Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
The Umbrella Academy #3 Comic Digital

blogs

La Atalaya del Vigía

Wonder Woman Tierra Uno: Partenogénesis “morrisoniana”

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Tranquilos. No insultaré la legendaria solidaridad criminal sugiriendo que me deis el nombre sin torturaros. " Rorsarch / Watchmen #10
ID

The Umbrella Academy #3

¿Bomba atómica? Reza para considerarlo una traca de feria

Un artículo de Elisa G. McCausland - Introducido el 01/07/2009
The Umbrella Academy #3
The Umbrella Academy #3 Estados Unidos - 2009
Guionista:Gerard Way
Dibujante:Gabriel Bá
Editorial:Norma Editorial - 48 páginas - color Precio:5,50
PUNTUACION
3/5
Cuando el panorama superheroico se resiente hasta el punto de no concebir alternativas más allá de los what if y demás mundos paralelos, llega un outsider de la escena comiquera con buenas intenciones -de nombre Gerard Way - e intenta darle alas al héroe de fin de siglo con argumentos del pasado. La fórmula se ha traducido en premios, éxito y más cómics. El final de su suite apocalíptica es tan solo el principio.

Para ser una miniserie con dos premios Eisner, The Umbrella Academy sabe a poco (ver crítica anterior). Ésta es la conclusión que puede extraerse de la lectura del tercer tomo, editado por Norma Editorial, que contiene el quinto y sexto acto de la serie. Gerard Way dice haberse inspirado en Grant Morrison para darles vida a sus héroes posmodernos, pero el rastro de la Doom Patrol del escocés apenas se advierte entre el delirio cromático y los odios fraternales de este grupo de niños malcriados.

Pero lo cool no busca la profundidad. Este cómic mola porque ninguno de sus protagonistas tiene la supervivencia garantizada. Alimentado de clichés amorosos, venganzas insípidas y rencores mal curados, el último tomo de The Umbrella Academy brilla por su pretensión de obra definitiva quedándose en producto para nostálgicos con gusto por el steampunk más naif. No obstante, cabe destacar momentos repletos de gloria icónica, como la entrada del quinto acto en la cafetería o el diseño de la villana por accidente - un delicioso y letal violín humano con mirada en espiral -.

Gabriel Bá mantiene su dibujo anguloso y su afición por los negros a lo Mike Mignola; también compone viñetas memorables, de las que salpican. Pero si hay que elegir a un héroe en la producción ése es el colorista Dave Stewart que, con su paleta de rosas, naranjas y azules saturados, logra fijar la imagen a fuego en la retina del lector. Sin embargo, la edición que nos ocupa tiene una pequeña pega y es que no contiene las portadas realizadas por el ilustrador James Jean - premio Eisner por sus ilustraciones de portada para la serie Fábulas – para la edición estadounidense.

Nota: ¿Ganas de más? Gerard Way ya está publicando en Estados Unidos los siguientes seis números. Cuestión de tiempo que llegue a estas tierras. Su nombre, Dallas.


contactarEdición impresa