Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Capitán América: El elegido Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Las tendencias son para los borregos" Lady Bullseye / Daredevil vol.2 #112
ID

Capitán América: El elegido

Símbolo superficial

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 22/10/2008
Capitán América: El elegido
Capitán América: El elegido EE.UU - 2008
Guionista:David Morrel
Dibujante:Mitch Breitweiser
Editorial:Panini - 152 páginas - color Precio:12,5
PUNTUACION
Nota/5

Prometía muy y mucho el debut en viñetas del novelista David Morrel con una historia de tonos crepusculares que narrase una hipotética última aventura del Capitán América. La habilidad demostrada por el escritor para los relatos cargados de suspense y acción aplicadas a uno de los iconos principales de Marvel hacían prever un resultado potente pero una vez leída la sensación resultante es la de chasco. Y es que el creador de John Rambo no ha sabido o no ha querido ahondar en el personaje tras la máscara y el escudo, quedándose en una lectura superficial del abanderado que, pese a su innegable carácter de ícono patriótico de los EE.UU -patente ya desde el mismo momento de su creación- siempre ha resultado ser mucho más atractivo como personaje de carne y hueso por encima y en ocasiones incluso a la contra de su carácter panfletario. Ahí están historias como la “Saga del Imperio Secreto” o la reciente “Civil War” para demostrarlo. Morrel en cambio nos muestra a un moribundo Steve Rogers que mediante proyección mental se aparece a un marine destinado en el frente de Afganistán y se limita a quedarse en segundo plano lanzando repetitivamente consignas patrióticas y rememorando flashbacks acerca de su origen y primeras historias acumulando paso incongruencias varias con tanto con la continuidad del personaje como con la del propio relato. El dibujo por suerte corre a cargo de Mitch Breitweiser, que se ajusta magníficamente a las escenas de acción entre las cuevas y desiertos afganos y que promete ser un nombre a seguir en cuanto pula algunos detalles. No obstante ni sus lápices consiguen salvar una historia que hace que reverenciemos cada vez más la labor de Ed Brubaker en la serie regular.


contactarEdición impresa