Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital

critica

Batman contra Depredador

El Caballero Oscuro se enfrenta al cazador definitivo

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Incluso para un tipo con un solo ojo, tu visión es increíblemente estrecha." Cíclope a Nick Furia / Astonishing X-Men #3
ID

¿De verdad puede Marvel publicar Miracleman?

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 04/08/2010
La Atalaya del Vigía

Quien esté al tanto de las interioridades del mundillo editorial USA posiblemente ya conoce la historia de Marvelman/Miracleman. De forma resumida diremos que se trata de un superhéroe creado por Mick Anglo para el mercado británico en 1954. En los años 80 Alan Moore lo recuperó y renovó por completo –cambio de nombre incluido-, produciendo uno de sus trabajos más potentes en lo que se refiere a la visión realista del género de los superhéroes. A su marcha, Neil Gaiman se hizo cargo del mismo, pero la quiebra de la editorial Eclipse significo la cancelación de la serie, con la historia prevista por Gaiman interrumpida a la mitad. En los 90 Todd McFarlane compro Eclipse y sus personajes, llegando a un acuerdo con Gaiman que permitiría a éste concluir su trabajo. Pero dicho acuerdo nunca se cumplió, siendo el inicio de una larga batalla legal entre ambos autores. El pasado 2009 la misma pareció llegar a su fin: Marvel entró en escena y negoció con Mick Anglo la adquisición del Miracleman, devolviéndole a su vez su nombre original de Marvelman.

Desde entonces ha pasado un año sin una sola noticia hasta que hace unos meses, vía Previews, pudimos ver por fin alguna novedad relacionada con Marvelman: un tomo recopilatorio y la miniserie Marvelman Family´s Finest, ambas reediciones del viejo material producido por Mick Anglo en los años 50. Pero ¿Qué hay del material de Moore y Gaiman? Ni una palabra. Y eso es algo que suena extraño teniendo en cuenta que ésas y no otras son las novedades que todos los lectores desean ver. No es cuestión –ni mucho menos- de denostar el trabajo de Mick Anglo. Pero si Miracleman es demandado por los fans, si ha sido objeto de una batalla legal durante años y si Marvel ha invertido su tiempo y dinero para hacerse con el personaje eso se debe exclusivamente al excelente trabajo de Moore y Gaiman –así como al de dibujantes como Garry Leach, Alan Davis, Rick Veicht y John Totleben en la etapa del primero y Mark Buckingham en la del segundo-. Un trabajo que muchos no han podido disfrutar debido a que la peculiar situación legar de la serie ha impedido cualquier tipo de reedición. Algo que hace que las antiguas ediciones de esos números se coticen a precios abusivos.

Siendo así y si Marvel de verdad tiene ahora todos los derechos sobre el personaje ¿Por qué no ha dado salida a un material tan solicitado? Por haber ni siquiera han anunciado una futura edición del mismo. Otro tanto pasa con la conclusión de los números inéditos de Gaiman. El creador de Sandman ha manifestado en repetidas ocasiones el deseo de concluir su etapa y recientes trabajos para Marvel (1602, Los Eternos) demuestran su buena sintonía con la editorial. Sin embargo también es cierto que Gaiman está cada vez más volcado en otros campos –la literatura, el cine- y que el cómic ya no le interesa como antaño. Vagas declaraciones de los editores de Marvel reuniéndose con Gaiman para hablar sobre el personaje son lo único dicho al respecto. Por su parte Bill Willigham declaraba no hace mucho que es posible que su serie Fábulas tenga que buscarse nuevo dibujante durante una temporada, dando así a entender el regreso de Buckingham a los lápices de Miracleman. Sin embargo no existe nada ni remotamente parecido a un anuncio oficial.

Sinceramente, a servidor le cuesta creer que la adquisición de los derechos se haya limitado al material de Anglo, pero por ahora eso es lo que parece. Todo ha cambiado pero al mismo tiempo todo parece seguir igual al respecto de este personaje. De momento sólo nos queda seguir mordiéndonos las uñas y soñar con gozar algún día de una edición en tomo como Dios manda del trabajo de Moore y Gaiman. El material sin duda se lo merece.


contactarEdición impresa