Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Daphne Byrne (Hill House Comics) Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"¿Qué derecho tengo yo a imponerle a nadie mis valores?" Superman / All-Star Superman
ID

Daphne Byrne (Hill House Comics)

Bienvenidos al rincón gótico de Hill House Cómics

Un artículo de Javier Jiménez Jiménez - Introducido el 27/01/2022
Daphne Byrne (Hill House Comics)
Daphne Byrne (Hill House Comics) USA - 2021
Guionista:Laura Marks
Dibujante:Kelley Jones
Editorial:ECC Ediciones - 160 páginas - color Precio:18,95€
PUNTUACION
4/5

Artículos relacionados

· Un Cesto Lleno de Cabezas

· En lo profundo del bosque (Hill House Comics)

· Joe Hill: Integral Novela Gráfica

Cuando DC anunció su intención de dedicar toda una línea de títulos al genial escritor Joe Hill, el fandom se volvió loco y aceptó en pleno las posibilidades de una serie de títulos creadas bajo la supervisión de una de las más innovadoras voces del género actual. Dejando de lado su parentesco con uno de los escritores más influyentes del último siglo -para el que esto escribe, el más influyente-, Hill se ha labrado un hueco en el imaginario terrorífico por méritos propios gracias a lecturas imprescindibles como El Traje del Hombre Muerto, Nos4a2, En la Hierba Alta -escrito junto a su padre-, Fuego o esas brillantes antologías llamadas Fantasmas y Tiempo Extraño.

Además, no olvidemos que Hill no es un forastero en la tierra de los cómics habiendo creado obras tan impactantes como La Capa, Wraith: Espectro o la ineludible Locke and Key, incomparable lectura repleta de momentos inolvidables gracias a los guiones de Hill y los dibujos de Gabriel Rodríguez.


La aparición de Un Cesto Lleno de Cabezas, primer título de la línea, no hizo más que confirmar que el escritor seguía muy en forma gracias a esta aberrante mezcla de leyendas vikingas, sádica magia y humor negro que se convirtió instantáneamente en una lectura obligada para los aficionados al mejor terror ochentero. A esta obra siguieron otras que fueron cimentando el éxito de la propuesta hasta llegar a este Daphne Byrne que nos ocupa y que vuelve sus ojos hacia el horror gótico, los espíritus vengativos y los ritos satánicos.

La elegida para guiar esta bajada a los infiernos decimonónicos es la guionista Laura Marks en su primera aproximación al mundo de la viñeta. Conocida por su trabajo en Ray Donovan, The Expanse o The Good Fight, Marks realiza un salto sin red al Nueva York de 1886 para presentarnos a Daphne Byrne, una chica de 14 años que no encaja en la sociedad que le ha tocado vivir y que muestra múltiples problemas para integrarse en su escuela o tratar con sus compañeras. Este aislamiento está potenciado además por su complicada relación con una madre extremadamente atraída por el mundo de los espíritus y lo oculto que se ha vuelto obsesiva tras la desaparición de su esposo.


La súbita aparición de un siniestro joven en la vida de Daphne la llevará a comenzar a experimentar extrañas visiones que la conducirán a cuestionarse las intenciones del recién llegado. La autora plantea su obra con un ojo en la ambigüedad, haciendo al lector preguntarse en todo momento si este personaje podría ser el producto de la fragmentada psique de la joven, un perverso ente del más allá o un gemelo espiritual malvado de nuestra protagonista.

El arte de Kelley Jones es una elección perfecta para el inquietante relato gracias a las cambiantes proporciones, omnipresentes sombras y extrañas expresiones que el dibujante ha convertido en marca de la casa.

Marks además utiliza las características de la época para ofrecernos un retrato del tiempo en la que se mueve nuestra protagonista y usarlo como espejo de las realidades sociales de nuestra era. Como los mejores relatos de ciencia ficción y terror, la guionista nos muestra a través de los ojos de Daphne los peligros del sectarismo, el “encorsetamiento” físico y emocional de las mujeres o las discrepancias profesionales y económicas que sufrían las mujeres en el Nueva York de 1886 y que, salvando una por desgracias muy pequeña distancia, continúan estando presentes en la sociedad actual. ¡Y todo esto sin olvidar los momentos de poner los pelos de punta, algo de gore suave y los brutales sustos que toda obra de género debe contener!


contactarEdición impresa