Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Hellblazer: Hijo del Hombre Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"'Estaré fuera volándome los sesos, General Furia'. 'Procure no salpicar'." (Carol Danvers y Nick Furia / Special Ultimates & Ul. X-Men #4)
ID

Hellblazer: Hijo del Hombre

Pequeño gran problema

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 24/10/2008
Hellblazer: Hijo del Hombre
Hellblazer: Hijo del Hombre EE.UU - 2008
Guionista:Garth Ennis
Dibujante:John Higgins
Editorial:Planeta - 128 páginas - color Precio:9,95
PUNTUACION
1/5

Con un orden caótico pero continuado, Planeta continúa con la publicación de “Hellblazer” en nuestro país rellenando los huecos dejados por ediciones anteriores. El tomo que nos ocupa (y que incluye los nº 129-133 USA) supuso el breve regreso de Garth Ennis a la serie con la que empezó a cosechar sus primeros éxitos y en la que desarrolló una etapa considerada por muchos como la mejor de la colección. En esta ocasión Ennis volvió acompañado del poco prolífico John Higgins (“Mundo sin Fin”) y su inseparable Glenn Fabry en las portadas para narrar una historia del pasado de John Constantine que le permite aclarar ciertos puntos oscuros del mismo y recuperar a algunos de sus secundarios. La trama nos devuelve a Ravenscar, el manicomio donde Constantine estaba recluido tras el fiasco de Newcastle y del que finalmente es liberado gracias a las influencias de un poderoso mafioso que espera que John sea capaz de “curar” a su hijo recién fallecido. Atrapado entre la espada y la pared, Constantine hace que un demonio posea el cadáver y finja ser el niño sin saber que 16 años más tarde dicha historia regresa para explotarle en plena cara. Violencia, humor escatológico, puyas a la iglesia cristiana y una visión agridulce del personaje son las señas de esta historia en la que pese a su competente labor se nota en falta al Higgins más pictórico y capaz de las virguerías más impresionantes en el uso del color.


contactarEdición impresa