Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía - Moonshadow: Fantasía literaria ilustrada Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"'Te odio'. 'Bien. El odio es mejor que el amor. Los amantes pueden traicionarte, pero los enemigos nunca te abandonan'. " Linda Danvers a Buzz / Supergirl #1
ID

La Atalaya del Vigía - Moonshadow: Fantasía literaria ilustrada

La ansiada obra de culto de los ochenta se edita finalmente en España

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 04/07/2020
La Atalaya del Vigía - Moonshadow: Fantasía literaria ilustrada

Treinta y cuatro años después de su creación Moonshadow se publica por primera vez en España. Un título que arrastraba una reputación de emblemático e innovador dentro del cómic USA que se veía acrecentada para los lectores de nuestro país debido a su condición de obra inexplicablemente inédita. Una deuda editorial pendiente que acaba de ser subsanada por Panini Comics gracias a una flamante edición que recopila la serie en su integridad.

Moonshadow nació como un proyecto personal que su guionista J.M. DeMatteis ambicionaba llevar a cabo desde sus inicios como escritor de cómics pero cuyas características no parecían casar dentro del omnipresente género superheroico que había cultivado hasta la fecha. No fue hasta 1985 cuando Marvel finalmente le permitió darle salida a través de Epic Comics, sello editorial que no sólo gozaba de una mayor libertad creativa a la hora de abordar otro tipo de géneros, sino que también permitía a sus autores conservar los derechos sobre sus creaciones. Pero ¿qué es exactamente Moonshadow?


Planificada como una serie de doce números, Moonshadow cuenta la historia de su personaje titular, un peculiar adolescente cuya madre, una hippie apodada “Girasol”, fue raptada y embarazada en los años sesenta por un extraño ente extraterreste con forma de esfera brillante y rostro sonriente perteneciente a una caprichosa raza conocida como los G´L-Doses. Enviada a un extraño zoo espacial donde los G´L-Doses encierran a criaturas traídas de todos los lugares del universo, Moonshadow nace y crece en dicha prisión criado por su madre y con su gato Frodo y un peludo, bebedor, vicioso y cascarrabias alienígena llamado Ira como únicos amigos. Criado en total aislamiento y con una extensa biblioteca de libros de la Tierra como única ventana al mundo exterior, la vida del protagonista da un vuelco cuando al cumplir quince años su padre reaparece y le expulsa del zoo alienígena sin explicación alguna, dando inicio a un extraño viaje que le llevará a correr toda clase de aventuras en extraños mundos con individuos aun más extraños mientras crece y madura como persona.


Narrada en forma de recuerdo por la versión ya anciana del protagonista, Moonshadow es una historia sobre el descubrimiento vital y el camino de la juventud a la madurez disfrazado de epopeya fantástica con toques de ciencia ficción. Definida ya desde sus portadas con el eslogan “un cuento de hadas para mayores”, el argumento tejido por DeMatteis incluye una fuerte carga de simbolismo y filosofía sobre las grandes cuestiones de la vida. Mediante las desventuras del joven Moon, su gato y el irascible Ira (que ejerce el papel de peculiar y no siempre bienintencionada conciencia del protagonista), el guión toca temas como la muerte y su aceptación, la guerra y sus consecuencias, la política y la corrupción del poder, el amor y sus vertientes física y espiritual o la religión y la manipulación de la fe. Todo ello embutido en un traje de fantasía y aventuras a rato psicodélicas y con no pocas dosis de humor negro que recuerdan en su formato aparentemente inocente a clásicos infantiles como El Principito de Antoine de Saint-Exupery o el Little Nemo de Windsor McCay.


Porque otra de las peculiaridades de la obra es su marcado poso literario. Partiendo de la idea de que el protagonista es un voraz lector que ha formado su visión inicial del mundo a partir de la lectura de los grandes clásicos de la escritura, DeMatteis distribuye a lo largo de la historia referencias directas a escritores tan influyentes (y distintos entre sí) como L. Frank Baum, William Butler Yeats, J.R.R. Tolkien, J.M. Barrie, R. L. Stevenson, Henry Miller o Fiodor Dostoievski entre otros hasta el punto de citar literalmente pasajes de sus respectivas obras a través del anciano narrador. Referencias que sin embargo van mucho más allá de la mera cita culterana siendo hábilmente destiladas de forma personal a lo largo la trama.

Y es que pese a su condición de obra gráfica Moonshadow es una historia profundamente literaria, con grandes bloques de textos (los tradicionales diálogos entre personajes en forma de bocadillos son casi circunstanciales) mediante los que DeMatteis desarrolla un tono intimista cercano al monólogo interior. Sin embargo, y aunque a priori esto pueda parecer un obstáculo, ello no entorpece la simbiosis entre texto y dibujo pues, pese a la gran abundancia de lo primero, en ningún momento la lectura se hace excesivamente recargada o da la sensación de ir por camino separado. De hecho la narración fluye sin problemas dentro de los esquemas habituales del medio del cómic complementándose con las llamativas ilustraciones de John Jay Muth.
Dichas ilustraciones constituyen asimismo otro de los puntos fuertes de la obra, siendo Moonshadow una obra pionera dentro del cómic USA al ser de las primeras (sino la primera) que se atrevió a dejar de lado el dibujo a lápiz y tinta tradicional del medio y apostar por técnicas pictóricas a la hora de ilustrar un cómic. Muth (al que durante un par de números sustituyen otros compañeros de la academia de bellas artes como Kent Williams y George Pratt) aborda las paginas con un estilo cambiante que va del boceto cercano a la caricatura al hiperrealismo más detallado según lo demande el tono de la historia en cada momento, utilizando diferentes técnicas como óleo y acuarela para el coloreado con idéntico criterio. Detalle que refuerza el tono onírico de la narración mediante la abstracción de fondos, logrando además evitar en lo posible el estatismo en el que suelen caer la mayoría de “cómics pictóricos”.


Rematando la narración con un desenlace un tanto críptico (una crítica que el propio DeMatteis asume hasta el punto de ponerla en boca del propio protagonista), Moonshadow fue celebrada como una obra de culto instantáneo que contribuyó al salto del cómic USA de aquel momento hacia un estilo más adulto y sofisticado liderado por obras como Maus, Watchmen o El Regreso del Caballero Oscuro. También abrió la puerta a una concepción visual más ambiciosa del medio sobre la que el mismo DeMatteis insistiría en obras posteriores como Blood: Un Relato Sangriento y Mercy, aunque con resultados más discutibles. La reputación de Moonsahdow sería tal que una década después de su conclusión le proporcionaría una segunda vida editorial cuando en 1994 fue reeditada por DC Comics dentro del sello Vertigo luciendo nuevas portadas.

Este revival culminó cuando DeMatteis y Muth volvieron a reunirse en 1997 para la publicación de Adiós, Moonshadow, un especial que servía a modo de epílogo a la miniserie original narrando (esta vez en formato prosa acompañada por ilustraciones a toda página separadas) las vivencias del protagonista que iban desde el final original hasta alcanzar a la envejecida versión de sí mismo que ejercía como narrador. Recopilada bajo el titulo de The Complete Moonshadow, esta versión quedaría posteriormente descatalogada durante más de una década hasta que en 2019 fue reeditada por Dark Horse, siendo esta última edición la que finalmente ha llegado a España tras décadas de espera. Una espera que se revela como merecida pues mas allá de su valor histórico, su lectura a día de hoy sigue siendo tan estimulante y sorprendente como suponemos lo fue en el momento de su creación.


contactarEdición impresa