Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Noviembre Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Practico para decirte adiós" Bleach
ID

Noviembre

Matt Fraction y Elsa Charretier se sacan de la manga el thriller neo-noir

Un artículo de Javier Jiménez Jiménez - Introducido el 23/01/2022
Noviembre
Noviembre USA - 2021
Guionista:Matt Fraction
Dibujante:Elsa Charretier
Editorial:ECC Ediciones - 320 páginas - color Precio:33,00€
PUNTUACION
5/5
Etiquetas: Noviembre / / / / DC COMICS / Drama / Drama / Suspense /

Artículos relacionados

· Marvel Omnibus - Fundación Futuro de Matt Fraction y Mike Allred

· Marvel Integral: Ojo de Halcón de Matt Fraction y David Aja

· Criminal Vol. 6: La última de las inocentes

Existe una sensación inigualable para los lectores de cómics nacida de descubrir una obra inesperada que se cuela entre sus lecturas imprescindibles sin apenas aviso o antelación. Es complicado que esto ocurra en los tiempos que nos ha tocado vivir, continuamente bombardeados por noticias, adelantos o los desquiciantes spoilers de miles de páginas webs, redes sociales o medios luchando por conseguir clicks y anteponiendo cualquier subida en su número de visitas al respeto por el cómic o sus lectores.

Además, resulta bastante curioso que contando con los guiones de un autor tan celebrado como Matt Fraction, la obra que nos ocupa haya sido capaz de volar por debajo del radar y no convertirse instantáneamente en una de las propuestas más publicitadas y celebradas del último año por todos los medios, webs y especialistas del sector. Y, sin embargo, creo que esta situación ha beneficiado al título y lo ha convertido definitivamente en esa definitoria lectura a la que llegas de manera distraída y, antes de que te des cuenta, te ha dado una paliza, metido en el maletero de tu coche y llevado a los más oscuro rincones del mejor relato noir a este lado de las propuestas del tándem formado por Ed Brubaker y Sean Phillips.


Fraction nos presenta la historia de tres mujeres condenadas a cruzar sus destinos en una funesta noche que pondrá en jaque sus convicciones, secretos y vidas. El autor va tejiendo un complicado tapiz repleto de saltos temporales, elipsis narrativas y constricción visual que nos muestra la rapidez con la que el ser humano es capaz de aceptar sus más bajos instintos y olvidar sus valores principales para asegurar su supervivencia en la opresiva sociedad en la que vivimos.

El escritor define perfectamente a sus personajes gracias a su capacidad para mostrarnos sus defectos -y cualidades, aunque estén escondidas tras esa pátina de apatía, egoísmo y soledad que la falta de futuro otorga a nuestras existencias- consiguiendo desgarradores escenas repletas de emoción y momentos determinantes en la narración de esta compleja trama de corrupción policial, vidas desgarradas y sueños rotos.


Nada de esto sería posible sin el espectacular trabajo de Elsa Charretier que consigue dotar a la obra de una emoción apabullante gracias a su estilo cercano a autores como Darwyn Cooke, Becky Cloonan, Bruce Timm o el mismísimo David Mazzuccheli. Su elegante trazo unido a un grueso entintado propio consigue transmitirnos la intensa emoción de las escenas y sumergirnos en el sufrimiento de los personajes que pueblan este violento universo.

La dibujante opta por una composición de página en torno al número 12 ya que, según la propia artista, este número tiene un importante significado en múltiples campos que abarcan desde las matemáticas a los deportes. Charretier compone cada una de sus láminas con este número en mente, consiguiendo transmitirnos esa sensación de estar asistiendo a la narración tras una reja que simboliza la celeridad en que nuestras vidas quedan atrapadas por la conformidad, condición o rutinas.


De esta manera, Charretier consigue acelerar el relato en las escenas de acción o ralentizarlo de manera brillante en escenas como la narración de los eventos que han arrastrado a Dee a su existencia actual, la infancia de Emma-Rose que define perfectamente la persona que es ahora o la conversación telefónica entre Kay y su novia, que se convierte en uno de los más increíbles momentos del título gracias a su emotividad y expresión corporal.

No podemos terminar esta reseña sin mencionar el excelente trabajo de los demás implicados en Noviembre: el salvaje colorista Matt Hollingsworth, la rotulación de Kurt Ankeny o el brutal diseño del imprescindible Rian Hughes -y, creedme, si no sabéis quien es este último, corred a vuestra librería y conseguid el libro Logo-A-Gogo, un increíble recorrido por el trabajo de una de las figuras indispensables del cómic de los últimos años- que consigue dar un aspecto único a una de las lecturas de la década.

En resumen, haceos un favor y no os perdáis Noviembre.


contactarEdición impresa