Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Carretera de los Huesos Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"¿Quieres conocer el secreto del mundo? Es éste: Sálvelo, y se le recompensará cada segundo de cada día." Agente Brass / Planetary #5
ID

La Carretera de los Huesos

¿Qué serías capaz de hacer para sobrevivir?

Un artículo de José María Pérez Cuajares - Introducido el 21/07/2021

He de reconocer que fue la adquisición por parte de Editorial Hidra de los derechos sobre las novelas de DC dirigidas a “jóvenes adultos” lo que me hizo fijarme en ellos, atraído como muchos por la gran cantidad de productos de corte juvenil, pero igualmente disfrutable por los que somos más adultos que jóvenes. Sin embargo, sólo hace falta el paso de los meses y un vistazo a sus novedades mensuales para darse cuenta de que no conviene perderlos de vista, ya que hace poco nos sorprendía con las primeras licencias de manga y, a buen seguro, nos darán nuevas sorpresas en los meses venideros. Dentro de sus novedades del mes, me llamó la atención la llegada de una serie limitada de IDW que se alejaba bastante de los productos habituales, y es que esta salvaje historia de terror y personajes llevados al límite sobresale por varios motivos de nuestra lista de novedades habitual.

El título de la miniserie hace referencia a la autopista R504 de Kolimá, que enlaza directamente con Rusia. El tétrico nombre con el que se la conoce es, desgraciadamente, bastante literal, ya que durante su construcción murieron muchos trabajadores, a los que se decidió enterrar aprovechando el espacio bajo la carretera, antes que excavar en mitad de la impenetrable nieve. A este singular escenario le sumamos alguna historia del folclore ruso, con temibles seres a los que se les deja pequeñas ofrendas de comida para garantizar que nos cuiden y protejan, unas presencias que sin duda nos acompañarán durante toda la obra.


La Carretera de los Huesos nos cuenta la historia de tres presos que cumplen su pena en el gulag siberiano de Kolimá, en el que son explotados hasta perder el conocimiento trabajando sin descanso, sin apenas comida que les de alguna fuerza para llevar a cabo el trabajo, y con constantes palizas que les dejan al borde de la muerte. Nuestro protagonista, Román Morozov, ha decidido que la única solución pasa por huir, lo que hace al principio del relato junto a dos compañeros. Los guardas que advierten de su fuga deciden no perseguirlos siquiera, convencidos de que las bajas temperaturas y la falta de comida les harán volver pronto, o que perderán la vida durante su huida, pero lo cierto es que los tres personajes están a punto de emprender un viaje sin retorno, donde todos los horrores tienen cabida.


Sin entrar en detalles sobre cómo se las arreglarán para sobrevivir nuestros protagonistas, el relato se centra en el opresivo ambiente que les perseguirá durante todo el camino y, sobre todo, en los pensamientos constantes de que cualquier cosa es válida con tal de sobrevivir. La forma en que Rich Douek encara este escalofriante pasaje sobre la supervivencia es tan natural que pone los pelos de punta, y no se me ocurre mejor dibujante que Alex Cormack para trasladar a las páginas la historia, jugando al contraste entre la nieve y la sangre, con rostros que a veces cuesta distinguir en la oscuridad, y que consigue atrapar al lector desde la primera página. Un relato diferente para aquellos que buscan la sorpresa en sus novedades mensuales.


contactarEdición impresa