Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Marvel Héroes: Pantera Negra de Christopher Priest #1 Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"He atravesado incontables dimensiones distintas y realidades paralelas, y aún no he encontrado un problema que no pueda resolverse con una serie de balas bien dirigidas." Marvel Boy / Reinado Oscuro: La Lista
ID

Marvel Héroes: Pantera Negra de Christopher Priest #1

T´Challa reclama su puesto entre los mayores héroes Marvel

Un artículo de Javier Jiménez Jiménez - Introducido el 03/05/2018
Marvel Héroes: Pantera Negra de Christopher Priest #1
Marvel Héroes: Pantera Negra de Christopher Priest #1 USA - 2018
Guionista:Christopher Priest
Dibujante:Mark Texeira, Sal Velluto y otros
Editorial:Panini Cómics - 632 páginas - color Precio:44,95€
PUNTUACION
4/5

Como contábamos en nuestra crítica a Marvel Saga #1 - Daredevil #1: Diablo Guardián, corrían los tumultuosos 90 cuando Marvel decidió entregar una pequeña porción de su catálogo superheroico a Joe Quesada y Jimmy Palmiotti en una maniobra llamada Marvel Knights. La mayoría de los personajes agrupados en esta propuesta pertenecerían al llamado lado urbano de la Casa de las Ideas, con el citado Daredevil a la cabeza. Además, todos compartían otra pequeña aunque importante característica: la editorial no tenía ningún problema en dejar que la pareja de artistas hiciera lo que les viniera en gana con ellos, ya que no se encontraban en ninguna lista de popularidad por aquel entonces.

Los resultados como hemos comentado en otras ocasiones no se hicieron esperar y la amplia totalidad de las nuevas colecciones se encontraron con el favor unánime de crítica y público. (Que siiiií… Que el Castigador volvía del infierno cual ángel vengador y mataba a los malhechores con armas mágicas. ¿Cuándo vais a olvidar eso? Nosotros nunca, Quesada…). Y si la llegada de Kevin Smith a Daredevil llegó miles de titulares y la magnífica Los Inhumanos de Paul Jenkins y Jae Lee nos devolvió la fe en los súbditos de Rayo Negro, hay que reconocer que la propuesta más radical e inesperada fue este Pantera Negra con vibrantes e irreverentes guiones de Christopher Priest.


Guionista menor hasta este encargo, el que comenzara su carrera en los cómics como interino a la tierna edad de diecisiete años había empezado a destacar con miniseries como El Halcón o trabajos en la franquicia Conan o Power Man y Puño de Hierro. Sin embargo, fue su trabajo en Quantum and Woody la mayor influencia a la hora de conseguir este encargo de dirigir las aventuras del heroico regente de Wakanda. La desestructurada forma de narrar usada en esa colección, con continuos saltos en el tiempo, y el humor salvaje con diálogos que no dejaban un segundo de respiro se convirtieron en uno de los aciertos de la colección. El buen ojo del guionista para la acción y el impresionante arte de Mark Texeira fueron el resto de elementos que llevaría a Pantera Negra a destacar en el amplio catálogo editorial de la Casa de las Ideas de aquel entonces.


Priest crearía en los primeros números toda una galería de increíbles secundarios que, desde entonces, han sido seña de identidad de Wakanda. Las Dora Milaje, Zuri, el diabólico Achebe y, por supuesto, Everett K. Ross son tan importantes en el devenir de la historia como nuestro felino protagonista. Prueba de esta última afirmación es la importancia que han tenido en la creación del primer film del personaje, estrenado este año con un éxito implacable que ha confirmado una vez más la fuerza de la Marvel Studios en el cine actual.


Ross se convierte en una especie de narrador omnisciente en la colección y da a los lectores una perspectiva humana -y rabiosamente sarcástica- a la hora de enfrentarse a un mundo poblado por estrambóticos superseres, dioses felinos y psicóticos villanos. Por supuesto, tampoco podía faltar una agradecida dosis de crítica social y política necesaria en un cómic de estas características, pero realizada con una pátina de fina ironía e indómito humor. Una obra mayúscula que demuestra que los noventa también nos dejaron buenos cómics.


contactarEdición impresa