Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Colección Marvels: Código de Honor Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Qué ironía, que la fuente de mis poderes termine por matarme cuando todo lo demás ha fallado" Superman / All Star Superman #1
ID

Colección Marvels: Código de Honor

Un policía en el reino de los superpoderes

Un artículo de Javier Jiménez Jiménez - Introducido el 22/03/2021

Artículos relacionados

· Marvel Gold - Factor-X #1: ¡Bautismo de Fuego!

· Marvel Ómnibus - Hulk de John Byrne y Ron Garney

· Marvel Now! Deluxe - Secret Wars: Integral

Ningún lector marveliano puede negar la importancia que Marvels tuvo a mediados de la década de los 90. No por nada, su publicación dio el pistoletazo de salida a toda una línea de proyectos “pintados” que buscaban alimentarse del aparentemente infinito hambre lectora que el fandom desarrolló en aquellos años. La irrupción del espectacular arte de Alex Ross en la viñeta llevó a los cazatalentos de todas las editoriales a buscar artistas que pudieran ofrecer propuestas de esta índole y a un sinfín de dibujantes a probar suerte con este estilo fotorrealista. Como suele suceder en estos casos, los resultados fueron muy dispares y se movieron en esa línea que abarca desde lo sublime a lo vergonzoso.

La Casa de las Ideas no estaba dispuesta a dejar escapar esta gallina de las viñetas de oro y, para asegurarse el éxito, decidió anunciar una serie de propuestas que tenían una “conexión” muy fuerte con ese maravillosa retelling de la historia marveliana creado por Kurt Busiek y Ross.


Una de las más atrayentes era a priori este Código de Honor, que buscaba subvertir la idea inicial de Marvels y ofrecernos una mirada muy diferente a la existencia en un mundo poblado por maravillas superheroicas, villanos imparables y alguna ocasional invasión jurásica. Si la obra de Busiek nos transportaba a un mundo mágico y luminoso -con ocasionales fogonazos de desgracia-, Código de Honor nos mantendría al nivel de la calle y nos demostraría la realidad de la vida de los humanos entre "dioses" y la oscuridad que proyectan las sombras de estos seres superpoderosos en el devenir de la existencia de los meros mortales.

El encargado de llevar a cabo este encargo no sería otro que Chuck Dixon, guionista especializado en el apartado más urbano de la editorial con recordadas etapas en títulos como El Castigador, El Caballero Luna u Ojo de Halcón. La naturaleza salvaje y mundana de la propuesta lo convertía en el hombre perfecto para un trabajo que buscaba adentrarse en los rincones más sórdidos de la editorial y no se achantaría de lidiar con temas candentes y polémicos como el consumo de drogas, los malos tratos, la discriminación racial o la corrupción policial.


Dixon escoge al policía Jeffrey Piper como guía en este viaje que, además, utiliza de reflejo de los cambios que se producían en la misma industria del cómic en aquellos años. La historia comienza con la llegada de Piper a las fuerzas del orden donde entrará en contacto con los denominados “prodigios” aunque, en este caso, su experiencia distará mucho de la fascinación que encontrábamos en el fotógrafo protagonista de Marvels. Nuestro protagonista deberá lidiar con las consecuencias de los enfrentamientos superpoderosos, el terror a encontrarse en la primera línea de defensa contra estos villanos que pueden hacerle explotar con sólo mirarlo, o la opinión pública que encumbra a estos “héroes” mientras desprecia a los policías que se juegan la vida a diario.

El relato nos ofrece una nueva mirada a momentos definitorios como las primeras apariciones de Capa y Puñal o El Castigador, el invierno asgardiano, la llegada de los dinosaurios de la Tierra Salvaje a Manhattan (cualquier cómic mejora con dinosaurios y esto, amigos, es una verdad universal) o las Secret Wars.


Para terminar, Panini ha incluido en este tomo la miniserie Conspiración aparecida en 1998 y que continúa navegando por los más oscuros parajes marvelianos. Dan Abnett nos presenta aquí una oscura conspiración que podría ocultar la realidad de la creación de los héroes, aunque tiene más en común con ese imprescindible relato presentado por Warren Ellis en Ruinas que con el título al que acompaña en este volumen. Aún así, el feista arte de Igor Kordey nos hace sumergirnos en una siniestra conjura que podría cambiar por completo el universo Marvel pero que, desgraciadamente, acaba de manera abrupta para dejarnos con más dudas que respuestas. ¿Alguien ha mencionado Expediente-X?


contactarEdición impresa