Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"¿Sabías que el oxigeno fue descubierto en 1847? Me pregunto que respiraba la gente hasta entonces." Groucho / Dylan Dog #10
ID

Los retrasos de Mr. Ellis

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 17/07/2009

Nadie puede negar a estas alturas las virtudes de Warren Ellis como guionista. Perteneciente a la galería de autores británicos que desde los 80 vienen aportando nuevos caminos a la industria del comic USA, en la última década su producción se ha disparado colaborando con grandes y pequeñas editoriales en proyectos de encargo o bien de producción propia. Claro que una actividad tan prolífica -que incluye asimismo otros campos como la literatura, el cine y su frenetica actividad como blogger- también tiene su parte negativa, provocando que la producción de sus obras en curso se vea continuamente torpedeada por retrasos.

Tras unos comienzos un tanto erráticos, en su desembarco americano llegó una etapa que supuso su gran salto creativo con títulos como “Transmetropolitan”, “The Autorithy” y “Planetary”. Este último, posiblemente su mejor y más ambicioso trabajo hasta la fecha, supuso el inicio de esa pauta de retrasos que vienen caracterizando su trabajo hasta el extremo de que a punto de cumplirse una década desde su inicio solo se hayan publicado unos 26 números y tres especiales, con parones de hasta dos años entre una entrega y la siguiente. Independientemente a la (gran) calidad de la misma, resulta casi ofensivo la desidia que ha caracterizado la producción de “Planetary” por parte de su alma mater y que ha llevado a su dibujante John Cassaday a encadenar toda suerte de proyectos paralelos mientras espera a que Ellis se decida a enviarle nuevos guiones.

Dicho caso no pasaría de ser una excepción a la regla si no fuera porque tras el mismo se suceden series como ”Newuniversal” (con Salvador Larrroca), “Fell” (junto a Ben Templesmith) ó “Desolation Jones” (iniciada por J.H. Williams y continuada por Daniel Zezelj), magníficos trabajos que los lectores hemos seguido con interés solo para quedarnos sin previo aviso con las manos vacías tras apenas siete u ocho números, con argumentos colgados a la mitad y sin señales de verlos concluidos algún día. Al mismo tiempo hemos tenido toda clase de miniseries (“Red”, “Down”) que pese a lo interesante de sus tramas se antojan como poco trabajadas, siendo en algunos casos poco más que una anécdota demasiado estirada. Actualmente el grueso de su producción se centra en Avatar Press, donde ha desarrollado una frenética labor (“Strange Killings”, “Dr. Slepless”, "Anna Mercury”) que apenas hemos podido catar en nuestro país, pero que difícilmente supera la de sus obras inacabadas.

La misma rutina parece afectar a sus trabajos “de encargo”, como los relanzamientos de Iron Man y Thunderbolts para Marvel en los que ha realizado una total reconstrucción de los personajes y tramas aunque sin quedarse después para sacarles verdadero partido. Ellis se excusaba asegurando que tales trabajos eran como pintar la casa de otro, un trabajo agradecido y bien pagado pero nunca tan satisfactorio como pintar la propia. No queremos enmendarle la plana a nadie, pero la realidad da una impresión bien distinta apenas se repase la trayectoria reciente del británico, siendo una pena que pese a tratarse de un autor tan interesante el lector empiece ya a sentir recelos cuando ve su nombre en una portada. Debería cuidar usted más de sus lectores mr. Ellis, que ellos cuidarán de usted.

contactarEdición impresa