención alguna a las películas de Kick–Ass y-o los individuos implicados en las mismas. Con todo el diálogo contiene algunas bromas hacia actores (Gary Busey) y películas (los Batman de Christopher Nolan) que resultan ingeniosas aun sabiendo a poco. Pese a lo anterior el guión logra dotar a la historia de un buen ritmo, mostrando asimismo cierta sofisticación narrativa como la de elaborar el primer episodio a base de pura narración secuencial sin diálogos ni textos de apoyo. Detalles en los que Smith parece mostrar una habilidad y valentía como narrador en viñetas bastante superior a la que suele hacer gala con la puesta en escenas de sus films.

El dibujo de Pernille Orum, con una estética cartoon basada en trazos limpios y colores básicos, da al resultado un estilo propio de serie de animación que logra el curioso efecto de suavizar el impacto de la numerosas escenas de violencia explícita (disparos, apuñalamientos, mutilaciones) sin esconder los detalles más salvajes de las mismas. El resultado es un disfrutable (y salvaje) divertimento que satisfará al seguidor de las andanzas de la pequeña justiciera urbana aunque difícilmente podrá considerarse entre sus mejores historias.


contactarEdición impresa