Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"¿Cómo pueden odiarse tanto dos personas que no se conocen?" Batman a El Joker / La Broma Asesina
ID

League of Extraordinary Gentlemen: el capítulo perdido.

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 25/01/2012
La Atalaya del Vigía

Tras varios años de retraso desde su anuncio por fin ve la luz 1969, segunda entrega de las tres que componen League of Extraordinary Gentlemen: Century, nuevo volumen de la serie creada por Alan Moore y Kevin O´Neill en la que recrean y juegan con las posibilidades de unir diferentes personajes de la novela del S. XIX. Sin embargo su publicación ha dado pie a un error bastante extendido en textos promocionales y puesto en boca de muchos lectores y libreros. Ese error consiste en aseverar que esta es la tercera parte de la saga (tras las dos primeras miniseries de seis números). Algo falso pues, en caso de numerarse, Century sería la cuarta entrega al existir un tercer episodio que permanece inédito.

Allá por 2007, coincidiendo con la ruptura de relaciones entre Moore y DC que puso fin a la línea ABC, el ya fenecido sello Wildstorm (Century es publicado por la independiente Top Shelf) puso a la venta League of Extraordinary Gentlemen: The Black Dossier. Esta nueva entrega de la serie ideada por el tándem Moore/O´Neill presentaba varias diferencias respecto a los dos volúmenes previos. Para empezar se trata de un volumen único (y no una miniserie) que, además de cómic, incluye numerosas páginas en prosa, cartas, mapas, un supuesto manuscrito de William Shakespeare, una "Biblia de Tijuana" (una suerte de fanzine pornográfico) e incluso una sección para gafas 3-D; todo ello ilustrado por O´Neill. Asimismo, el argumento se divide en varias historias independientes ambientadas en diferentes épocas y protagonizadas por personajes literarios de las mismas (las cuales Moore recordaba y/o adelantaba en los apéndices de la segunda miniserie). Con Mina Harker y un rejuvenecido Alan Quatermain ejerciendo como hilo conductor, The Black Dossier cuenta la vida del inmortal Orlando (de novela de Virgina Woolf), la creación de la primera Liga a manos del hechicero Prospero (de La Tempestad), una historia relacionada con los mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft, la aparición de la versión francesa de la Liga (incluyendo a Fantomas, Arsène Lupin y el Fantasma de la Ópera) y una historia con los personajes de la generación Beat entre otras muchas.

Pese a los más de cuatro años que han pasado desde su publicación, el tirón de la cabecera y sus autores y lo poco prolífico que Moore se ha vuelto desde entonces (de hecho, League of Extraordinary Gentlemen es el único proyecto relacionado con el cómic que figura en su agenda) The Black Dossier nunca ha visto la luz en nuestro país. Ni en ningún otro fuera de los EE.UU. ya puestos. ¿La razón? Los derechos de autor. A diferencia de las dos primeras miniseries, donde el copyright de los personajes expiró hace décadas y actualmente son de libre dominio, en Black Dossier el guionista se sirve de algunos personajes cuyos derechos aún están vigentes. Algo que podría provocar que la obra fuese susceptible de reclamaciones y pleitos varios. Pese a que Moore utiliza en ocasiones el recurso del roman á clef (por ejemplo, cuando aparece James Bond siempre es llamado Jimmy), DC decidió no arriesgarse y mantener esta tercera entrega fuera del mercado internacional. No es la primera vez que esto le ocurre a Moore, pues The Lost Girls (donde aparecen las versiones adultas de Wendy y Peter Pan) fue publicada en Europa con varios años de retraso debido a que los derechos de la obra de J.M. Barrie seguían vigentes.
¿Se publicará alguna vez The Black Dossier en España? La ley de derechos de autor (parece que en EE.UU la legislación es distinta) establece que estos tienen una vigencia de 70 años a partir de la muerte del autor original, con lo que, salvo que alguna editorial decida correr el riesgo, aquel que tenga curiosidad deberá recurrir a la importación para hacerse con The Black Dossier. Sólo espero que para el tercer capítulo de Century (ambientado en 2009) Moore sepa ser más hábil y esquive toda esta problemática.


contactarEdición impresa