Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Marvel Saga #76 - Daredevil #21: El Retorno del Rey Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Eres el mayor martillo del mundo. Pero un martillo puede usarse para abrir cabezas o construir casas." Starbrand / New Universal #4
ID

Marvel Saga #76 - Daredevil #21: El Retorno del Rey

Ed Brubaker concluye su magistral etapa en la serie del Hombre sin Miedo

Un artículo de Mario de Olivera - Introducido el 19/05/2019
Marvel Saga #76 - Daredevil #21: El Retorno del Rey
Marvel Saga #76 - Daredevil #21: El Retorno del Rey USA - 2019
Guionista:Ed Brubaker
Dibujante:David Aja, Michael Lark
Editorial:Panini Cómics - 176 páginas - color Precio:19,00€
PUNTUACION
4/5

Artículos relacionados

· Marvel Saga #58 - El Castigador #12: El Fin

· Marvel Saga #59 - El Asombroso Spiderman #27: El Desafío - Muda

· Marvel Saga #60 - Daredevil #17: Al Diablo lo que es del Diablo

Ya en las primeras reseñas de este Marvel Saga dedicado al Daredevil de Ed Brubaker comentamos la dificultad añadida de “heredar” al personaje directamente de las manos de Brian Michael Bendis, y no sólo por la valía del trabajo de Bendis, con el que siempre se la compara en términos de calidad, sino porque el magistral final de dicha etapa dejaba al personaje con su identidad civil expuesta y, por si eso fuera poco, encarcelado. Brubaker supo sacar provecho a ambas circunstancias para conseguir una etapa tan buena o, en opinión de algunos, incluso superior a la anterior y, encima, continuista con todo lo que se había escrito a la fecha sobre el personaje, lo que le da un valor añadido frente al camino fácil del reseteo y la reinterpretación que muchos autores eligen al enfrentarse por vez primera a un personaje.


Nada sabíamos de Wilson Fisk desde que Bendis fuese guionista de la serie, por lo que su regreso significa tener que ponernos al día con lo sucedido al rey del crimen mientras Daredevil lograba probar su inocencia para salir de la cárcel, o enfrentarse a Lady Bullseye, por citar tan sólo dos momentos de esta brillante etapa que ahora concluye. Perdido en mitad de España es donde le encontraremos, y aunque no daremos más detalles para mantener la sorpresa, os diremos que se trata de número magníficamente dibujado por nuestro compatriota David Aja, que daba un pequeño descanso a Michael Lark a los lápices. Aunque no sé si el encargo a Aja fue causalidad o no, el caso es que buena parte del fantástico trabajo del artista al ilustrar Finisterre, puede deberse a que es un territorio que conoce bien el dibujante.


El regreso a Nueva York de Kingpin coincidirá con el enfrentamiento de Lady Bullseye y La Mano contra Daredevil, haciendo confluir así las tramas abiertas hasta la fecha por Brubaker desde su llegada y, sobre todo, en el tomo anterior. A partir de aquí comenzará un peligroso juego de alianzas en el que no tendremos claras las intenciones de Kingpin hasta el final, siendo este desenlace la clave no sólo de la actual etapa, sino de la que vendrá a continuación de la mano de Andy Diggle. El final de la saga coincidió en Estados Unidos con una de esas renumeraciones que reciben las colecciones más longevas de vez en cuando y que, en este caso, volvía a su numeración original para sumar quinientas entregas de la serie del abogado ciego. Este número celebraba la marcha de Brubaker e incluía la participación de Ann Nocenti en una historia corta, haciendo un merecido homenaje a otra de las guionistas que han ayudado a definir al cuernecitos a lo largo de su historia.


Si todo son elogios hacia Ed Brubaker, no podemos decir menos de Michael Lark, quien le acompaña a los lápices en casi todas las entregas. El arte de Lark encaja a la perfección con los guiones de Brubaker, dotando a la historia de una atmósfera única e irrepetible, en la que ninjas y asesinos se mueven con soltura, que aporta mucho al conjunto final. A la espera de que Diggle aterrice en la próxima entrega de Marvel Saga, que nos llevará directamente a Tierra de Sombras, sólo cabe cerrar con un balance muy positivo la estancia de Brubaker como guionista de la serie, a la que ha llevado a niveles de calidad comparables con los de Frank Miller o el propio Bendis.


contactarEdición impresa