Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Antes de Watchmen: Doctor Manhattan Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"En los cómics, casi nada ocurre accidentalmente" Will Eisner
ID

Antes de Watchmen: Doctor Manhattan

Lo que pudo haber sido

Un artículo de Mario de Olivera - Introducido el 17/06/2013
Antes de Watchmen: Doctor Manhattan
Antes de Watchmen: Doctor Manhattan USA - 2013
Guionista:J. Michael Straczynski
Dibujante:Adam Hughes
Editorial:ECC Ediciones - 32 páginas - color Precio:2,50
PUNTUACION
4,5/5

Si por algo se diferencia la serie de Before Watchmen dedicada al Doctor Manhattan del resto es por no tener el carácter de precuela. Mientras que El Comediante, Espectro de Seda, Ozymandias y demás colecciones narran historias previas a Watchmen, ésta tiene como punto de partida el famoso funeral del primer número de la serie madre. De esta manera, Straczynski se adentra, de manera bastante inteligente, en las tripas del titán narrativo engendrado por Moore y Gibbons.

Teniendo como protagonista al azulado doctor estaba casi cantado que los saltos en el tiempo iban a estar presente y, de hecho, son el motor principal de la historia. Para ello, usando una técnica muy similar a la que utilizó el genio de Northampton en aquel capítulo titulado El Relojero, Straczynski profundiza y añade algún que otro dilema moral de esos que tantos quebraderos de cabeza daba a Osterman.



Pero sin lugar a dudas, lo más interesante de la serie resulta su planteamiento basado en la física (mecánica) cuántica. Partiendo de la famosa teoría del Gato de Schrödinger, la narración se convertirá en una apasionante elección de paradojas. Moore hizo del Doctor Manhattan un ser bastante poderoso pero incapaz de discernir el futuro, puesto que para él “ya está sucediendo”. Sin embargo, en Before Watchmen, el doctor puede (y acaba haciéndolo) elegir entre distintas opciones e ir construyendo nuevas realidades. Realidades que terminarán desembocando en otro tipo de consecuencias y finales alternativos.



Didio tenía guardado un as en la manga para el apartado gráfico. El perezoso Adam Hughes volvía a ponerse el mono de dibujante y acabaría firmando un fastuoso trabajo en los cuatro números que conforman la miniserie. Para el que piense que su actividad como portadista ha oxidado su capacidad narrativa tan solo tiene que echarle un vistazo a cualquier página firmada por el de New Jersey. Impecable y grandioso con un sentido de la narración bastante fino y elegante, siendo espectacular cuando tiene que serlo, el trabajo de Hughes debe ser considerado como de los mejores de todo Before Watchmen.



La serie dedicada a uno de los personajes más apasionantes de todo Watchmen, consigue su cometido de manera sobresaliente. Usando algunos de los mimbres de Moore, Straczynski se saca de la chistera una historia llena de posibilidades y que alterna momentos de “lo que fue” con “lo que pudo ser” de manera brillante.


contactarEdición impresa