Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Sólo los libros fantásticos pueden transmitir la realidad desfasada en la que vivo." David B. / Epiléptico
ID

What If…?: Los otros universos Marvel

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 06/04/2019
La Atalaya del Vigía

Artículos relacionados

· 100% Marvel HC - Thanos 3: Thanos Vence

· Novela Gráfica Marvel - Lobezno: Logan

· Marvel Gold - Ms Marvel

Una de las señas de identidad del universo Marvel siempre ha sido su sólida continuidad argumental. Una continuidad flexible y con cierto margen para cambios retroactivos pero que, incluso con sus trucos y omisiones (como justificar el paso del tiempo sin variar la edad de sus personajes) ha sido uno de los pilares a la hora de escribir historias ambientadas en el mismo. Historias que incluyen momentos clave que definen a sus protagonistas, marcando a fuego el desarrollo de posteriores historias de los mismos. Pero ¿qué pasaría si ese acontecimiento definitivo no hubiese tenido lugar? ¿Qué habría sido del personaje x si en una de esas encrucijadas argumentales el resultado hubiese sido distinto? Preguntas con infinitas posibilidades de respuesta a las que la propia editorial decidió sacar partido mediante What If…? (¿Y Si…?), cabecera genérica con varios volúmenes a sus espaldas.


Creada por el prolífico Roy Thomas el primer volumen de What If…? apareció en 1977 con la historia ¿Y si Spiderman se hubiese unido a los 4 Fantásticos?, narrando una versión divergente de los sucesos de Amazing Spiderman #1 USA. A diferencia de los posteriores Elseworlds de DC Comics, los What If…? no sacaban al personaje de su época y escenario. Todo lo contrario: se apoyaban en la versión oficial subrayando el contraste de una alteración argumental y el efecto dominó que esta provocaba en la continuidad posterior. No sin cierto componente morboso de por medio, estas historias alternativas se atrevían a enmendar la plana a momentos clave como las muertes de Gwen Stacy (#24), Jean Grey (#27), Elektra (#35) o Ben Parker (#46); convertir a héroes en villanos y viceversa como Shang Chi (#16), Dr. Extraño (#18), Dr. Muerte (#22) y Loki (#47); cambiar radicalmente el entorno habitual de un personaje –Conan transportado al siglo XX (#13), los Vengadores en los años 50 (#9), Daredevil convertido en agente de S.H.I.E.L.D. (#28)- e intercambiar el papel de personajes como Jane Foster y Thor (#10) o Rick Jones y Hulk (#12).


Premisas que al más puro estilo de los añejos comics antológicos de la EC contaban con Uatu el Vigilante como narrador que abría y cerraba unas historias generalmente autoconclusivas y marcadas por un tono agridulce. Historias desarrolladas por guionistas y dibujantes poco conocidos y/o que daban sus primeros pasos en la industria pero que ocasionalmente permitían encontrar a autores ya establecidos como Frank Miller, John Byrne, John Buscema, Gene Colan o Steve Ditko reescribiendo en ocasiones las historias que ellos mismos habían creado.


A ese primer volumen de 47 números le seguiría un segundo en 1989 que se prolongaría un total de 114 entregas y que acogió algunos de los primeros trabajos de talentos tan distintos como los de Kurt Busiek, Dan Slott, Jim Valentino, Rob Liefeld, Greg Capullo, Warren Ellis o Joe Kelly. Este segundo volumen incluyó versiones alternativas de los cada vez más habituales eventos editoriales -Inferno (#6), Atlantis Ataca (#25), El Guantelete del Infinito (#49), Operación: Tormenta Galáctica (#55), las Secret Wars originales (#114)-, historias enlazadas entre sí -la saga Tiempomoto (#35-#39)- e incluso un par de entregas protagonizadas por el propio Uatu antes de que este ultimo perdiese temporalmente su condición de Vigilante en la serie de los 4 Fantásticos. A raíz de este suceso, y en sintonía con el estilo grim & gritty propio de los noventa, la cabecera dio un giro hacia historias cada vez más oscuras y deprimentes, muchas de ellas luciendo un apartado gráfico bastante deficiente derivado de los peores excesos gráficos de la época. Una deriva que, unida a la burbuja de las ventas y la crisis del mercado, acabó suponiendo el cierre de la serie en 1998.


Para entonces algunas de sus historias alternativas ya habían conseguido vida propia hasta el punto de llegar a ser incluidas en la continuidad oficial -¿Y si los Invasores hubiesen permanecidos unidos tras la IIª GM? (Vol 1 #4)- u obteniendo cabecera propia como es el caso del personajes de May “Mayday” Parker (Vol 2 #105) que Tom Defalco y Ron Frenz desarrollarían en las páginas de Spidergirl. Asimismo el propio concepto de mundos alternativos empezaría a manifestarse progresivamente en proyectos especiales -Ruinas, Punisher Asesina al Universo Marvel, La Última Historia de los Vengadores-, eventos editoriales –la Era de Apocalipsis, Dinastía de M-, sellos con continuidad propia -las líneas Ultimate, Noir y MAX- e incluso títulos que hacían de ellos parte de su propia premisa –Los Exiliados-.


Desde 2006 hasta la actualidad Marvel ha ido recuperando la cabecera original mediante tandas intermitentes de especiales donde se narran versiones alternativas de eventos editoriales -Civil War, Aniquilación, Planeta Hulk, Invasión secreta, La Era de Ultrón-, historias ambientadas en otros contextos históricos al estilo de los citados Elseworlds y las tradicionales desviaciones de la continuidad principal de algún personaje.


Pese a gozar de un nivel irregular cuyo interés en ocasiones no va más allá de lo llamativo de su premisa inicial conviene señalar que What If..? atesora historias que han abierto posibilidades argumentales que en más de una ocasión han acabado inspirando a la continuidad oficial -Hulk con la mente de Bruce Banner; Bucky sobreviviendo a su aparente muerte; Jane Foster adquiriendo el poder de Thor…-. Algo que prueba el interés de la propuesta más allá de la simple curiosidad para lectores veteranos y del que el tomo que recopila la más reciente hornada editado por Panini Cómics resulta una estupenda muestra.


contactarEdición impresa