Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Todos los misterios contienen secretos, pero no todos los secretos contienen misterios." House of Mystery
ID

Thunderbolts: entre la tradición y la oscuridad.

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 15/05/2013

En la publicación del más reciente tomo de Thunderbolts coinciden dos hechos importantes: la celebración del decimoquinto aniversario del grupo y la enésima cancelación/reestructuración/relanzamiento de la cabecera. Dos hechos a priori antagónicos (tradición y cambio) pero que describen muy bien la interesante trayectoria de este peculiar grupo de ¿héroes?

Creada por unos ascendentes Kurt Busiek y Mark Bagley, Thunderbolts fue una cabecera lanzada por Marvel con la intención de recuperar las viejas esencias del género superheroico en un momento donde la calidad general del mismo se había degradado peligrosamente. Thunderbolts # 1 presentaba a un grupo de nuevos personajes que se leía con agrado… hasta la última página, que desvelaba una sorpresa mayúscula: los supuestos héroes eran en realidad villanos, liderados por el Barón Zemo en un plan destinado a la dominación mundial.



Busiek desarrollo inteligentemente esa premisa mediante personajes de segunda como el Escarabajo, Piedra Lunar, Mimi Aulladora, Goliath o el Arreglador, que pronto se veían seducidos por su nueva vida como héroes. Descubierto el pastel, estos villanos se veían en la disyuntiva de probar su voluntad de redimirse. Algo que ni sus antiguos compañeros de fechorías ni la mayoría de héroes parecían creerse. La habilidad de Busiek para trabajar unos personajes con tantas aristas, continuos giros inesperados (el liderazgo de Ojo de Halcón), un enciclopédico conocimiento del universo Marvel y el ojo de Bagley para las escenas de acción convirtieron a la serie en objeto de culto. A la marcha de Busiek Fabian Nicieza recogió el testigo. El nuevo cronista mantuvo las constantes marcadas por su predecesor y fue incluso más allá en su manejo de la continuidad, siendo el resultado uno de los mejores trabajos de su carrera.



Pero, pese a su calidad, y tras 75 números, las cifras de ventas comenzaron a declinar. Un intento de renovación con nuevos autores, personajes y premisa resultó en un gran fracaso que envió a la serie al limbo durante dos años. Y su regreso a manos de Nicieza se saldo con una treintena de números que, sin desmerecer la etapa previa, carecían de su frescura pese a nuevas incorporaciones como el Hombre Radiactivo o el Capitán Marvel. La publicación de Civil War fue el giro decisivo, oscureciendo notablemente la premisa mediante la corrosiva y lacerante prosa de Warren Ellis. Junto al revalorizado Mike Deodato Jr Ellis convirtió a los Thunderbolts en el equivalente Marvel del Escuadrón Suicida: un grupo de asesinos despiadados sirviendo a oscuros intereses gubernamentales. Pero el estimable resultado (del que Brian Bendis se apropiaría para su saga vengadora) a la larga supuso el beso de la muerte para la serie, estando las etapas posteriores de Christos Cage y Andy Diggle más próximas al género de comandos y espionaje que a los superhéroes.



La llegada de Jeff Parker y Kev Walker aportó cierta estabilidad, volviendo al esquema de villanos en busca de redención y sacando un gran partido a la peculiar mezcla de personalidades como Fantasma, Satana, Piedra Lunar o Luke Cage como reacio nuevo líder. O al menos hasta que las ventas volvieron a bajar. El (fallido) reclamo fue rebautizar la serie como Vengadores Oscuros, en un intento de aprovechar el tirón comercial ajeno que no beneficio a nadie.



Con la serie definitivamente cancelada tras 190 números y bajo otro nombre, actualmente Marvel ha decidido relanzar Thunderbolts con un nuevo enfoque. Uno que, desgraciadamente, vuelve a recordar más a cierto grupo de convictos superpoderosos de la DC que al original concepto con el que Busiek sorprendió y encandiló a veteranos y recién llegados por igual. Aunque dada la zigzagueante trayectoria de “los más buscados de Marvel”, tal vez el retorno a los viejos buenos tiempos este a la vuelta de la esquina.


contactarEdición impresa