Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Hellblazer: Garth Ennis #2 Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Sólo los libros fantásticos pueden transmitir la realidad desfasada en la que vivo." David B. / Epiléptico
ID

Hellblazer: Garth Ennis #2

Constantine se enfrenta a su peor pesadilla

Un artículo de Javier Jiménez Jiménez - Introducido el 14/08/2015
Hellblazer: Garth Ennis #2
Hellblazer: Garth Ennis #2 USA - 2015
Guionista:Garth Ennis
Dibujante:Steve Dillon
Editorial:ECC Ediciones - 480 páginas - color Precio:40,00€
PUNTUACION
4,5/5
AVISO: Éste artículo contiene posibles spoilers. En él se revelan aspectos argumentales que el lector podría preferir descubir por sí mismo.

Artículos relacionados

· Hellblazer: Garth Ennis #1

· Hellblazer de Peter Milligan #10

· Hellblazer: Warren Ellis

Siempre ha sido Kit. Esa es una verdad completa y absoluta para John Constantine. La elusiva e imposible salvación de su putrefacta alma sólo podía llegar gracias al amor de esta mujer. Esa soñada y aparentemente inalcanzable paz deseada por nuestro bastardo favorito estaba absolutamente vinculada al tiempo que una increíble mujer como Kit dedicara a rescatarle de las llamas del infierno diario y los horrores cotidianos de su vida.

Garth Ennis nos presentó en el volumen anterior a Kit Ryan, convirtiéndola rápida e implacablemente en una de las columnas sobre la que cimentar su etapa al frente de Hellblazer. Una mujer independiente, fuerte y resolutiva –marca de la casa Ennis- que se ganó en pocos números el corazón de los lectores y, sobre todo, el de Constantine, hasta el punto de convertirse en su único refugio y protección ante la tormenta de imparable muerte, demoníacos horrores y escalofriantes barbaries que han asolado siempre el día a día de nuestro protagonista.


Pero no olvidemos que, por mucho que nos pongamos de su lado y queramos que salga victorioso y encuentre la ansiada paz, los pecados de John son incontables y sus enemigos están dispuestos a cualquier cosa por cobrarlos y hacerle pagar por ellos. Es lo que ocurre cuando te enfrentas a los Señores del Infierno y les enseñas el dedo: tus días de alegría y sol quedan condenados a ser un distante y abrasador recuerdo.

Ennis ha enseñado la felicidad a Constantine y sabe que ha llegado el momento de arrebatársela, porque siempre es más fácil destruir a un hombre cuando tiene aquello que ansía con toda su alma. Los terrores y mentiras de la vida de John colisionarán salvajemente con su relación con Kit y esta deberá tomar una decisión por dura que sea: sumergirse de lleno en la locura destructiva que es amar a nuestro protagonista o alejarse de ese depravado mundo con la cabeza aún en su sitio y la remota posibilidad de reconstruir algo parecido a una vida.


La respuesta transportará a Constantine a un agujero tan lóbrego que lo llevará a abandonarse a la botella y abrazar el olvido como indigente en las amenazantes y crueles calles de Londres. ¿Tomarán sus numerosos enemigos esta oportunidad para acabar de una vez con el destrozado investigador de lo oculto?

Ennis, acompañado de nuevo por los crudos y gráficos lápices de Steve Dillon -con la ayuda de David Lloyd y Will Simpson en los primeros números del volumen-, nos presenta una de las más despiadadas y brutales etapas de la colección en unos números que nos muestran a un hombre enfrentado a su propio infierno personal pero que tiene aún mucha guerra que entregar a cuantas criaturas oscuras decidan cruzarse en su camino.


Por supuesto, el guionista no olvida la carga social y política de su obra con números descorazonadores como Malas Compañías –donde asistimos a la realidad de los sin techo y la frialdad de la sociedad ante tan preocupante problema-, el siniestro anual Confesionario –con un relato escalofriante de la juventud de Constantine- y, especialmente, Vuelta a Casa que nos devuelve a Kit en solitario mientras nos ofrece un recorrido por la realidad de Belfast con los personajes visitando tabernas y tratando temas complicados frente a unas birras en la más pura tradición del escritor.


contactarEdición impresa