Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Noches de Zipango Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Y mientras Namor tolera muy poco los retardos... Yo por ti, Susan, esperaría eternamente." Namor a Susan Storm / 4 Fantásticos #588
ID

Noches de Zipango

Terror japonés con muy mala baba.

Un artículo de Samu González - Introducido el 05/03/2010
Noches de Zipango
Noches de Zipango Japón - 2009
Guionista:Hideshi Hino
Dibujante:Hideshi Hino
Editorial:La Cúpula - 172 páginas - bn Precio:10, 95
PUNTUACION
4/5
La Cúpula continúa con la edición de las obras del maestro del terror japonés Hideshi Hino y, tras la malrrollista ‘El Hijo del diablo’, nos sorprenden con una nueva antología que incluye varias historias que cortan la respiración y dejan un enorme malestar en el cuerpo.

El terror es un género que, bien tratado, sirve para la reflexión y la crítica. Hay autores que crean imágenes impactantes y grotescas, efectivas pero vacías de contenido, cuyo único fin es que el corazón del lector de un vuelco y a su vez, pase un buen rato. Hideshi Hino, en cambio, es uno de esos creadores que, forjado desde los años setenta, sabe cómo retorcer la conciencia de los amantes de sus historias. Peculiar a la hora de llevarnos en su paranoia personal, su estilo propio, que se encuentra anclado en el manga clásico, y sus altas dosis de cinismo ponen al espectador a la defensiva nada más poner sus manos sobre este tomo.

Noches de Zipango’ es una correctísima colección de historias de terror que harán que las tripas de los lectores sufran más de una arcada. El tomo incluye todos los elementos repulsivos que una obra del género exige: familias disfuncionales, niños retrasados, mutaciones, demonios, particulares y retorcidas versiones de ‘La Metamorfosis’ de Kafka, madres desorientadas, sesos, tripas, mutilaciones y amputaciones. El maestro Hideshi Hino no se corta un pelo cuando entra en materia. Gracias a su estilo clásico y caricaturesco, las historias son aún más impactantes que si se hubiesen realizado bajo otro registro. El receptor de los relatos es quien pone la imagen final, transformando el garabato mostrenco del autor en una imagen repulsiva que, por lo menos en dos de las historias del volumen, puede hacer que alguno deje la obra para otra ocasión.

Es una suerte que el género cuente con el talento de este autor, del que podemos disfrutar de gran parte de sus obras. Talentoso y malrollista, Hideshi Hino es un bofetón a la cotidianeidad. Agarra la anécdota más mundana y la retuerce hasta convertirla en un cuento grotesco. Tras la lectura de a obra queda tomar aire y reflexionar sobre algunos de los mensajes lanzados. La otra parte del tiempo se puede dedicar en recrearse una y otra vez en las impactantes páginas de este manga.


contactarEdición impresa