Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Marvel Héroes - Daredevil: El diablo en el infierno Comic Digital

critica

DCsos: Inmortales

¿Qué fue de los villanos mientras los héroes se zombificaban?

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"¿Quiere decir que volverse verde y arrasar New York ya no es volverse loco?" Bruce Banner a Janet Pym / Ultimates #1
ID

Marvel Héroes - Daredevil: El diablo en el infierno

Recorriendo Norteamérica

Un artículo de Antonio Núñez - Introducido el 26/05/2011
Marvel Héroes - Daredevil: El diablo en el infierno
Marvel Héroes - Daredevil: El diablo en el infierno EE.UU. - 2011
Guionista:Ann Nocenti
Dibujante:John Romita Jr.
Editorial:Panini - 216 páginas - color Precio:9,99
PUNTUACION
4,5/5
Etiquetas: Daredevil / / / / Marvel / Superhéroes / Acción / Aventuras /
No debe ser tarea nada agradable entrar a formar parte del equipo artístico de una colección cuando el listón de la misma acaba de quedar fijado a alturas estratosféricas. Sin embargo, después de que Frank Miller y David Mazzuchelli hubieran hecho historia con la descomunal saga Born Again Ann Nocenti y John Romita Jr. acabaron por hacerse cargo de la serie de Daredevil, creando otro puñado de relatos que ahora tenemos ocasión de volver a revisar.

Una vez superado el tremendo ataque que Kingpin había lanzado sobre él tras descubrir su identidad secreta, y habiendo demostrado que pese a todas las penurias era capaz de resurgir de sus cenizas y seguir propinando golpes, Matt Murdock abre una consultoría legal para ayudar a los más desfavorecidos de la ciudad de Nueva York. Ello dará pie a que se erija en máximo defensor del ciudadano medio frente a los intereses desmedidos de grandes corporaciones sin escrúpulos.

Sumergido en una nueva época más optimista –pese a que los casos a los que se enfrenta le hacen dudar de la bondad innata de los humanos–, pronto las cosas se torcerán y los manejos de Kingpin (ayudado por la pérfida María Tifoidea, una especie de nueva Elektra) provocarán que Daredevil quede al borde de la muerte, merced a una paliza a manos de unos cuantos de los nuevos enemigos que ha ido cosechando. Así es como lo encontramos al principio de este volumen.

La culpa que arrastra el justiciero de la Cocina del Infierno –ha traicionado a un ser muy querido– se mezclará con su confusión por la derrota sufrida y con los hechos acontecidos durante la saga Inferno, donde el mismísimo Mefisto se tomará el acoso al superhéroe como algo personal. Todo ello desembocará en un vagabundeo iniciático del pobre Matt por diversas localidades de Estados Unidos, tratando de expiar sus pecados y de volver a encontrar su lugar en el mundo.

La etapa de Ann Nocenti en la colección de Daredevil (entre 1986 y 1991) es siempre agradable de recuperar o bien de descubrir por vez primera, ya que nos ofrece puntos de vista que hasta la fecha prácticamente no se nos habían mostrado en los cómics. La guionista se lanza sin rubor a explorar cuestiones éticas y morales de todo tipo –las grandes multinacionales y su entorno, la manipulación genética, la contaminación del planeta, el oscuro origen de muchos de los alimentos que consumimos...–, entroncando perfectamente con la personalidad de un protagonista que se cuestiona muchas cosas, siendo capaz en ocasiones incluso de comprender las distintas posturas enfrentadas en un conflicto.

De todos modos –y para no asustar a nadie– la colección sigue siendo fiel a etapas anteriores y posteriores, mostrándonos aventuras donde un Daredevil más activista que nunca se compromete con su entorno, asistiendo a un mundo que en demasiados aspectos se muestra enfermo o incluso moribundo. Así pues, Nocenti nos enseña que los tebeos, además de entretenernos eficazmente, pueden darnos caminos hacia donde orientar nuestras reflexiones.

Por su parte, los lápices de John Romita Jr. nos muestran a un artista en un gran momento de forma, narrando con su soltura habitual y regalándonos versiones tan especiales como la de ese Mefisto que perdurará en la memoria de quienes leímos estas historias en su época.

El principal problema respecto a este volumen es que Panini ha elegido materiales correspondientes al tramo central de esta etapa de Nocenti (números 265 a 273 americanos), saltándose todo un primer segmento (desde el 248) desde donde la acción iba avanzando progresivamente, desembocando en estos hechos que aquí podemos leer. Además, el cierre de este tomo tampoco coincide con la resolución de esta saga, por lo que obviamente esperamos que en un futuro cercano podamos ver publicados los números que restan en esta interesantísima época del Hombre sin Miedo.


contactarEdición impresa