Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Asombroso Spider-Man Presenta #1 Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Entender siempre es peor. No entender significa nunca llevar la carga de la responsabilidad. Entender es sufrir." Thor vol. 4 #7
ID

Asombroso Spider-Man Presenta #1

Hijo de América y Anti-Veneno

Un artículo de José María Pérez Cuajares - Introducido el 21/03/2011

No es éste tomo una lectura aburrida. De hecho, su conexión con los últimos eventos que han sacudido ese “día nuevo” de Spider-Man lo convierten en un entretenido recorrido por el estatus actual de importantes y clásicos personajes de la colección. Sirve además de repaso y epílogo a algunas cuestiones que habían quedado sin resolver tras el final del Reinado Oscuro de Norman Osborn. Sin embargo, tampoco podemos decir que sea una lectura gratificante. Las historias no dejan de ser previsibles y dan al lector esa sensación de estar realizadas para seguir exprimiendo el éxito de la última macrosaga Marvel.

Hijo de América es el colofón final de ese intento del ex-Duende Verde de entregar a su hijo un legado superheroico aunque, como cualquier regalo de Osborn, marcado por la locura que corre por las venas de este villano. Brian Reed nos trae una historia que juega con la desconocida identidad del portador de la armadura del Hijo de América y que se conecta al turbulento pasado de la familia Osborn. Phil Briones hace un trabajo correcto, aunque nos hace cuestionarnos la velocidad a la que trabaja, pues contamos otros tres dibujantes en los 4 números que dura la serie.

La segunda propuesta nos trae de vuelta a Eddie Brock, el primer Veneno -sustituido por Mac Gargan como “hogar” del simbionte hace un tiempo- en su papel como Anti-Veneno. (Sí, el nombre no es muy original pero os aseguro que sus intervenciones en las colecciones del trepamuros han estado bastante bien). Sin embargo, la historia que nos presentan Zeb Wells y Paulo Siqueira es de una simpleza aplastante, con Brock erigiéndose en vigilante urbano bienintencionado y el Castigador de furiosa estrella invitada.

Lo dicho al principio: no es una lectura aburrida, pero tampoco aporta mucho.

contactarEdición impresa