Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Incluso para un tipo con un solo ojo, tu visión es increíblemente estrecha." Cíclope a Nick Furia / Astonishing X-Men #3
ID

Martha Washington: Espíritu Norteamericano

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 18/02/2015
La Atalaya del Vigía

De los creadores de El Regreso del Caballero Oscuro y Watchmen”. Pocos cómics pueden permitirse el lujo de tener semejante frase promocional. Sin embargo, y pese a contar con dos creadores de la talla de Frank Miller y Dave Gibbons, las aventuras de Martha Washington gozan de una fama más bien discreta, secundaria frente a la repercusión de otros trabajos de sus responsables. Coincidiendo con motivo de su 25º aniversario, Norma Editorial ha editado el desenlace de la saga, momento ideal para (re)descubrirla.


En 1990 unos Frank Miller y Dave Gibbons en su mejor momento unieron fuerzas bajo el mucho más permisivo paraguas editorial de Dark Horse. El resultado fue Give Me Liberty, miniserie de cuatro entregas con una historia de ciencia-ficción ambientada en un entonces futuro año 2010 (sic) y protagonizada por una joven afroamericana llamada Martha Washington. Tanto el nombre de la serie -referencia al célebre discurso “Dadme libertad o dadme muerte” de uno de los padres fundadores de los EE.UU.- como el de su protagonista –bautizada como la esposa de George Washington, primer presidente norteamericano- ya apuntan el fuerte componente de metáfora política de la obra.


Narrando en paralelo la vida de la protagonista y el declive de los EE.UU. como nación, el guión da forma a una distopía donde los abusos de poder del presidente Erwin Rexall dan pie a unas represivas políticas sociales y económicas que condenan a la mayoría de la población a acusada pobreza. Un deprimente escenario donde surgen facciones extremistas que derivan en el alzamiento de estados independientes dentro del país y una agresiva política internacional. Dotada de una inteligencia superior a la media, Martha crece en los barrios marginales de una Chicago devorada por la delincuencia, siendo testigo de la muerte de su padre durante una manifestación contra el gobierno. Ya adulta para prosperar se alista en el PAX -un reformado ejército norteamericano- y es destinada a agresivas intervenciones militares en América latina. Cuando un ataque terrorista deja en coma al presidente Rexall las circunstancias se precipitan, convirtiendo a Martha en involuntaria protagonista de una trama de traición, conspiraciones, corrupción y violencia que involucra a personajes como el bienintencionado pero manipulable nuevo presidente Howard Nissen, el deshonesto teniente Sandford Moretti, el líder separatista y fanático religioso conocido como el Cirujano General ó Raggy Ann, una niña sometida a experimentos genéticos por el gobierno.


Miller aprovecha el potencial de la ciencia ficción para la metáfora crítica, lanzando dardos envenenados sobre diversos aspectos de la sociedad norteamericana y sus ideales. De forma muy similar a la de Howard Chaykin en American Flagg, el argumento puede leerse como una feroz crítica a la entonces reciente era Reagan, señalando temas como la intervención militar en suelo extranjero, la corrupción política, la influencia de las grandes empresas privadas, la hipocresía de sus medidas sociales o el intolerante conservadurismo ideológico. Esto último patente tanto en el dictatorial gobierno de Rexall como en esas naciones independientes que subliman los aspectos más delirantes y retrógrados de la Norteamérica profunda. Un ácido y lúcido discurso en las antípodas del Miller más reciente, firmante de obras como la simplona y retrógrada Holy Terror. Quizás en parte se deba a la sobriedad y limpieza narrativa aportada por el arte de Gibbons. Su trazo de corte académico doma los excesos en los que otro artista podría haber caído, aportando una lectura elegante y fluida pese a la acumulación de personajes y elementos extravagantes.


Give Me Liberty fue seguida de varias secuelas como Martha Washington Goes to War, con la protagonista uniéndose a una facción secesionista para derrocar a un gobierno corrupto controlado por el Cirujano General; Martha Washington Saves the World, aventura de corte espacial donde la protagonista debe enfrentarse con una tiránica inteligencia artificial; y Martha Washington Dies, donde una ya centenaria Martha, convertida en un icono viviente, afronta su final dictando un legado a sus seguidores. Pero, sin ser del todo despreciables, ninguna de estas continuaciones posee la ambición ni la mordacidad de la miniserie original. Con todo la saga presenta un estimable balance global que, pese a su tono exagerado e irónico, presenta demasiadas coincidencias con el presente y el futuro inmediato que no hacen más que aumentar el interés de una obra que merece mayor reconocimiento.


contactarEdición impresa