Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía - Amor Loco: Mucho más que dibujos animados Comic Digital

critica

Pulp

Brubaker y Philips nos regalan otra obra maestra

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"'Estaré fuera volándome los sesos, General Furia'. 'Procure no salpicar'." (Carol Danvers y Nick Furia / Special Ultimates & Ul. X-Men #4)
ID

La Atalaya del Vigía - Amor Loco: Mucho más que dibujos animados

Analizamos una obra esencial en la mitología del Hombre Murciélago

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 01/08/2021
La Atalaya del Vigía - Amor Loco: Mucho más que dibujos animados

Artículos relacionados

· Universo Batman

· Harley Quinn: Temporada Completa – Las Pruebas de Harley Quinn

· Joker: Sonrisa Asesina

El lanzamiento de una nueva edición (la tercera bajo el auspicio de ECC Ediciones) de Batman: Amor Loco pone de manifiesto la importancia de un cómic que, desde sus humildes mimbres como producto de merchandising de una serie de animación, ha ido creciendo en apreciación crítica e influencia hasta ser considerada una de las grandes historia de la mitología del Hombre Murciélago. Una historia señera que asimismo supuso la piedra de toque para Harley Quinn, personaje cuya popularidad la ha convertido en un icono pop que trasciende el medio de la viñeta.

Creación original del guionista Paul Dini y el dibujante Bruce Timm para la serie televisiva Batman: The Animated Series (Warner, 1992-1995), Harley Quinn, ayudante e interés romántico del Joker, pronto se convirtió en uno de los más populares entre los espectadores a la altura de los nombres más consagrados de la galería de villanos del vigilante de Gotham. Su atractivo diseño gráfico basado en la tradición teatral del Renacimiento y la carismática aportación de Arleen Sorkin, la actriz encargada de ponerle voz, dieron vida propia a lo que inicialmente era un personaje pensado para un único episodio. Conscientes de su inesperado hallazgo, Dini y Timm no dudaron en convertir a la perturbada arlequina en un personaje recurrente. Algo que tendría su reflejo en The Batman Adventures, cómic original basado en la susodicha serie animada. Fue en dicha cabecera, apenas un año después de su debut, cuando los propios Dini y Timm decidieron ponerse en serio con su creación mediante una historia centrada en Harley que desvelase sus orígenes y ahondase en su inestable personalidad.


Publicado como un especial fuera de la numeración regular en 1994, Amor Loco narra vía flashback el origen de la villana mostrando como Harleen Quinzel, una ambiciosa psiquiatra carente de escrúpulos, busca la fama realizando un estudio sobre el enigmático Joker solo para acabar cayendo en las manipuladoras redes de este. Una trama que se alterna con otra presente donde, para intentar ganarse el aprecio del villano, la ya delincuente Harley consigue poner a Batman contra la cuerdas obteniendo un resultado distinto al esperado. Como ya sucedía en La Broma Asesina (cómic con el que Amor Loco tiene varias concomitancias), el teórico protagonismo de Batman queda relegado a un segundo plano ante el retrato de la psique del villano forjada como resultado de un pasado traumático. Y pese a toda la acción e intriga contenidas en la trama, el verdadero peso de la historia se centra en el drama de ver como una mujer no precisamente ignorante ni inocente acaba siendo consumida por una relación tóxica con un psicópata manipulador. Un trasfondo que rompe con la idea que a priori se asocia con un producto teóricamente diseñado para una audiencia infantil.


Lo cierto es que pese a detalles de humor absurdo -la trampa mortal a la que es sometido Batman, consistente en ser arrojado a un tanque de pirañas (sic)- y una amable estética cartoon de trazo limpio, formas suaves y colores claros, la lectura de Amor Loco transmite una sensación de tensión e incomodidad manifiesta en escenas como aquella donde un enojado Joker empuja a Harley por una ventana molesto porque ella (y no él) haya conseguido derrotar a Batman. O esos flashbacks que describen como mediante manipuladoras historias sobre su pasado el villano somete a la psiquiatra, anulando su personalidad y convirtiéndola en un títere. Asimismo el patetismo de la protagonista, que en un momento dado parece alcanzar un “momento de claridad” que tristemente se esfuma en el desenlace, resulta enternecedor pese a que en ningún momento se disculpen sus actos ni se justifiquen sus carencias como persona. De tratarse de un cómic independiente, con anónimos personajes realistas vestidos de calle y sin un trasfondo comercial, la efectividad dramática de esta historia no sería mayor ni su subtexto oculto bajo mallas y capas resultaría menos inquietante.


Y si el guión de Dini trasciende el mero entretenimiento infantil y la condición de merchandising de una serie animada, el dibujo de Timm no se queda atrás. Es fácil quedarse embobado con la expresividad de los personajes, su impactante diseño o la estilizada y engañosamente simple estética de las ilustraciones. Pero eso sería ignorar la capacidad como narrador secuencial de Timm, que aquí opta por una planificación de página de nueve viñetas que va alterando conforme el ritmo de la historia se lo pide. Paginas como las que muestran la fuga del Joker orquestada por Harley o la pelea con Batman sobre un tren, basadas en la pura narración visual sin diálogos ni bloques de texto, se dan la mano en un todo indisoluble con splash pages como la primera aparición de la villana con su disfraz; con largas escenas de diálogos donde cada viñeta imprime dinamismo utilizando diferentes ángulos; o con las ensoñaciones de la protagonista, formadas por varias ilustraciones superpuestas que funcionan tanto aisladamente como en conjunto. Un despliegue de saber hacer narrativo que hace que uno lamente que Timm se prodigue tan poco en el mundo del cómic más allá de su labor como portadista.


Galardonada con un premio Eisner a la mejor historia unitaria, Amor Loco acabaría siendo adaptada en formato animación en un episodio de The New Batman Adventures (Warner, 1997-1999) mientras que el personaje de Harley acabaría siendo introducido en la continuidad oficial de los cómics en 1999 mediante un especial publicado escrito por el propio Paul Dini que en cierta forma “remakeaba” la trama de Amor Loco aunque con resultados mucho más discretos. La posterior trayectoria del personaje, gracias a las aportaciones tanto de Dini como de la dupla Jimmy Palmiotti-Amanda Conner y al impulso mediático extra de su encarnación cinematográfica a cargo de Margot Robbie, han hecho que actualmente la antigua ayudante del Joker se haya convertido en uno de los personajes más populares de DC Comics, superando incluso (al menos en lo referente a gozar de cabecera propia) a su antiguo ex. Sin embargo en lo referente a cimas creativas, la antigua villana reconvertida en inestable (anti)heroína sigue sin despuntar a la altura de la historia que ocupa este texto. Historia que debería ocupar un lugar destacado en la colección de cualquier aficionado al cómic.


contactarEdición impresa