Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital

critica

Moon Eaters

Noir sobrenatural de mano de Victor Santos

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Hay una pregunta que quizás puedas responderme. Algo que llevo años preguntándome. ¿Porqué coño les gusta Benny Hill a los americanos?" Yorkie Mitchell / Punisher Max #37
ID

XIII: De conspiraciones y sus ramificaciones

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 10/09/2014
La Atalaya del Vigía

Convertida en una de las sagas más exitosas del cómic europeo de las últimas tres décadas, XIII ha sabido trascender tanto a sus propios creadores como al medio que la vio nacer.

Escrita por Jean Van Hamme y dibujada por William Vance, XIII apareció por primera vez en 1984, publicada por la editorial Dargaud en las páginas de la revista Spirou. Su protagonista era un hombre sin memoria debido a un disparo en la cabeza. Encontrado moribundo en una playa, la única pista de su identidad consistía en el número romano XIII tatuado en un pectoral. Sin apenas tiempo para recuperarse XIII descubría su implicación en una turbia y extensa intriga de espionaje que le señala como el asesino del más reciente presidente de los EE.UU. De esa manera, mientras intenta averiguar su verdadera identidad, el protagonista iniciaba una huida tanto de las autoridades como de una serie de asesinos liderados por un pérfido personaje apodado La Mangosta.


Si esta premisa suena de algo, no es casualidad: Van Hamme tomó como fuente de inspiración El Caso Bourne, novela de Robert Ludlum publicada en 1980, dos décadas antes de que la saga cinematográfica protagonizada por Matt Damon llegase a las pantallas. Pero pese al simétrico punto de partida poco tienen ambas en común mas allá de la predilección por la mística de las conspiraciones y sus escenas de acción. En su huida XIII se va rodeando de secundarios como la mayor Jones, el general Carrington, el presidente Walter Sheridan, la femme fatale Felicity Brown, el coronel Samuel Amos o el ya citado La Mangosta. Aliados, villanos, gente que parecen lo uno pero acaba descubriéndose como lo otro… todos acaban teniendo tanto peso como él propio XIII en el devenir de la historia.


La otra diferencia es que, frente a un único enigma, Van Hamme va enlazando un misterio tras otro. Así, a la conspiración de los XX para hacerse con el control de los EE.UU. –y que abarca los primeros cinco álbumes-, pronto se suman revoluciones latinoamericanas, terroristas irlandeses, conspiraciones mafiosas, tesoros perdidos e inesperadas vueltas de tuerca a la trama de los XX. La narración goza de ritmo y sabe dosificar su misterio pero, llegados a cierto punto, el guionista se las ve y se las desea para conectar todas las piezas y mantener a los personajes de una trama en la siguiente.

En relación a este último elemento el protagonista se ve sometido a una laberíntica sucesión de identidades propias y ajenas, verdaderas y falsas (Steve Rowland, Ross Tanner, Jason Fly, Jason MacClane, KellyEl CascadorBrian, Seamus O'Neil…) que acaban dejando al lector tan desorientado como al propio XIII. Tan lioso llega a ser el ovillo que Van Hamme dedicó el decimotercer álbum a resumir y ordenar todas las tramas, utilizando historias cortas alternadas con textos en prosa y el doble de extensión de un álbum normal. Afortunadamente, a pesar de la cantidad y disparidad de elementos agrupados a lo largo de veintitrés años, Van Hamme supo dar un cierre satisfactorio a la cabecera.


La parte gráfica se caracteriza por un cuidado estilo detallista hasta un punto fotográfico. Por desgracia en ocasiones Vance parece afectado por cierto estatismo y cierta reiteración a la hora de plasmar el rostro y físico de los personajes, a ratos intercambiables salvo por detalles como el pelo o el color de piel. Defectos que se hacen patentes vía comparación en el penúltimo álbum, donde Vance fue sustituido por JeanMoebiusGiraud.

A pesar de que Van Hamme cerró la trama tras diecinueve álbumes, la repercusión de la serie hizo que Dargaud decidiera continuarla sin sus autores mediante dos proyectos paralelos: una cabecera antológica titulada XIII Mistery, que explora los orígenes de secundarios como La Mangosta o el coronel Amos a cargo de autores como Xavier Dorison, François Boucq y Fabien Nury; y la continuación de la serie regular a cargo de Ives Sente y Yuri Jigonouv, quienes rizan el rizo añadiendo una nueva conspiración al pasado del protagonista. Adaptada al videojuego y a la televisión, XIII supone, pese al lastre de su excesiva explotación, una parada imprescindible para los amantes de la intriga y el suspense.


contactarEdición impresa