Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Crossing Midnight Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"El amor no es de los sueños. El amor pertenece al deseo, y el deseo es siempre cruel." Morfeo, The Sandman 9
ID

Crossing Midnight

Medianoche en el jardín del bien y el mal

Un artículo de Elisa G. McCausland - Introducido el 16/09/2009
Crossing Midnight
Crossing Midnight EEUU - 2009
Guionista:Mike Carey
Dibujante:Jim Fern / Eric Nguyen
Editorial:Planeta de Agostini - 448 páginas - color Precio:30
PUNTUACION
4/5
Etiquetas: Crossing Midnight / DC COMICS /
La línea Vértigo vuelve a los orígenes para recuperar esa tradición que la vio nacer - la del buen hacer literario, la magia y el terror fantástico – con alguna que otra novedad. Mike Carey se desprende, para la ocasión, de la tradición dominante occidental que había venido estilando en sus últimos trabajos – la anglosajona en The Sandman y la judeocristina en Lucifer – y le da una oportunidad a la japonesa con el propósito de contar una historia fraternal, de esas que salpican, porque en este cómic los sueños se cercenan con tijeras y se suturan con aguja e hilo mientras la guerra se urde bajo el tejido de la realidad.

Pero, no se confundan, Crossing Midnigtht no es un manga posmoderno, sino un cuento que recuerda al Gaiman de Cazador de Sueños (teniendo en cuenta cuánto influían en la historia los pinceles de Yoshikata Amano); o lo que es lo mismo, una historia cocinada por un inglés al calor de la iconografía y de la animación venidas de oriente.

A mediados de los noventa David Mack aterrizó en Estados Unidos con una serie inspirada en el país del sol naciente. Mack narraba, desde la profunda admiración – incluso me atrevería a calificarlo de devota fascinación – la vida de una asesina cuyo nombre, Kabuki, aludía a sus trágicos orígenes. El retrato resultaba especialmente interesante debido, en parte, al conflicto generacional y a la influencia occidental en los hábitos de consumo y fetichización representados; por no hablar de la fuerza del retrato femenino. La mirada de Mike Carey, más templada pero influida por estos mismos elementos, está especialmente dirigida al imaginario femenino, solo que reconstruido. Tanto la protagonista de Crossing Midnight, como todo el elenco de magníficas secundarias, desprenden definición, voluntad e independencia. Carey ama a los personajes femeninos, los viste de contradicciones, los cincela con cariño, los llena de misterio e intenciones; los trabaja, mucho, y eso se nota.

Sin embargo, en una nota previa a un capítulo en el que se aborda tangencialmente el tema de la prostitución de adolescentes en Japón – titulado “Inocencia en venta o alquiler” – Mike Carey antepone su discurso moral, -“lo único que intento es explicaros de donde vienen Loretta y sus amigas. Son un producto de su cultura, y son parte de algo que es real, importante y que ocurre actualmente. No es algo fantástico ni que esté exagerado para darle efectismo. Y si te hace sentir incómodo, mejor. Es lo que debería lograr.” – a la trama fantástica del relato. Este regusto a retrato social inunda todo el cómic, desde los orígenes de los dos protagonistas – ligados indirectamente a los efectos de la bomba atómica en la población de Nagasaki – hasta la ya mentada prostitución adolescente, también conocida como “enjo kosai” (que se suele traducir como “citas recompensadas”). No obstante, no hay que olvidar que son estas mujeres deliciosas y perversas - diosas, profesoras o actrices porno - las que componen el tejido esencial de este relato más allá de los deslices moralistas de su autor.


El mismo cuento, pero de otra forma

La premisa de este cómic se sostiene, como no podía ser de otro modo, en una posible leyenda - que recuerda a La Reina de las Nieves, de Hans Christian Andersen, pasada por la imaginería del Estudio Ghibli - . Dos gemelos que nacen cada uno a un lado de la medianoche y que, por un capricho del pasado ligado a la tradición nipona que ellos rechazan, van a formar parte de un ejército de sombras animistas, pero en bandos diferentes; ambos están destinados a librar una batalla, terrible y sangrienta, donde la magia y la estrategia decidirán su destino ¿Los nombres de los protagonistas? Toshi y Kai Hara (hermana y hermano).

Carey, fiel a su costumbre de construir personajes femeninos que se salen de la norma establecida, le reserva a Toshi el papel más activo, impetuoso e inconsciente. Mientras, Kai Hara adopta el rol complementario, más racional y compacto. Dos caras de la misma moneda a las que dan forma un Jim Fern en estado de gracia, asistido por Eric Nguyen y J.H. Williams, entre otros. Narración limpia, color solvente y portadas inspiradas. Este cómic va más allá de “curioso experimento”; es un cuento amalgamado, una historia que desprende épica, magia y fantasía y que, a pesar de su inicio, un tanto errático, logra recomponerse y compactarse para estallar en forma de batalla final.

Para leer de un tirón.


contactarEdición impresa