Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Patrulla Condenada: El Peso del Mundo Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"¿Quieres conocer el secreto del mundo? Es éste: Sálvelo, y se le recompensará cada segundo de cada día." Agente Brass / Planetary #5
ID

La Patrulla Condenada: El Peso del Mundo

Las increíbles aventuras de Cliff Steele y la Patrulla Condenada

Un artículo de José María Pérez Cuajares - Introducido el 25/08/2021
La Patrulla Condenada: El Peso del Mundo
La Patrulla Condenada: El Peso del Mundo USA - 2021
Guionista:Becky Cloonan, Gerard Way, Jeremy Lambert, Steve Orlando
Dibujante:Becky Cloonan, Evan Shaner, James Harvey, Michael Conrad, Nick Pitarra, Nick Derington, Omar Francis
Editorial:ECC Ediciones - 192 páginas - color Precio:18,95€
PUNTUACION
4,5/5

Artículos relacionados

· La Patrulla Condenada de Grant Morrison Libro 1: Desde las cenizas

· Biblioteca Grant Morrison - La Patrulla Condenada #1: Desde las Cenizas

· La Patrulla Condenada de Grant Morrison Libro 2: Camino al Paraíso

La llegada del polifacético Gerard Way como guionista de la serie supuso toda una sorpresa para los lectores, que vieron cómo se rendía un merecido homenaje a la que, para quien esto escribe, ha sido la mejor etapa de La Patrulla Condenada, aquella en la que Grant Morrison experimentó como pocas veces, para dejarnos un irrepetible catálogo de ideas, escenarios y personajes, que jamás ha vuelto a repetirse, o casi. La primera docena de números escrita por el cantante de My Chemical Romance me dejó sorprendido como a todos, no solo por corroborar el buen hacer de Way, de quien ya teníamos alguna prueba con su brillante The Umbrella Academy, sino porque como digo, suponía una continuación no oficial de la serie tras la marcha de Morrison, sucedida décadas atrás, recuperando personajes tan emblemático como Danny la Calle, aquí capaz de ser una furgoneta o un parque de atracciones, entre otras imposibles encarnaciones y, sobre todo, porque el tono de aventuras protagonizadas por exploradores interdimensionales en las que todo era posible dejaba claro que si querías sorprenderte con un cómic cada mes, esa era la mejor elección.


Tras los dos primeros volúmenes, recopilados por ECC en sendos tomos en rústica primero y posteriormente en un solo volumen en tapa dura, vinieron los especiales Las Guerras Lácteas, que además de suponer el primer (y por desgracia último) crossover de la línea Young Animal que tantas buenas sorpresas nos deparó, nos dejaba con algunos cambios importantes en la alineación del grupo, que continuarán en las paginas del tomo que ahora nos llega. La principal consecuencia de esta saga era que Cliff Steele terminaba ocupando de nuevo un cuerpo humano, algo que puede parecer una bendición para nuestro protagonista, pero que como comprobaremos con el paso de los números, se tornará más en una maldición que otra cosa. Acompañado por Crazy Jane, Flex Mentallo, Danny o un cambiante Hombre Negativo, algo que sin duda nos vuelve a llevar a Grant Morrison como referente, a quien Way parece haber pedido prestados sus juguetes, Steele se embarcará en un viaje de autoconocimiento como pocas veces se ha visto, para terminar con una gigantesca sorpresa final que deja bien claro que la serie podría haber seguido hasta el infinito.


También destacan las nuevas incorporaciones de Way al reparto, como Lucius, una deliciosa Casey, que siempre ha tomado el papel de narradora y enlace con los lectores, y un robaescenas nato como Fugg, a quien resulta imposible no coger cariño. En los siete números de tomo, de los doce de los que inicialmente iba a componerse la serie, destaca la revisitación de Flex Mentallo, en un número dibujado por Nick Pitarra sencillamente soberbio, y el número guionizado por Becky Cloonan imposible de resumir, que juega con la metanarrativa para darnos un apretón en el corazón a todos los que disfrutamos de la etapa de Grant Morrison en su momento y seguimos revisitándola de vez en cuando. Un cierre soberbio a una etapa que nos demuestra que necesitamos desesperadamente que el sello Vertigo regrese a nuestras vidas.


contactarEdición impresa