Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Yo. Dragón 1 Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"¡Mido dos metros y soy de color verde chillón! La gente me mirará me ponga lo que me ponga" Hulka (Sensational She-Hulk)
ID

Yo. Dragón 1

El Fin de la Génesis

Un artículo de Juan José Palacios Hoyos - Introducido el 06/05/2011
Yo. Dragón 1
Yo. Dragón 1 Franco-belga - 2011
Guionista:Juan Giménez
Dibujante:Juan Giménez
Editorial:Norma - 56 páginas - color Precio:14
PUNTUACION
3/5
Una vieja sed de venganza asedia el castillo de Rosentall y las preocupaciones de sus ocupantes crecen al descubrir que no sólo han de temer al ejército invasor, sino a los extraños seres que albergan en su seno.

Dando un giro de 180º respecto a las temáticas de sus obras anteriores, el autor argentino (afincado en España) Juan Giménez presenta la primera entrega de la trilogía con la que pretende dar cierre a su larga carrera profesional.
Su trabajo más conocido lo realizó durante casi una década junto al polifacético Alejandro Jodorowsky en la epopeya espacial La Casta de los Metabarones.
No importa que Giménez tenga en su haber obras personales como Elije tu Juego o El Cuarto Poder, o colaboraciones destacadas como As de Pique o Los Ojos del Apocalipsis, porque será recordado principalmente por las imprescindibles aventuras del último Metabarón y sus ancestros.

Con Yo, Dragón la ciencia ficción y la maquinaria sofisticada que tan bien sabe transportar al papel Giménez son sustituidas por una atmósfera medieval con tintes de fantasía heroica.
El propio autor confesaba que al principio le costó un poco cogerle el pulso al nuevo entorno, siendo el dibujo de caballos el punto que más complicación le entrañaba. Pero pasando las páginas vemos que se desenvuelve sin problemas y que su veteranía no escatima en recursos. Ahí está por ejemplo ese magnífico castillo de Rosentall, asediado por un ejército cuyas armas y armaduras aparecen con detalle.

Paralelamente al argumento de la invasión y a las intrigas palaciegas de rigor se sitúa el nacimiento de un niño y de su conexión con el dragón del título. Habrá que ver en la siguiente entrega la relación que hay entre ambos hilos argumentales, porque de momento este primer acto no arroja demasiada información al respecto.

En un par de años cuando la trilogía esté completa podremos juzgar plenamente una historia que por ahora resulta intrigante y amena. Lo que si está claro es que gráficamente es un portento que invita a revisar los trabajos anteriores de este maestro.


contactarEdición impresa