Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Hal era el hombre sin miedo / ¿Y qué es Batman, si no lo tienes? Sólo un hombre." John Stewart a Batman / Green Lanter Renacimiento
ID

Grendel: 30 años de agresión diabólica.

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 19/12/2012

En este 2012 a punto de finalizar se cumple el trigésimo aniversario de la creación de Grendel, personaje creado por Matt Wagner cuya evolución argumental y editorial es una de las más llamativas de cuantas han surgido del comic independiente USA.

Grendel fue creado en 1982 para la revista Comico Primer editada por la editorial homónima. Grendel era Hunter Rose, criminal de guante blanco que cometía sus fechorías portando una peculiar mascara y cuya némesis era un policía llamado Argent que tenia la peculiaridad de ser un hombre lobo. La historia quedó inconclusa pero el personaje caló en los lectores lo suficiente para darle continuidad en historias cortas como complemento de Mage, la otra serie fetiche del autor. Wagner nunca pensó en ir más allá, pero Comico le convenció de crear una serie regular sobre Grendel. Algo que el autor hizo de forma muy peculiar.



En 1986 apareció Grendel nº 1, pero su protagonista no era Hunter Rose. Wagner reformulo el concepto para convertir a Grendel no en un personaje, sino en una suerte de entidad que personificaba el concepto de violencia. Así, la serie se convirtió en una sucesión de sagas donde el manto de Grendel iba cambiando de portador (empezando por Christine Spar, la nieta de Hunter) y la ambientación iba saltando en el tiempo, adquiriendo tonos cada vez más futuristas. Así, tras una guerra nuclear el concepto de Grendel pasa de ser el de un criminal peligroso a ser identificado como la personificación del diablo por un tiránico orden religioso (cuyos dirigentes resultan ser… ¡Vampiros!) y, derrocado este, convertirse en el símbolo de un cuerpo policial que mantiene el orden en el desolado futuro. Durante cuarenta números Wagner fue construyendo, casi sobre la marcha, toda una mitología de varios siglos de longitud y mezclando géneros como el terror, el drama, el policiaco y la ciencia ficción. Salvo un par de números la parte gráfica corrió a cargo de autores de la esfera independiente como Arnold y Jacob Pander, Bernie Mireault, John K. Snyder y un prácticamente debutante Tim Sale.



Mientras preparaba la saga final Wagner empezó a planificar una cabecera paralela titulada Grendel Tales, formada por series limitadas a cargo de distintos equipos creativos de su elección. Sin embargo la quiebra de Comico (y la posterior batalla entre Wagner y la editorial por los derechos del personaje) mantuvieron en el limbo esos planes durante varios años. Finalmente en 1992 Wagner retomo al personaje para Dark Horse, publicando la saga final (Grendel: War Child) y dos crossovers con Batman. También se lanzó Grendel Tales, que supuso el trampolín profesional para autores como James Robinson, Steven Seagle, Darko Macan, Teddy Kristiansen, Paul Grist o el malogrado Edvin Biukovic. Un puñado de esplendidas miniseries que culminó con Grendel: blanco, negro y rojo, antología de historias cortas del propio Wagner sobre el Grendel original.



Debido a los compromisos de Wagner con otras editoriales (y su deseo de retomar Mage) durante la última década las novedades sobre el personaje se han limitado a una nueva antología de autores invitados y a la miniserie Behold the devil, ambas centradas en Hunter Rose. Peor es el panorama en España, donde la publicación ha sido desordenada y parcial, dejando inédita casi la mayor parte de la bibliografía de un personaje (personajes, más bien) poco conocido por el gran público. Sería ideal que algún editor se arriesgase con una serie que por concepto, autores y resultados tiene todo lo necesario para garantizar su buena acogida por parte de los lectores. Casos aún más extraños se han visto.


contactarEdición impresa