Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Lobo: Los Siete Jodidos Magníficos Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Fue muy duro subir 100 kilos de sociópata a la cima de las torres de Gotham… Sólo por el grito ya valió la pena." Batman / Dark Knight Returns #2
ID

Lobo: Los Siete Jodidos Magníficos

Brutalidad de serie

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 10/01/2016
Lobo: Los Siete Jodidos Magníficos
Lobo: Los Siete Jodidos Magníficos USA - 2015
Guionista:Alan Grant
Dibujante:Val Semeiks, Martin Emond
Editorial:ECC Ediciones - 208 páginas - color Precio:20,50€
PUNTUACION
2,5/5

(Re)creado como sangrante parodia de los héroes brutales, amorales e hipermusculados tan de moda en el cómic USA de principios de los 90, el personaje de Lobo acabó transformándose irónicamente en el máximo representante de dicho estilo. El tremendo éxito de sus primeras miniseries y especiales llevó inevitablemente a concederle una serie regular. Y con esa regularidad comenzó a dispersarse la clave de dicho éxito.

El encargo de Lobo para reunir a un grupo de perdedores y viajar al planeta Kannit con la misión de liquidar al líder de una peligrosa banda de criminales -quien resulta ser… el propio Lobo… o casi- ; un trabajo como guardaespaldas de un predicador ateo (¡?) que deviene en el protagonista fundando su propia religión –la Iglesia de la Jodienda (sic)- como medio para amasar dinero rápido; el relato que unos criminales fugitivos hacen de los orígenes del protagonista, exagerando aún más su desorbitada historia; o las desventuras de un sufrido cartero obligado a entregar el correo al protagonista son algunas de las historias recopiladas en el este tomo que incluye los números #7 a #12 USA de la citada serie regular.

Escritas por el británico Alan Grant y dibujadas por Val Semeiks, dichas historias ofrecen una diversión sin pretensiones, basada en encadenar sin pausa gags basados en brutalidad más absurda y descerebrada. Sin tiempo para un desarrollo argumental que sobrepase lo anecdótico, para la caracterización de los personajes más allá de la simple pose o para una introspección dramática que no incluya una burla de la misma, las historias caen rápidamente en lo reiterativo, quedándose en el nivel de comicidad más básico. Muy lejos del corrosivo y crítico humor que Keith Giffen supo imprimir en aquellas primeras historias que lanzaron al personaje a la fama. En idéntica línea está el dibujo de Semeiks, eficaz narrador cuyo trazo claro y más académico carece de la potencia visual, el salvajismo y la suciedad con que Simon Bisley marcó definitivamente al personaje.


El presente tomo de la edición de ECC permite observar de primera mano el contraste entre ambos estilos gracias a la inclusión del especial Lobocop, escrito por el propio Grant y dibujado por el malogrado Martin Emond. Concebido como una parodia del ya de por sí vitriólico Robocop (1987) de Paul Verhoeven, la ironía lacerante y el humor salvaje están infinitamente mejor enfocados en esta historia donde, aprovechando una descomunal borrachera del protagonista, una corporación trasplanta su cerebro dentro un indestructible cuerpo robótico que patrulla la ciudad de Detroit, liquidando a todos los delincuentes… y a los que no lo son también. El trazo de Emond, más cercano al cómic underground que al estilo mainstream, refuerza los gags gracias a la exagerada expresividad de sus personajes, deviniendo en una suerte de cartoon salvaje capaz de arrancar esas carcajadas que en la serie regular no pasan de leves risitas.


Un tomo de balance desigual que presenta la versión más estandarizada y menos interesante del personaje y que (salvo por el especial antes citado) no ofrece mucho interés más allá del completismo o de la curiosidad arqueológica sobre la desigual y controvertida década del cómic de los 90.


contactarEdición impresa