Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
iZombie Integral Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Cuando besos y caricias se tornan motivo de inquietud, lo mejor es guardarlos en los bolsillos hasta topar mejor momento en el que devolverlos a la luz." Cuaderno de Tormentas
ID

iZombie Integral

Algo raro pasa en Eugene, Oregón

Un artículo de Mario de Olivera - Introducido el 08/06/2019
iZombie Integral
iZombie Integral USA - 2019
Guionista:Chris Roberson
Dibujante:Gilbert Hernández, J. Bone, Jay Stephens, Jim Rugg, Michael Allred
Editorial:ECC Ediciones - 680 páginas - color Precio:53,50€
PUNTUACION
4/5
Etiquetas: iZombie Integral / DC COMICS /

Artículos relacionados

· Sandman Presenta: Las Furias

· Sandman: Obertura

· Sandman: Muerte

Aunque últimamente ande de capa caída, hubo un tiempo en el que el sello Vertigo era el escenario perfecto para un determinado tipo de series. Todos aquellos que buscaban algo más en las novedades del mes que su ración mensual de Batman y Superman sabían bien que allí podían encontrar propuestas más innovadoras y transgresoras que las que DC podía ofrecerles y, de paso, descubrir joyas como Transmetropolitan, Sandman o Fábulas, por citar algunas. En su momento, cometí el error de dejar pasar iZombie, convencido quizás por lo sencillo de su dibujo, de que se trataba de un producto más surgido tras el descomunal éxito de The Walking Dead, aunque con un tono más suave o cómico que el de la serie de Robert Kirkman. Ahora que he finalizado sus casi 700 páginas en un tiempo récord, motivado por lo adictivo de su lectura, puedo asegurar que la serie de Chris Roberson es mucho más que zombies, vampiros y hombres lobo, y que nadie debería dejarla pasar.


De nuevo, el formato elegido por ECC ha sido determinante para hacerme con ella. Un grueso volumen que contiene la serie al completo por poco más de 50 euros era razón más que suficiente para darle la oportunidad que nunca tuvo, y el hecho de que el formato sea ligeramente menor que el resto de tomos en tapa dura no supone un inconveniente para disfrutar de su lectura de forma compulsiva. Tras una pequeña historia publicada originalmente en el House of Mistery Annual que nos presenta a los principales personajes, conocemos a Gwen Dylan, nuestra protagonista, que trabaja como sepulturera en un cementerio “verde”, lo que significa que los cadáveres no son embalsamados y tiene vía libre para acceder a los cerebros de los recién enterrados. El motivo de la necesidad de Gwen de tan extraña afición culinaria es que es una zombie, que debe ingerir materia gris cada cierto tiempo si no quiere continuar perdiendo sus propios recuerdos. Sin embargo, al hacerlo tiene visiones e incluso mensajes de los fallecidos que le piden que solucione diversos aspectos de sus vidas que no pudieron llevar a cabo.


Aunque el par de capítulos de la serie en que se basa el cómic que he podido ver trata sobre todo de esta faceta del personaje, lo que la convierte en un divertido procedimental en el que la protagonista debe resolver un misterio cada semana, como sucedía en la serie Medium, el cómic pronto demuestra que da para mucho más, añadiendo facetas y una mitología propia que te enganchará desde las primeras páginas. En las primeras entregas conoceremos a los amigos de Gwen, Scott, que en lugar de hombre lobo es un “chico-terrier”, o Ellie, una chica fantasma que murió en los años 60 sin haber salido del pueblo, por lo que sólo puede vagar por allí acompañando a nuestra protagonista a tomar café y a desentrañar los misterios.


Pronto descubriremos que el pequeño pueblo de Oregón en el que transcurre la serie encierra más secretos de los que parecía, e irán apareciendo nuevos secundarios como un grupo de vampiras, que se han organizado para conseguir víctimas a través de su negocio de paintball; dos cazadores de monstruos; un extraño grupo llamado Los Presidentes Muertos; un chico Frankenstein; o el enigmático Amón, que parece tener toda la información sobre Gwen y su papel en esta increíble confluencia de monstruos. El matrimonio Allred se hace cargo de la parte artística de la serie, ayudado por las aportaciones de Gilbert Hernández o J. Bone en algunos números, y lo que al principio parecía un escollo para disfrutar de la serie, pronto se convierte en su sello de identidad, y es que el estilo pop del dibujante es tan sorprendente como adictivo.


Los fans de la serie de TV tienen alicientes añadidos para hacerse con el tomo, que incluye un interesante artículo de su creador, contándonos cómo sucedió todo, así como los dibujos de Mike Allred que se incluyen en la cabecera de la serie. En resumen, este título constituye una verdadera sorpresa que ofrece una lectura muy entretenida, que se lee con rapidez y que nos ofrece una nueva perspectiva a los mitos de terror, actualizada y fresca como pocas.


contactarEdición impresa