Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Odisea Cósmica Comic Digital

critica

Black Jack #6

Tezuka continúa su recorrido por los más oscuros rincones de la medicina, la vida y la condición humana

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Fue muy duro subir 100 kilos de sociópata a la cima de las torres de Gotham… Sólo por el grito ya valió la pena." Batman / Dark Knight Returns #2
ID

Odisea Cósmica

El despertar de la Anti-vida

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 03/07/2015
Odisea Cósmica
Odisea Cósmica USA - 2015
Guionista:Jim Starlin
Dibujante:Mike Mignola
Editorial:ECC Ediciones - 208 páginas - color Precio:20,50€
PUNTUACION
4,5/5

Artículos relacionados

· Batman: Gotham a luz de gas

· OGN - Thanos: La Revelación del Infinito

Tras la renovación del universo DC posterior a Crisis en Tierras Infinitas, la editorial comenzó a recuperar viejos conceptos y personajes para darles un lavado de cara e integrarlos en la remozada continuidad. En el caso de Odisea Cósmica Jim Starlin puso su punto de mira en el trabajo de Jack Kirby y la saga desarrollada por este en los años setenta conocida colectivamente como El Cuarto Mundo.


Los Nuevos Dioses, Apokolipsis, Nueva Génesis, Darkseid, Highfather, Madre Cajas, boom túneles… un cúmulo de conceptos originales trenzados en una mitología tan elaborada como fascinante que el propio Kirby no pudo concluir adecuadamente, dejando muchas cosas en el aire. Una de esas preguntas sin respuesta era la Ecuación de la Anti-vida, enigma que el villano Darkseid buscaba desentrañar a toda costa para hacerse con el control de un poder que le permitiese someter al universo. Kirby nunca pudo –¿O nunca quiso?- explicar en qué consistía exactamente, vacío aprovechado por Starlin como base de la presente historia. Las investigaciones de Metrón provocan el resurgir de la Anti-vida, revelada como un ser vivo, inteligente e incontrolable que busca devorar el universo al completo. Ante semejante amenaza Darkseid y Highfather se ven obligados a dejar lado su enfrentamiento y forjar una alianza que requiere la ayuda de héroes como Superman, Batman, el Detective Marciano, Starfire, Demon y el Green Lantern John Stewart.


Divididos en equipos para poder detener los planes de la Anti-Vida que involucran cuatro planetas diferentes, el guión de Starlin alterna inteligentemente las proezas cósmicas más espectaculares salpicadas de abundantes escenas de acción con un cuidado dibujo de los personajes protagonistas y su interacción. El roce entre el idealista Superman y el belicoso Orion y el choque entre sus métodos, las diferencias entre el prudente J'onn J'onzz y un arrogante John Stewart que se saldarán con trágicas consecuencias o el extraño pero eficaz dúo formado por Batman y Buscador (Forager) proporcionan a la miniserie sus mejores momentos. Momentos basados en escenas tan simples y demoledoras como ese diálogo final entre J'onzz y Stewart sobre la responsabilidad de ser un héroe. Algunas gotas de suspense y giros argumentales que incluyen la aparición de invitados sorpresa redondean una trama que presenta varios elementos que Starlin desarrollaría posteriormente en sus sagas del Infinito para Marvel.


El apartado gráfico recae en un Mike Mignola cuyos lápices gozan de una versatilidad y capacidad expresiva que parece haberse perdido con los años. Menos esquemático y más prolijo en detalles que el actual, el Mignola de Odisea Cósmica rompe con su tono habitual mediante un guión que le obliga a desechar la estética terrorífica a la que es tan aficionado para abrazar el tono cósmico colorido y de espacios abiertos propio de Kirby. Un reto que el creador de Hellboy cumple con nota sin renunciar a su propio estilo, consiguiendo llevarse la obra a su terreno en su visión de personajes como Darkseid y pasajes como los ambientados en las alcantarillas de Gotham.


El resultado en un cómic redondo que demuestra que se pueden contar historias de superhéroes a escala épica sin alargar inútilmente la trama más de lo necesario ni rebajarla con cruces innecesarios con cabeceras ajenas. Una historia que respeta la tradición y la lleva un paso más allá de manera inteligente. Un cómic de los crean afición y que provoca las ganas de volver a sumergirse entre sus páginas cada cierto tiempo. Que casi tres décadas después de su publicación sus virtudes se mantengan tan frescas como el primer día lo dice todo de una obra ineludible para cualquier lector del género que se precie.


contactarEdición impresa