Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Qué ironía, que la fuente de mis poderes termine por matarme cuando todo lo demás ha fallado" Superman / All Star Superman #1
ID

Juez Dredd: 35 años al servicio de la viñeta.

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 12/09/2012

El estreno en cines de Dredd sirve para coronar el 35º aniversario de un personaje cuya importancia va más allá de sus historias, ocupando una posición capital no sólo en el cómic británico, sino en la historia del cómic mundial.



El personaje nació en 1977 en las páginas de 2000 AD, antología de cómic de ciencia ficción creada por el editor y guionista Pat Mills para la editorial IPC y posteriormente editada por Fleetway. Creado por el guionista John Wagner y el dibujante zaragozano Carlos Ezquerra, en el segundo número de la cabecera hacía su aparición Joseph Dredd, encallecido representante de la ley en el apocalíptico y lejano futuro del siglo XXII. Con el planeta arrasado por la guerra nuclear, la humanidad vive hacinada en gigantescas urbes superpobladas. Para impedir el caos en tales circunstancias la ley es defendida por los Jueces, oficiales uniformados autorizados para ser policía, juez, jurado y verdugo y aplicar la pena capital de forma inmediata si fuera necesario. Y de entre todos ellos Dredd es el más duro e implacable en cumplimento del deber. Para Dredd no existe delito pequeño, no hay excepciones a la regla y nada ni nadie está por encima de la ley. Ni siquiera los propios jueces.



Con el rostro continuamente oculto tras su casco, del que sólo es visible su granítica mandíbula de gesto fruncido (las veces que ha descubierto su cara pueden contarse con los dedos de una mano), un vistazo superficial del personaje podría darnos una visión reaccionaria e incluso próxima al fascismo, pero tales posturas quedan atenuadas debido a lo exagerado de las situaciones (mutantes, alienígenas, cyborgs o zombies son enemigos recurrentes) y a la considerable carga de humor negro –negrísimo- que contrarresta la violencia brutal y explicita que caracterizan todas sus historias. Narradas en tiempo real (con lo que el protagonista ya ronda las 60 primaveras), las historias de Dredd (bautizas como “programas”) alternan los números únicos con largas sagas de hasta dos docenas de entregas.



Publicadas de manera ininterrumpida desde 1977 y también en su propia cabecera (Judge Dredd Megazine) a partir de 1990, las aventuras de Dredd posibilitaron el despegue de toda una serie de publicaciones y personajes como Rogue Trooper, el Perro de Estroncio, Slaine o ABC Warriors, muy distintas entre sí pero afines en su tono políticamente incorrecto y capacidad de diversión. Asimismo el personaje ha sido a lo largo de los años la plataforma de lanzamiento para numerosos guionistas y dibujantes que se encuentran entre lo más destacado del comic anglosajón: Brian Bolland, Dave Gibbons, Simon Bisley, Kevin O´Neill, Grant Morrison, Garth Ennis, Mark Millar, John Smith, Andy Diggle… basta con citar al azar a un afamado autor de cómic británico como responsable de alguna historia de Dredd para acertar tres de cada cuatro veces.



Pese a esa influencia capital y a la considerable suma de talentos puesta a su servicio, el Juez Dredd es un personaje poco conocido fuera de Gran Bretaña. En España fueron editadas de forma escasa e intermitente por editoriales como Zinco, MC Ediciones, Norma y Dolmen. Por suerte, hace unos años la editorial Kraken emprendió la hercúlea labor de editar todos los capítulos de personaje desde su inicio, alternándolos con sagas completas de material más reciente a todo color. Con una espléndida y fidedigna versión cinematográfica en cartelera y buena parte de su catálogo publicado, ya no hay excusa posible para no dar un paseo por Mega-City Uno y conocer a su más famoso funcionario. Sólo procura respetar las normas. Por tu propio bien.


contactarEdición impresa