Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
X-Campus Comic Digital

critica

I.L

¿Es I.L una diosa, un delirio o un temible espectro de la noche?

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"La última vez que inspiraste a alguien fue cuando moriste." Batman a Superman / Crisis Infinita #1
ID

X-Campus

High school mutants

Un artículo de Juan José Palacios Hoyos - Introducido el 21/11/2011
X-Campus
X-Campus Italia - 2011
Guionista:Francesco Artibani
Dibujante:Denis Medri, Roberto Di Salvo y Marco Failla
Editorial:Panini - 192 páginas - color Precio:15
PUNTUACION
2,5/5
Etiquetas: X-Men / Marvel /
Cons sus poderes a flor de piel, los jóvenes mutantes han de integrarse en una escuela hecha a medida para sus particulares necesidades.

Es muy común caer en la tentación de relanzar una franquicia rejuveneciendo a los personajes y regresando a los orígenes del concepto. Lo estamos viendo en la nueva DC y lo encontramos frecuentemente en un sinfín de proyectos que no tiene que enmarcarse necesariamente en la continuidad tradicional.
Ése es exactamente el caso de X-Campus, una miniserie de cuatro capítulos gestada en Panini Europa que vuelve a presentarnos a los alumnos de Xavier en su época estudiantil, pero variando la idea original para ajustarse a la visión de los autores encargados.

Son cambios tan sustanciales que llegan a ubicar a Magneto en el profesorado y a juntar en una misma clase a Cíclope, Pícara, El Hombre de Hielo o Tormenta, a pesar de que sabemos que sus contrapartidas clásicas provenían de graduaciones diferentes.
En lugar de combatir a los Centinela o a Apocalipsis los derroteros de la historia se dirigen hacia la aventura ligera de instituto salpicada de superpoderes y rabietas de púberes. Un poco en la línea de la serie X-Men Primera Clase pero sin sus altas dosis de superheroísmo.

Una obra accesible


Ayuda mucho a alcanzar ese tono de hazañas juveniles el dibujo sencillo y amable de Denis Medri y Rob DiSalvo, aunque si la elección de Todd Nauk como portadista le hubiese puesto también a cargo de los interiores el resultado hubiese sido mucho más espectacular.

Fiel a su planteamiento, es una obra accesible y enfocada a un público más cercano a la edad de los protagonistas que a los lectores de siempre, a quienes poco aporta una revisión de este tipo, inferior a otras notables como Ultimate X-Men o la mencionada Primera Clase. Sin embargo, como vehículo para acercar los mutantes a los chavales o como regalo para lectores casuales su función gana cuerpo y razón de ser.

Todo es cuestión de no perder la noción de qué productos son creados para cumplir una función concreta en vez de surgir de una manera más natural, porque de lo contrario encontraríamos este tipo de lanzamientos innecesarios y redundantes.


contactarEdición impresa