Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Saga: Capítulo Nueve Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Bajo el traje... bajo la piel... soy un animal. Y no se puede confiar en mí." Lobezno / Lobezno Origen #5
ID

Saga: Capítulo Nueve

Llegamos al ecuador de la imprescindible serie de Vaughan y Staples

Un artículo de José María Pérez Cuajares - Introducido el 27/10/2019
Saga: Capítulo Nueve
Saga: Capítulo Nueve USA - 2019
Guionista:Brian K Vaughan
Dibujante:Fiona Staples
Editorial:Planeta Cómics - 152 páginas - color Precio:16,95€
PUNTUACION
4,5/5
AVISO: Éste artículo contiene posibles spoilers. En él se revelan aspectos argumentales que el lector podría preferir descubir por sí mismo.

Artículos relacionados

· Saga: Capítulo Uno

· Y: El Último Hombre - Libro Uno

· Ex Machina #1: Estado de Emergencia

Creo que no sorprendo a nadie si afirmo que Brian K Vaughan es uno de los mejores guionistas de los que podemos disfrutar en la actualidad. Hace ya más tiempo del que me gustaría reconocer, me encontraba en una de esas etapas de letargo lector, en los que compras y lees casi por inercia, cuando cayó en mis manos el primer tomo de Y: El Último Hombre, lo que rápidamente me devolvió las ganas de esperar el siguiente tomo con desesperación. Luego vino Ex Machina y, de nuevo, la sensación de que al neoyorkino aún le quedaba mucho por contar en el noveno arte. Años después se lanzaba Saga, a la quedé irremediablemente enganchado en sus primeras entregas y que, a pesar de haber superado la cincuentena, sigo encontrando tan interesante y fresca como el primer día. Sin embargo, la fama parece haberle jugado una mala pasada a la colección, y es que tras varios años de premios y reconocimiento de crítica y lectores parecen haber servido para afilar el lápiz (figurado, por supuesto) de los medios, que no han dudado en sugerir que los mejores números de Saga ya habían visto la luz y que la serie languidecía mes a mes, presa de una preocupante falta de creatividad.


Nada más lejos de la realidad. La serie, que con el tomo que ahora nos llega alcanza su entrega número 54, sigue siendo un hervidero de buenas ideas, un cóctel perfecto en el que caben hasta llamadas de atención sobre nuestra sociedad actual, discretamente camufladas bajo la forma de interminables razas alienígenas. En este noveno tomo volvemos a encontrarnos con la familia al completo, después de muchas entregas en las que Marko y Alana se separaban, y buscaban a su hija Hazel por todos los confines del universo. Sin embargo, tanta felicidad no es buena y, sin desvelar ningún giro de este tomo, quizás sólo se trate de un oasis antes de que las cosas se compliquen como no lo han hecho hasta la fecha.


Volviendo al tema de la aparente falta de chispa de la serie en los últimos tiempos, Vaughan y Fiona Staples han decidido que quieren detener la marcha antes de que comenzar la segunda mitad de la serie, que por lo tanto finalizaría en la entrega 108. Así, para descansar y volver con nuevas ideas a una colección que siempre se ha caracterizado por lo inesperado de sus planteamientos, han asegurado que el parón entre tomos, después de esta novena entrega, será de al menos un año. Un precio pequeño si tenemos en cuenta que a su vuelta, nos queda disfrutar aún de su segunda mitad. El arco que incluye este tomo se centra en los medios de comunicación, con una pareja de paparazzi que entran directamente en la lista de grandes personajes creados por Vaughan, y en la que las fake news y su repercusión mediática casi instantánea se muestra tan real como en los telediarios. Si a esto le sumamos las incontables tramas que ahora confluyen, como las de Príncipe Robot IV y su hijo, Ianthe o La Voluntad, sabemos que el final que se avecina será tan impactante como impredecible.


Staples sigue dejándonos grandes momentos, en su diseño de personajes, en sus increíblemente bellos escenarios, y en esos momentos en familia que nos ponen los pelos de punta, sobre todo cuando lleguemos a la página final del tomo y nos quedemos estupefactos con uno de los mayores y mejores cliffhangers con el que Vaughan nos haya hecho sufrir. Ahora que vamos a disponer de tiempo extra, quizás sea el momento de hacer una buena relectura de la colección al completo y de lo que ha dado de sí esta primera mitad.


contactarEdición impresa