Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Hellblazer, de Brian Azzarello Comic Digital

critica

DCsos: Inmortales

¿Qué fue de los villanos mientras los héroes se zombificaban?

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"La locura es como la gravedad, tan solo hace falta un pequeño empujón" El Joker / El Caballero Oscuro
ID

Hellblazer, de Brian Azzarello

La pesadilla americana de John Constantine

Un artículo de Elisa G. McCausland - Introducido el 15/07/2009
Hellblazer, de Brian Azzarello
Hellblazer, de Brian Azzarello EEUU - 2009
Guionista:Brian Azzarello
Dibujante:Richard Corben/ Marcelo Frusin
Editorial:Planeta - 304 páginas - color Precio:20
PUNTUACION
4/5
Etiquetas: Hellblazer / / DC COMICS / Drama /
Tras pasar por las manos de Warren Ellis, comienza la etapa de Brian Azzarello en Hellblazer. Planeta recopila los arcos argumentales firmados por el de Cleveland para regusto de los fans del creador de 100 Balas. Cárceles, carreteras y un pueblo a lo Twin Peaks. No se puede pedir más.

Hellblazer ha vuelto, en simpáticos tomos y precio más que razonable. Planeta reedita, en esta ocasión, el periplo americano de John Constantine que firmó, allá por principios de este siglo, Brian Azzarello. Este primer tomo que nos ocupa contiene dos arcos argumentales y un pequeño - y delicioso- regalo de nueve páginas titulado La primera vez. El primer arco, de nombre Hard time, cuenta con el dibujo bizarro de Richard Corben, bastante acorde con el argumento de Azzarello para esta primera aventura del fumador de gabardina. Constantine protagoniza un interesante drama carcelario, opresivo y delirante, no exento de viñetas extremas, violencia al límite y sexo en las duchas. Buenas intenciones es el segundo arco argumental; en él nuestro antihéroe recala en un pueblo cuyos habitantes esconden un oscuro secreto, muy a lo Twin Peaks. Marcelo Frusin es el encargado del cuidado dibujo y el impecable entintado.

Redefiniendo al antihéroe
Brian Azzarello es el primer guionista estadounidense en ponerle las manos encima al inglés por antonomasia de la línea Vértigo, lo que aprovecha para llevar a Constantine a su terreno, la más sucia de las sucias realidades. La magia deja de ser la protagonista para acomodarse en un segundo plano, permitiendo paso al drama diluido, la amoralidad más cruda y la traicionera culpa. Este inglés en tierra extraña pierde alguna que otra máscara en el viaje, pero la esencia pervive. Los secundarios le ayudan a ser él, incluida una antigua amante, protagonista de un nostálgico flashback londinense. Al final del tomo, Constantine es todos los anteriores, pero con matices.

Puede que algunos echen de menos las etapas de Garth Ennis, Paul Jenkins, Mike Carey o Warren Ellis; para gustos colores - y en una serie tan longeva como Hellblazer, la diversidad cromática es una agradable certeza -. Pero, lo que es innegable es que Azzarello logra insuflar vida y carácter al personaje atrapado en la gabardina. Las largas carreteras, las cárceles privadas y el estilo de vida americano le sientan bien al cínico detective, quién lo iba a decir.

Nota: Memorable su temprano encontronazo con el mal en La Primera Vez, de la que os dejamos tres reveladoras viñetas.

contactarEdición impresa