Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Capitán América #41-43 Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"La inmortalidad es como las vacaciones de verano. Se apodera de ti la apatía, hay tiempo, todo lo dejas para mañana y al final nunca haces nada." Las Calles de Arena
ID

Capitán América #41-43

El Hombre que vendió América

Un artículo de Jaime de Mora - Introducido el 27/05/2009
Capitán América #41-43
Capitán América #41-43 Estados Unidos - 2009
Guionista:Ed Brubaker
Dibujante:Steve Epting
Editorial:Panini - 24 páginas - color Precio:1,95
PUNTUACION
4,5/5
Cráneo Rojo está a punto de conseguir colocar su propio Presidente de los Estados Unidos y el "nuevo" Capitán América es el único capaz de evitarlo. Además, Sharon Carter tendrá una reveladora conversación con el Dr. Fausto.

Nunca un periodo de luto resultó tan placentero. La muerte del Capitán América ha terminado siendo un acierto histórico que ha precipitado la, seguramente, mejor época del personaje, que se dice pronto. Bucky Barnes ha ocupado el lugar de Steve Rogers en un proceso que ha durado 18 intensos y apasionantes meses que concluyen con maestría de orfebre en esta entrega. Y, aludiendo al tópico, ya nada será lo mismo en esta cabecera.

Ed Brubaker se lleva todos los honores en la revolución de una de las colecciones más clásicas y menos expuesta a la innovación a lo largo de los años. Y la ausencia de Steve Rogers no ha hecho sino potenciar el valor de la serie y el ritmo cardíaco de “El Hombre que Vendió América”, la saga que ha mantenido en vilo como ninguna otra a los lectores. La coctelera de Brubaker junta a Bucky Barnes, Sharon Stone, El Halcón y la Viuda Negra por un lado; y Cráneo Rojo, su maquiavélica hija, el Dr. Fausto y Arnim Zola por otro; ingredientes que sólo podrían dar lugar una trama de colosales proporciones. Y que acaba con la confirmación de Bucky Barnes como el nuevo Capitán América en un número frenético en el que se atan varias subtramas y se dejan otros tantos cabos sueltos. Con lo que queda confirmado que se ha levantado de arriba abajo la colección y que tiene el camino allanado para una época dorada. ¡Larga vida al Capi!


contactarEdición impresa