Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Tranquilos. No insultaré la legendaria solidaridad criminal sugiriendo que me deis el nombre sin torturaros. " Rorsarch / Watchmen #10
ID

Morbius: Las muchas vidas del vampiro viviente

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 26/09/2020
La Atalaya del Vigía

Artículos relacionados

· Actos de Maldad #1: Ms Marvel, El Castigador, Veneno, Masacre

· 100% Marvel - Viuda Negra: Las cosas que dicen de ella

· Marvel Saga #101 – El Asombroso Spiderman #44 – Spiderman Superior: Nación Duende

Entre las últimas novedades de Panini Comics destaca la publicación de Morbius: Viejas Heridas, volumen que recopila la más reciente cabecera dedicada a Michael Morbius. Un personaje de una naturaleza tan peculiar como su propia trayectoria editorial, que abarca casi cinco décadas y pronto gozará de su propia versión cinematográfica. Por ello es el momento ideal para repasar la trayectoria de este nombre de culto y sus diferentes facetas dentro del universo Marvel.

Morbius vio la luz (nunca mejor dicho) en Amazing Spiderman #101 USA como nuevo añadido a la galería de villanos del Hombre Araña. Aprovechando la relajación de los editores respecto al Comics Code que previamente impedía mostrar cierto tipo de personajes y escenas, Roy Thomas y Gil Kane presentaron en dicho número la trágica figura de Michael Morbius, un brillante biólogo galardonado con el premio Nobel y aquejado de una extraña enfermedad sanguínea degenerativa. Tras años de investigaciones conseguía crear un compuesto que curase su dolencia pero el remedio acababa siendo peor que la enfermedad: como resultado se transformaba en una criatura con características como vuelo, fuerza, resistencia y capacidad de regeneración sobrehumanas, pero también desarrollaba una sensibilidad extrema a la luz solar y la necesidad de consumir sangre humana. El personaje resultante era una suerte de vampiro cuya condición no era de origen sobrenatural sino biológico y que se ve obligado a matar para sobrevivir. Durante esos primeros años el personaje cruzaría caminos no solo con Spiderman, sino también con personajes como la Antorcha Humana o los X-Men en la búsqueda de un remedio para su condición mientras luchaba con la culpabilidad que le suponían sus propios actos.


Creado en un momento donde la editorial estaba ampliando las fronteras de su universo superheroico incluyendo elementos y personajes de otras temáticas, la naturaleza del personaje ligada al género de terror (aunque su origen científico le alejase de las supersticiones y leyendas relacionadas con los vampiros tradicionales) rápidamente le hizo transcender su condición de simple supervillano para darle un papel protagonista en cabeceras de dicho género como Vampire Tales y Adventure into Fear, publicaciones en formato revista destinadas a un público más adulto y alejadas del tono superheroico. Doug Moench sacó partido de estas dos últimas características para añadir más dramatismo al personaje y, ayudado de dibujantes como Tom Sutton, Rick Buckler, Pablo Marcos y Sonny Trinidad, darle un trasfondo propio con secundarios como su pareja Martine Bancroft, villanos como el agente secreto Simon Stroud y el reverendo Daemond así como relacionándole con otros personajes “siniestros” de la editorial como el Motorista Fantasma, el Hombre Cosa o Blade, desarrollando con este último una interesante relación de amistad-odio que se ha ido prolongando hasta la actualidad.


Terminada la década de los setenta y con ella las series de corte terrorífico, Morbius tuvo que contentarse durante los ochenta con ocasionales apariciones en series como Spectacular Spiderman, Hulka (donde conseguía curar a la heroína de los problemas de para controlar su propia transformación) o Doctor Extraño. Pero a principios de los noventa la editorial le devolvió a primera plana, otorgándole su propia cabecera como parte del sello editorial Hijos de la Medianoche. Escrita por Len Kaminski, dibujada por Ron Wagner y muy influenciada por el boom del vampirismo romántico impuesto por films como Drácula de Bram Stoker (1992) y Entrevista con el Vampiro (1994), la serie mostraba como el personaje recaía en su condición de seudovampiro y, tras ocasionar la muerte de su amada al ser incapaz de controlarse, comenzaba a ejercer como justiciero, alimentándose exclusivamente de criminales mientras intentaba desarrollar una cura definitiva.


Pese a la rápida partida de Kaminski y su sustitución por Gregory Wright, la serie logró crear durante sus dos primeros años una interesante propuesta que incluía a viejos (Stroud) y nuevos villanos (el mercenario Vic Slaughter o la propia Martine Bancroft, ambos convertidos en seudovampiros como el propio Morbius) e historias sobre una red clandestina de experimentos médicos, un alucinógeno viaje al reino del villano Pesadilla o un enfrentamiento con Blade y los Cazadores Nocturnos. Por desgracia la cabecera se vio afectada por numerosos crossovers (hasta cuatro en menos de dos años), continuos cambios de dibujante y la propia saturación del mercado de la época, todo lo cual hizo que la calidad fuese descendiendo rápidamente hasta provocar su cancelación en el #32.


Por suerte para Morbius, y a diferencia del resto de compañeros de línea, su conexión con Spiderman propició su ocasional salida del limbo editorial, siendo incluso pieza fundamental para que, mordisco mediante, la editorial redefiniese al personaje de Blade en los cómics, equiparando argumentalmente sus características con las de su versión cinematográfica. Durante estos últimos años sus apariciones en cabeceras como Marvel Zombies y Spiderman (siendo uno de los personajes principales del evento Spider-Island) se han ido alternando con ocasionales intentos de vuelta a una cabecera propia, como la realizada por Joe Keating y Richard Elson en 2013 que alcanzó un total de nueve entregas o la mencionada al inicio del texto, obra de Vita Ayala y Marcelo Ferreira y aun en curso. A falta del impulso extra que sin duda supondrá el estreno de la inminente versión cinematográfica encarnada por Jared Leto de cara a una posible reedición de material clásico inédito y/o descatalogado, el primer tomo de esta nueva serie ofrece la oportunidad de familiarizarse con este peculiar habitante de los rincones más siniestros del universo Marvel.


contactarEdición impresa