Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
El Increíble Hulk, 1 Comic Digital

critica

Usagi Saga - Volumen 1

El libro gordo de Sakai, enseña y entretiene

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Bruce, mañana está a sólo un sueño de distancia." Thomas Wayne / Detective Comics #2
ID

El Increíble Hulk, 1

Y ahora, ¿de rojo?

Un artículo de Jaime de Mora - Introducido el 30/10/2008
El Increíble Hulk, 1
El Increíble Hulk, 1 Estados Unidos - 2008
Guionista:Jeph Loeb
Dibujante:Ed McGuinness
Editorial:Panini Comics - 36 páginas - color Precio:2,50
PUNTUACION
3,5/5
Un antiguo enemigo de Hulk ha sido brutalmente asesinado en Rusia. Allí se desplazan Doc Samson, Hulka, Iron Man, Maria Hill y el General Ross para investigar el caso. El único testigo que encuentran es un misterioso niño que sólo es capaz de articular una palabra: rojo.

Era de esperar que tras reinventarse cinematográficamente y convertirse en el corazón del Universo Marvel con World War Hulk, desde La Casa de las Ideas aprovechasen para relanzar con más fuerza que nunca, esta vez sí, al Coloso Esmeralda. Apostar por Jeph Loeb y Ed McGuinness es hacerlo sobre seguro y aquellos que ya les conocen saben perfectamente qué se encontrarán en esta nueva etapa del gigante verde: historias sencillas, entretenidas y muy espectaculares tanto en el guión como en el dibujo.

La propensión del autor que escribió ya hace años Hulk Gris hacia el misterio se nota desde las primeras viñetas, en las que tiene lugar el enigmático asesinato de un mítico villano de la serie. Muy en su línea, Loeb teje un guión a la perfecta medida de su dibujante, Ed McGuinness en este caso. El autor norteamericano goza incluso de dobles páginas para poner en liza toda la fuerza y grandiosidad que le permiten transmitir sus lápices, con enormes personajes musculados y chicas embutidas en trajes diminutos. Y si bien Hulk apenas aparece en este número, sus próximas apariciones de la mano de McGuinness prometen momentos para el recuerdo. Especialmente, la del Hulk rojo (sólo hace falta mirar la portada).

¿Y quién es ese Hulk rojo? Si es una nueva evolución de Bruce Banner, un alter-ego o algo parecido sólo lo sabe Jeph Loeb. Y a buen seguro que mantendrá la intriga unos cuantos meses. De momento, esta nueva andadura del Coloso Esmeralda se muestra como una ocasión de oro para que los lectores prueben a este peculiar héroe y para reenganchar a aquellos que dejaron de seguir al Coloso Esmeralda por aburrido. Este primer número sienta unas buenas bases para el futuro en la que promete ser una etapa distinta a todo lo que hemos visto antes y, cuanto menos, interesante.

contactarEdición impresa