Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Eres el mayor martillo del mundo. Pero un martillo puede usarse para abrir cabezas o construir casas." Starbrand / New Universal #4
ID

Starman: un gafe en el mercado español

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 09/02/2011
La Atalaya del Vigía

Hablando el otro día con un amigo sobre los inminentes lanzamientos de cómic, nos escamó la noticia de que la edición de Starman había sido pospuesta. En realidad es la segunda ocasión en que eso ocurre desde el anuncio oficial de Planeta y un eslabón más en la cadena de tropiezos editoriales que esta serie viene padeciendo en España.

Creada en 1994 por James Robinson y Tony Harris, Starman suponía la puesta al día de uno de los personajes de la época de la edad de oro de DC. Sin embargo, pronto se convirtió en mucho más. A través de Jack Knight, hijo del Starman original obligado por las circunstancias a tomar el papel de su padre, Robinson elabora unos espléndidos guiones caracterizados por un sólido trabajo de personajes y diálogos (la relación entre Jack y su progenitor y los encuentros con su hermano muerto son uno de los principales elementos de la serie), un cuidado plantel de secundarios (Shade, Mikaal, los hermanos O´Dare), un enciclopédico conocimiento de la continuidad (las apariciones del Sandman original y la JSA, la relación entre todos los Starman) y un inteligente uso del factor nostalgia bien (el concepto de legado heroico, la obsesión del protagonista con las antigüedades). A lo anterior añádase el potente dibujo de Harris en la primera mitad de la serie, dotando a cada página de una atmosfera y planificación narrativas envidiables (el sustituto de Harris fue el menos espectacular pero siempre eficaz Peter Snejbjerg).

En una época en la que el género de superhéroes no pasaba por sus mejores momentos Starman se convirtió, poco a poco y sin mucho estruendo, en una garantía de buena lectura. Tal fue la calidad de la misma que, cuando Robinson decidió que ya había dicho todo lo que debía, DC decidió cerrar la serie e impidió que nadie volviese a usar el personaje excepto Robinson. Una serie de culto cuya influencia (el relanzamiento de la JSA) y calidad parecen ir a más con el paso del tiempo.
Y si es tan buena, ¿cómo es que apenas se la conoce por estos lares? Buena pregunta. Lo primero que supimos de Jack Knight en España fue en la última época de Zinco, a través de dos tomos con los seis primeros números. La editorial cerró sus puertas poco después, sin poder calibrar siquiera la acogida del público. La discreta, errática y/o poco prolífica trayectoria posterior de Robinson y Harris, unida a cierta reticencia a apostar por un personaje poco conocido hicieron que nada se supiese hasta que siete años después Dolmen publicó en tomo los nueve siguiente números. Esta edición también quedo parada en seco tras la adquisición de los derechos de DC por parte de Planeta. Todo apuntaba a que finalmente tendríamos una edición que hiciese justicia al semejante material, pero esta se hacía esperar y desear. Cuando tras años de ruegos y peticiones parecía que Planeta iba a dar luz verde, una lujosa reedición publicada por DC en formato Omnibus volvió a frenar la edición española.

Tras la conclusión de la misma y tomándola como modelo, Planeta anunció oficialmente que Starman iniciaría su publicación en edición de lujo en enero de 2011 –diez años después del fin de la serie-. Un lanzamiento que ya ha sido retrasado en dos ocasiones y cuyas características no invitan al neófito a probar suerte (publicación bimestral a razón de 38 euros/tomo), lo que llena de inseguridad al pobre lector. Un lector al que comen las dudas no ya sobre cuándo saldrá, sino sobre si se editará por completo, pues Planeta ya ha demostrado que no le tiembla el pulso a la hora de cerrar una serie antes de tiempo (Universo DC: Aves de Presa, Girls, Hanzo). ¿La solución? Cruzar los dedos, poner velas a San Judas o echar mano del Previews. Elíjase la que más convenga.


contactarEdición impresa