Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Los 'Bajos' de la 'Alta' Cocina Comic Digital

blogs

La Atalaya del Vigía

Los Mitos de Cthulhu: Diez pesadillas en formato viñeta

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Dios no existe. Lo maté" Cliff Steele / Doom Patrol #21
ID

Los 'Bajos' de la 'Alta' Cocina

Estupidez entre fogones

Un artículo de Antonio Núñez - Introducido el 13/04/2009
Los 'Bajos' de la 'Alta' Cocina
Los 'Bajos' de la 'Alta' Cocina España - 2008
Guionista:Álvarez Rabo
Dibujante:Álvarez Rabo
Editorial:Gourmandia - 132 páginas - color Precio:25
PUNTUACION
3,5/5
Andoni Luis Adúriz, dueño del restaurante Mugaritz, decidió celebrar el décimo aniversario de su local pidiéndole a un buen amigo, el historietista Álvarez Rabo, que creara un álbum dedicado al mundo de la cocina de vanguardia actual. La combinación entre ambos, desde luego, podía resultar explosiva.

Álvarez Rabo siempre ha sido un autor al que no le ha importado estar al margen de las modas, llevando su irreverencia por bandera y tomando la mayoría de las veces caminos arriesgados que le han metido en algún que otro berenjenal (de su suicidio creativo, que tuvo lugar en 2002, circulan diversas anécdotas, a cuál más jugosa).

Por tanto, no es de extrañar que al autor no le haya importado sumergirse en el mundo de la cocina de diseño para mostrarnos sin tapujos sus opiniones al respecto, pese a la amistad que le une con el cocinero Adúriz. Por las páginas de este cómic desfilan toda una serie de patéticos personajillos −de sospechoso parecido con gente de sobra conocida por el público en general− que ponen al descubierto las miserias de los que andan cerca de los fogones (chefs de renombre, camareros) o del producto resultante de los mismos (críticos culinarios, clientes de postín).

El humor del que hace gala Rabo sigue siendo tan directo y bruto como siempre, y tampoco hay novedades en su peculiar modo de dibujar: seguimos encontrando un trazo rápido, poco trabajado y descaradamente cutre, que le ha permitido realizar esta obra en apenas dieciocho días (o eso asegura él). Recomendado para los seguidores del autor, y para cualquiera que piense con frecuencia en lo ridículo que resulta el mundo de la cocina minimalista.


contactarEdición impresa