Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Lo esencial en un cómic sucede entre las viñetas" Zeina Abirached (Escritora de El Juego de las Golondrinas)
ID

The Question: Preguntas sin respuesta

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 11/11/2015
La Atalaya del Vigía

Dotado de una extraña trayectoria tan irregular como interesante, The Question es uno de esos personajes de culto que pululan por el Universo DC y al que la editorial siempre ha mantenido en un discreto segundo plano. La recuperación de su versión pre-nuevos 52 con motivo de Convergence supone la excusa perfecta para reivindicar un personaje –y una serie- que marcó una época que desgraciadamente no parece tener visos de repetirse.

The Question fue creado en 1967 por Steve Ditko para la editorial Charlton Comics como secundario de la serie Blue Beetle. Allí apareció por primera vez Vic Sage, un periodista televisivo de la peligrosa ciudad de Hub City.


Imbuido por un peculiar sentido de la justicia, Sage decidía implicarse directamente en los casos criminales que investigaba. Con la ayuda del científico Aristoteles Rodor, creador de una piel sintética que se fija a la auténtica mediante un gas, Sage se convirtió en un justiciero que ocultaba su identidad con una máscara que carece de rostro. Con un peculiar carácter –muy influenciado por la filosofía objetivista del propio Ditko- y un estilo despiadado con los criminales insólito en la época, el personaje tuvo la mala fortuna de aparecer al mismo tiempo que la editorial empezaba a tener problemas económicos. Debido a estos canceló la mayoría de sus series de superhéroes, reduciendo al personaje a un puñado de apariciones solo recordadas por los más completistas.


Por suerte en 1983 DC adquirió el catalogo editorial de Charlton, integrando a los personajes en su universo. Tras Crisis en Tierras Infinitas y en plena remodelación adulta del género, Questión obtuvo serie propia escrita por Dennis O'Neil y dibujada por Denys Cowan. Ambos recrearon por completo al personaje de la forma más insólita: matándole en su primer número. Tras ser apalizado, disparado en la cabeza y arrojado a un rio creyéndole muerto, Sage renace bajo la tutela del experto en artes marciales Richard Dragon, adoptando una nueva mentalidad alejada de las potencialmente polémicas ideas de Ditko y cercana a la filosofía zen oriental. Este nuevo Question regresa a una Hub City colapsada por el crimen y la corrupción, a los que combate por partida doble: como periodista televisivo sin pelos en la lengua y como vigilante sin rostro que afronta los aspectos más oscuros de la esencia humana.


Los guiones de O'Neil pronto destacaron por su tendencia a abordar temáticas realistas como el maltrato infantil, el racismo, la drogadicción, la violencia en los medios de comunicación o la industria del armamento, siendo especialmente recurrente el tema de la corrupción política y sus instituciones. El gran acierto fue evitar una visión aleccionadora y complaciente de dichos temas, mostrando sus ramificaciones en toda su espinosa y oscura extensión. A través del anónimo protagonista se planteaban preguntas, dejando al lector la responsabilidad de ponderar las posibles respuestas. O'Neil escribía historias en las que no cabían soluciones fáciles y rápidas y que no siempre tenían consecuencias positivas. El grafismo anguloso y crudo de Cowan acrecentaba aún más el aspecto decadente y depresivo de las historias, personajes y escenarios, convirtiendo cada entrega en una intensa experiencia.

Personajes como Wesley Fermin, el psicótico y pusilánime alcalde de Hub City; su esposa y posterior sucesora en el cargo Myra; el corrompido policía Izzy O'Toole y su búsqueda de redención; la asesina Lady Shiva -a ratos aliada a ratos enemiga del protagonista-; o los citados Dragon y Rodor conformaban un sólido plantel de secundarios, con la relación entre Sage y Myra y los intentos de ambos por salvar la ciudad desde sus respectivas posiciones como columna vertebral del título. Este concluiría tras treinta y seis contundentes números y tres anuales cuando, fiel al tono de la narración, Sage abandona la ciudad ante la imposibilidad de salvarla, separándose de una Myra que se niega a aceptarlo.


En los años posteriores O'Neil y Cowan regresarían al personaje de forma intermitente mediante cinco especiales agrupados bajo el título The Question Quaterly, donde se narraba el agridulce regreso del protagonista a Hub City. En 1997 el especial The Question Returns puso punto y final a esta brillante etapa. Desde entonces Sage se limitaría a pequeñas apariciones puntuales en cabeceras como The Brave and the Bold y miniseries como The L.A.W o Batman/Cazadora. En 2005 recuperaría el protagonismo en una miniserie a cargo de Rick Veitch y Tommy Lee Edwards, pero la psicodélica visión del personaje que proponían ambos autores no acabó de cuajar.


Posteriormente en 52 Greg Rucka le convertía en una suerte de mentor de Renee Montoya tras los sucesos de Gotham Central. En una decisión tan polémica como inesperada Sage fallecía y Montoya asumía la identidad de Question. Rucka desarrollaría esa nueva versión en títulos como La Biblia del Crimen y Batwoman, pero el reseteo de la continuidad cortó cualquier posibilidad de consolidación. Los nuevos 52 tampoco supusieron una mejora, pues su nuevo Questión consistiría en una entidad sobrenatural sin relación con el material previo. De una forma u otra es como si solamente O'Neil fuese capaz de abordar al personaje de la forma adecuada. Mientras esperamos el ansiado giro editorial que devuelva al personaje a la senda adecuada, servidor no puede dejar de reivindicar una serie que dejó una huella imborrable en sus lectores. La suficiente para rogar que ECC se apiade concediéndole una reedición a la altura de su calidad.


contactarEdición impresa