Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Patrulla Condenada: Nada Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Cuanto menos ropa tenemos, más nos acercamos al aspecto que teníamos cuando llegamos a este mundo. Nuestros cuerpos no tienen clases sociales." Las Serpientes Ciegas
ID

La Patrulla Condenada: Nada

Concluye una de las últimas series imprescindibles de DC Cómics

Un artículo de Mario de Olivera - Introducido el 06/07/2019
La Patrulla Condenada: Nada
La Patrulla Condenada: Nada USA - 2019
Guionista:Gerard Way, Jeremy Lambert
Dibujante:Dan McDaid, Michael Allred, Nick Derington
Editorial:ECC Ediciones - 168 páginas - color Precio:15,95€
PUNTUACION
4,5/5

Ahora que muchos han conocido a La Patrulla Condenada gracias a la serie de tv, es el momento perfecto para engancharse a sus aventuras en formato papel. Y como bien sabrán los seguidores de esta web, nuestro primer impulso sería recomendarles fervientemente los tomos en los que ECC ha recopilado la etapa de Grant Morrison como guionista de la serie, todo un festival lisérgico y fascinante que demostraba hace ya décadas que los límites del noveno arte nunca han existido, y que sólo se necesita un guionista talentoso para dejarnos una de las propuestas más innovadoras y recordadas de toda la historia del ahora extinto sello Vértigo. El paso de los años parecía dejar claro que las nuevas generaciones de lectores no iban a tener la suerte de contar con su propia Patrulla Condenada, ya que los sucesivos intentos de reinventar la serie, algunos a manos de creadores tan solventes como John Byrne, se quedaron a medias y no llegaron a hacer mella en los lectores más jóvenes, ávidos de nuevas experiencias.


Sin embargo, arropado por el nuevo sello Young Animal, una suerte de Vértigo más moderno y dirigido a un público juvenil, hacía su aparición la nueva Patrulla Condenada, de la mano de Gerard Way, cantante reconvertido en guionista, que había probado suerte en esto de los grupos alternativos de superhéroes con The Umbrella Academy, se hacía ahora con los mandos de la colección, acompañado del arte sencillo e irresistible de Nick Derington, para darles a esos nuevos lectores una ración de esquizofrenia y psicodelia dosificada en forma de viñetas. Ya en el primer tomo quedaba claro que Way no trataba de romper con lo que los anteriores guionistas habían propuesta y, por el contrario, casi parecía una continuación algo tardía de la etapa de Morrison, con alguna nueva aportación en cuanto a personajes, pero manteniendo la mayor parte del casting original y el estilo y el tono de que todo vale que ya tenían las primeras entregas de la mítica etapa.


A Crazy Jane, Robotman y Flex Mentallo se unía ahora Casey Brinke, que sin duda Way utilizaba como entrada para los nuevos lectores de la serie, al tiempo que los veteranos quedábamos maravillados por lo innovador de la propuesta y el magnífico sabor de boca que nos dejaba la serie en sus primeras seis entregas. La segunda mitad se retrasó más de lo deseado, seguramente por la apretada agenda de Gerard Way, inmerso en adaptaciones televisivas de sus creaciones, conciertos y demás proyectos pero, a cambio, su desenlace llegaba además acompañado de una macrosaga, pasada por el filtro de Vértigo y Young Animal, llamada Las Guerras Lácteas, que también podéis disfrutar ya en nuestro país, al haber sido publicada de forma independiente, ya que se trataba de especiales de las series y no de una saga dentro de la numeración original.


Este segundo tomo se abre con un número titulado Hacia el Escasoverso, toda juna declaración de intenciones sobre lo que vendrá luego, centrado en el reencuentro con el profesor Niles Caulder y, encima, dibujado por Mike Allred. A continuación se irán alternando las subtramas de lo que nos llevará a la conclusión de esta docena de magníficos números, la llegada a los supermercados de M!3RD@, un producto que automáticamente hará que todo sea mejor, la familia Reynolds, la vuelta del Señor Nadie, otro claro homenaje a Morrison y su legado, o el gato desparecido de Casey, una de las historias más desquiciadas del tomo. En estos casos es mejor desvelar poco para que la lectura sea tan sorpresiva como sea posible. Por eso os recomiendo que lo antes posible os hagáis con este tomo, y con el anterior si aún no lo habéis hecho, y disfrutéis de una de las más sugerentes propuestas en forma de cómic que nos han llegado en los últimos años.


contactarEdición impresa