Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Batman: La Broma Asesina (Grandes Novelas Gráficas de Batman) Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Cuanto menos ropa tenemos, más nos acercamos al aspecto que teníamos cuando llegamos a este mundo. Nuestros cuerpos no tienen clases sociales." Las Serpientes Ciegas
ID

Batman: La Broma Asesina (Grandes Novelas Gráficas de Batman)

'Había una vez dos tipos en un manicomio...'

Un artículo de José María Pérez Cuajares - Introducido el 17/03/2024
Batman: La Broma Asesina (Grandes Novelas Gráficas de Batman)
Batman: La Broma Asesina (Grandes Novelas Gráficas de Batman) USA - 2024
Guionista:Alan Moore
Dibujante:Brian Bolland
Editorial:ECC Ediciones - 64 páginas - color Precio:15,00€
PUNTUACION
5/5

Tengo muy claro que La Broma Asesina es uno de mis cómics favoritos de todos los tiempos. No me refiero a mi cómic favorito de Batman, o de DC, sino a una de mis lecturas predilectas tras más de 40 años leyendo tebeos. Y, como no podía ser de otro modo, dada mi historia personal con esta novela gráfica, de la que atesoro con cariño ediciones en color y blanco y negro, diversos tamaños e idiomas, esta reseña comenzará con mi primer encuentro con la historia definitiva sobre el Joker. Corría el año 1989 y la batmanía estaba haciendo furor en todos los rincones del mundo, incluido España. Por aquellos entonces, los derechos de DC estaban en manos de Ediciones Zinco, que publicaba con mucho cariño una serie mensual de Batman que había comenzado su andadura con el Año Uno de Frank Miller, y que era nuestra fuente de información sobre las novedades surgidas al otro lado del charco. Allí fue donde leí por primera vez sobre este especial, que se publicaría en “formato prestigio”, un término que ni siquiera entendía, y un precio, 475 pesetas, que superaba con mucho lo que solíamos pagar en esa época por un tebeo.

Por fin pude hacerme con una copia, y comprobar que el formato prestigio era una especie de tomito de tapa blanda, que en lugar de la grapa habitual, estaba encuadernado con lomo y que llegaba sin ningún tipo de publicidad, incluyendo los nombres del guionista y dibujante, y el resto de los datos de publicación en la contraportada, para no interrumpir en ningún momento la lectura. La historia comenzaba con Batman visitando al Joker en el manicomio Arkham, algo relativamente frecuente, pero al comenzar su lectura, descubrí que no se parecía en nada a cualquier cosa que hubiera leído antes.

Batman llega dispuesto a zanjar de una vez por todas su enemistad eterna con el Joker, y le deja en Arkham después de amenazarlo. Mientras tanto, Alan Moore comienza a contarnos el origen del Joker, utilizando de forma brillante los flashbacks, mientras le vemos caer en la desesperación tras perder a su mujer embarazada en un absurdo accidente doméstico, y decidirse a formar parte de un atraco a una empresa de productos químicos. El atraco no saldrá bien, y terminará cayendo en una de las cubas, que le cambiarán el color del pelo y la piel para siempre. Pero el mayor daño se lo ha llevado su psique, quedando irreversiblemente desquiciado.


De forma paralela, veremos como el Joker adquiere un ruinoso parque de atracciones como parte de su plan, y entonces llega el momento más impactante del tomo, aquel en el que el Joker irrumpe en casa del comisario Gordon, y le rapta después de disparar a su hija Bárbara, a la que dejará tetrapléjica. A partir de aquí se inicia para Gordon un viaje hacia la locura, y para Batman la oportunidad de detenerlo, y quizás acabar con el Joker para siempre. Si el guion de Moore funciona con la precisión de un carísimo reloj, también lo hace el dibujo de Brian Bolland, que con su habitual uso de detalles, impregna toda la obra con momentos irrepetibles, como la expresión de dolor de Bárbara después de recibir el disparo, o la de horror en el rostro de Gordon, comprobando el sádico plan del Joker para volverle loco, que aquí no desvelaremos.

Casi todas las páginas están estructuradas con una composición de nueve viñetas del mismo tamaño, y cuando se rompe esta disposición, se consigue un efecto increíble en el lector. Aunque los colores originales de John Higgins eran para mi gusto muy acertados, apagados y depresivos en los flashbacks, y abusando de los tonos oscuros, en 2008 se llevó a cabo un recoloreado por parte del propio Brian Bolland, que hace que la obra luzca de forma aún mejor, y que es el que podemos disfrutar en esta edición que ahora nos trae ECC dentro de su línea Grandes Novelas Gráficas de Batman. Un cómic prodigioso, que me sigue aportando nuevos matices después de infinitas lecturas, y que es compra obligatoria para los amantes del cómic en general y de Batman en particular. La locura del Joker nunca ha estado tan bien plasmada como en estas páginas.


contactarEdición impresa