Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Misterios de un Asesinato Comic Digital

critica

Batman: Condenado

¿Ha ido el Caballero Oscuro demasiado lejos?

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Bruce, mañana está a sólo un sueño de distancia." Thomas Wayne / Detective Comics #2
ID

Misterios de un Asesinato

… Y en el Cielo hubo un asesinato y un Ángel tuvo que investigarlo

Un artículo de Javier Jiménez Jiménez - Introducido el 25/09/2015
Misterios de un Asesinato
Misterios de un Asesinato USA - 2015
Guionista:P. Craig Russell, Neil Gaiman
Dibujante:P. Craig Russell
Editorial:ECC Ediciones - 112 páginas - color Precio:13,50€
PUNTUACION
4/5

P. Craig Russell se ha convertido en una especie de adaptador oficial de relatos y novelas de Neil Gaiman al noveno arte. Quizás me haya adelantado, así que quedaos esa frase en la cabeza y permitidme que os hable un poco de este increíble artista. Este licenciado en pintura comenzó su idilio con el arte secuencial en la mismísima Marvel con obras como Killraven o Dr. Extraño. Poco después y gracias a su personal estilo, Russell derivó sus lápices hacia adaptaciones de clásicos de la literatura, entre los que destacan Elric, Fairy Tales of Oscar Wilde o El Libro de la Selva, aunque también tuvo tiempo para el gran público con títulos del género superheroico y televisivo –Star Wars, Buffy, Hellboy… Todo eso antes de realizar la que el define como su obra magna El Anillo de los Nibelungos (Planeta Cómics), traslación del ciclo de óperas épicas de Richard Wagner al arte secuencial que, en manos de Russell, se convierte en una epopeya enorme y fantástica que nadie debería perderse.

Una colaboración muy provechosa



Sería en los noventa cuando trabajara por primera vez con Neil Gaiman dentro de la legendaria colección Sandman. Ambos autores se unirían para su quincuagésimo número en una historia titulada Ramadán, que se convertiría instantáneamente en un éxito insuperable de público y crítica que cimentaría una relación profesional y personal que se prolonga hasta la actualidad. El exquisitamente recargado dibujo, la elegancia del trazo y las inquietudes artísticas de Russell casaban a la perfección con los mundos imaginados por Gaiman, lo que los llevó a colaborar de nuevo en el episodio Muerte en Venecia de la novela gráfica Noches Eternas.


Y esa unión creativa nos devuelve a la primera frase de esta crítica. En los últimos años, el dibujante ha encontrado en la obra de Gaiman una puerta a su universo interno en la que ha podido desarrollar su magnífica capacidad narrativa e intereses creativos. Títulos tan reseñables como Sandman: Los Cazadores de Sueños (ECC Ediciones) o El Libro del Cementerio (Roca Editorial) –adaptación esta última de la novela de Gaiman en la que Russell es dibujante y guionista al servicio de otros excelentes artistas como Kevin Nowlan, Scott Hampton, David Lafuente, Tony Harris o Jill Tompson- han surgido de ese interés del artista por adentrarse en las fantasías del escritor y narrar en un nuevo medio sus mágicas creaciones.

Asesinatos angelicales y misterios celestiales



Curiosamente, la obra que nos ocupa supuso el primer acercamiento de Russell como autor completo al universo del escritor de Sandman. Nacido como relato en la antología Humo y Espejos (Norma Editorial) para transmutarse más tarde en obra radiofónica, la historia nos presenta a un hombre que se ve atrapado en Los Ángeles sin poder volver a su Inglaterra natal debido a las inclemencias del tiempo propias de la temporada navideña. Por supuesto, la navidad en un lugar como L.A, difiere mucho de esa estampa fría y hogareña que todos los europeos tenemos en mente, aunque el destino llevará a este personaje a retomar el contacto con una antigua amante que vive en la ciudad y a entablar conversación con un extraño sujeto que le narrará una de las historias más grandes jamás contadas: la del primer asesinato en la Ciudad de Plata, hogar de los míticos ángeles.


Bajo esta premisa, el autor desarrolla un misterio que nos adentrará en el comienzo de los tiempos, en una era donde los querubes se encargaban de crear todo aquello que definiría nuestro universo y nuestra humanidad. La construcción de nuestra realidad sirve de telón de fondo para este estudio de todo aquello que nos hace humanos, de la importancia y peligros de las emociones en estado puro y de los secretos que nuestra mente puede llegar a albergar.

Sin embargo, como su propio nombre indica, Russell plantea la narración como una sucesión de misterios en el que nada es exactamente lo que parece, un juego de espejos que nos adentrará en una experiencia en la que cada descubrimiento nos lleva a un nuevo enigma. El autor plantea su narración como una concatenación de pistas con la que guiar al lector hasta su inesperado desenlace, obligándonos a estar siempre atentos a las innumerables señales con las que el dibujante salpica sus páginas.

Misterios de una adaptación



La edición de ECC se complementa con una sección de extras que se convierte en uno de los hallazgos del tomo. El excitante recorrido por el proceso creativo de Russell nos lleva a descubrir nuevas capas bajo cada una de las viñetas de la obra, obligándonos a volver una y otra vez al relato original para reinterpretar lo que creíamos haber leído.


Esta obligatoria segunda lectura –creedme, no podréis evitarla si os acercáis al anexo referido- es lo que define por completo esta obra ya que nos permitirá profundizar por completo en el mundo conjunto de Gaiman y Russell y en la realidad de este Misterios de un Asesinato que contiene pistas y dobles sentidos en cada una de sus páginas y en la que hasta el título –más en su versión orinal que en la traducción al español- nos hará ver los sucesos narrados de manera diferentes una vez finalicemos su lectura.


contactarEdición impresa