Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"'¿Te acostaste con Emma cuando estábais en Hong Kong?' 'No. No lo hice. Me mantuvo despierto toda la noche'" Jean Grey / Scott Summers, X-Men vol. 2 #77
ID

Young Animal: Retorno a las esencias

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 11/05/2019

Artículos relacionados

· La Patrulla Condenada: Ladrillo a Ladrillo

· La Patrulla Condenada de Grant Morrison Libro 1: Desde las cenizas

· Doom Patrol presenta este magnífico póster en la WonderCon 2019

Creado en 2016 con el nombre de Gerard Way como principal artífice, Young Animal supone por parte de DC un regreso a los orígenes de la otrora ilustre línea Vertigo, cuando a finales de los ochenta la editorial encargó a jóvenes guionistas -Grant Morrison, Peter Milligan, Jamie Delano, Neil Gaiman- relanzar a varios personajes extravagantes y/o secundarios de la editorial con total libertad creativa, redefiniéndolos desde cero mediante historias adultas y enormemente creativas.


Un espíritu creativo alejado de connotaciones editoriales, restricciones narrativas, estrategias comerciales y/o sinergias multimedia propios del mainstream con el que Way sintoniza completamente en sus obras de creación propia como The Umbrella Academy. Pero en su doble condición de guionista y editor, Way y sus colaboradores –muchos de ellos debutantes y/o procedentes de otros medios creativos como él mismo- no se contentan con clonar los tics de aquellas historias de los ochenta, sino en destilar su esencia para crear algo nuevo que, además de a Vertigo, también tiene su ojo puesto en la creatividad pop de la Edad de Plata y la tradición del cómic independiente rayana en el underground.


Así la nueva cabecera de la Patrulla Condenada a cargo del propio Way y Nick Derrington entronca con la etapa pergeñada por Grant Morrison y su a ratos demencial tono experimental recuperando a la mayoría de integrantes de la misma junto a Casey Brinke, personaje de nuevo cuño que, a través de su curiosa naturaleza a medio camino entre la realidad y la ficción reproduce el tono metalingüístico de dicha etapa añadiendo el plus de gozar de un dibujo luminoso y expresivo que plasma tan enérgico delirio con un resultado más detallado y expresivo que el tosco apartado gráfico de la etapa de Morrison. Ese aroma pre-Vértigo también se desprende de Shade, The Changing Girl, relectura/reinvención de Shade, el Hombre Cambiante a cargo de Cecil Castelucci y Marley Zarcone que homenajea no solo la labor de Peter Milligan y Chris Bachalo en los noventa, sino también la de Steve Ditko en los setenta a través de Loma Shade, un nuevo personaje que sigue los pasos del original Rac Shade llegando a nuestro planeta en el cuerpo de una adolescente en coma llamada Megan y desatando la locura a su paso.


Por su parte Cave Carson Has a Cybernetic Eye recupera a un viejo y olvidado personaje secundario de los años cincuenta, un explorador de los reinos subterráneos del planeta inscrito en la ciencia ficción pulp más desatada. Escrita a cuatro manos por Way y John Rivera, la serie nos presenta una versión crepuscular del personaje, obligado a salir de su retiro para rescatar a su hija en una trama plagada de conspiraciones y paranoia ilustrada por Michael Avon Oeming con una estética deliciosamente cartoon que no duda en homenajear a Jack Kirby a la hora de plasmar extrañas criaturas y asombrosas civilizaciones milenarias. Una influencia, la de Kirby, que es más notable aún en Bug: The Adventures of Forager, donde Mike Allred retoma el gran fresco de ciencia ficción creado por este en la saga de los Nuevos Dioses mediante uno de sus secundarios en una aventura donde este revive tras lo narrado en Odisea Cósmica y que reincide en el característico estilo pop art sesentero sello del creador de Madman.


La primera alineación de títulos se cierra con Madre Pánico, cabecera a cargo de Jody Hauser y Tommy Lee Edwards que diverge ligeramente del resto al ser la única que presenta un personaje 100% de nuevo cuño y enclavado directamente en la continuidad de DC. Mediante la venganza de Violet Page, una nueva justiciera surgida en Gotham city, la serie ofrece una historia de superhéroes a priori más convencional –aparición de Batman incluida- pero incluye reflexiones tan acertadas como divertidas sobre la actual sociedad multimedia y la cultura de la fama. Asimismo, frente al colorido y la estética estilizada de los anteriores títulos, los sucesivos dibujantes –Tommy Lee Edwards, John Paul León, Shaw Crystal- optan por un tono más realista, oscuro y de formas ásperas en sintonía con la trama.


Con la excepción de Bug (planificada como miniserie de seis números) todas las series anteriores marcaron un punto y aparte en sus respectivos números doce. Tras los mismos la línea fue relanzada manteniendo a sus autores pero con cada cabecera siendo rebautizada, renumerada y haciendo gala de un giro argumental palpable desde los propios títulos: Shade, the Changing Woman, Cave Carson Has an Interestellar Eye y Mother Panic: Gotham A.D. Una “segunda temporada” que esta vez solo duraría seis entregas debido a motivos editoriales.


Entre medias la línea tuvo su propio evento mediante cinco especiales compartidos con personajes clásicos de la editorial –Superman, Batman, Wonder Woman, La Cosa del Pantano, Liga de la Justicia-. La historia, titulada Las Guerras Lácteas, proponía la metanarrativa premisa de una poderosa corporación llamada Retconn (sic) que pretende eliminar a los superhéroes convirtiéndoles en tipos comunes y corrientes mediante una substancia con forma de leche. Una conspiración para apoderarse de la realidad que los integrantes de la series de Young Animal deben desmantelar ayudando a sus compañeros mainstream y que bajo sus divertidas y delirantes imágenes esconde una ácida y malévola (auto)crítica hacia la forma en que la propia DC explota a sus personajes más emblemáticos. El evento sirvió asimismo para presentar en forma de historias cortas a Eternity Girl, personaje creado mediante retrocontinuidad por Magdalene Visaggio y Sonny Liew que obtendría su propia miniserie tras el crossover.


Como antes se ha comentado el segundo año del sello se cortó tras apenas seis meses debido a los compromisos profesionales de Way como líder de la banda musical de My Chemichal Romance y su negativa a abandonar el proyecto. Sin embargo hace apenas un mes, Way y DC anunciaban su regreso con la publicación de un nuevo volumen de La Patrulla Condenada y dos nuevos títulos: Collapser y Far Sector, siendo esta última una propuesta enclavada dentro de la mitología de Green Lantern. A falta de que ECC Ediciones se atreva con el resto de títulos –solo Patrulla Condenada y Madre Pánico han visto la luz en España-, el sello Young Animal se confirma como una de las lecturas más originales y estimulantes de cuantas ha ofrecido la editorial norteamericana en los últimos años. Una que nos recuerda que el cómic de superhéroes puede aportar obras de valor creativo propio más allá de proporcionar material adaptable a formato audiovisual. En un tiempo donde la mayoría parece haber bebido la leche de Retconn, Way y sus compañeros nos ofrecen un trago de divertida e intelectualmente estimulante locura que conviene no dejar pasar.

contactarEdición impresa